habilidad especial

¿Cuál es tu habilidad especial?

Spanish Harlem, 25 de mayo de 1979.

“De uno en uno, los chicos entraron en el insalubre bar “Stripes and Solids”, bajo las disimuladas miradas de los moradores de ‘Él Barrio’. Aunque jóvenes, cada uno de los miembros de los Warriors había participado en docenas de contiendas: Miembros de bandas rivales, agentes de policía, o incluso algún valiente tendero que se negase a pagar el tributo mensual se habían encargado de enseñarles que si no pegan primero, más les vale que encajen bien el golpe.

Por esa razón, recordada con frecuencia por las múltiples cicatrices y moratones y dientes perdidos en callejones y bares, todo el grupo notó las pequeñas señales de la lluvia que estaba a punto de caer sobre ellos. Un par de enormes hombres latinos vestidos con camisas horteras con estampado florido flanqueaban la puerta como perros guardianes, mientras uno bajito y con sombrero beige se encargaba de la salida de incendios. Poco a poco y de manera casi imperceptible, todos los clientes fueron saliendo del bar, hasta que sólo quedaron él camarero tras la barra -un señor mayor con bigote grueso y cejas pobladas- y alrededor de unos quince hombres, que fueron acercándose poco a poco.

Entre la banda de Coney Island, hubo un resoplido colectivo. Rembrandt todavía tenía moratones en el torso de la última paliza que recibiera, y Snow estaba seguro de que le habían partido una costilla en la última refriega con los Hurricanes. En considerable inferioridad numérica, el grupo empezó a improvisar armas -botellas de cerveza, platos con restos de comida y hasta una silla.”

 

img0
Los simpáticos miembros de los Hurricanes, en ‘The Warriors’

Yo, no obstante, estaba en el extremo opuesto a tensión sólida a la que estaban sometidos los Warriors. Estaba en el cómodo sofá de mi salón, intercambiando el mando de mi consola por un trozo de pizza barbacoa en una noche de sábado. Puede parecer una falta de respeto hacia los ‘honrados’ caballeros de la banda de los Hurricanes, pero yo no estaba sólo. A mi lado estaba Mitch, mi habitual compañero de partidas.

Seguramente ahora os parezco un amigo horrible, pero hay cosas que yo sé y vosotros no. Había visto a Mitch luchar más veces, y lo mejor que podía hacer era echarme a un lado y observar el espectáculo.

Algunas personas son tocadas por Dios al nacer, y presentan dones inefables para la humanidad. En el caso de mi amigo, las peleas contra matones eran algo digno de ver, y en el momento que su personaje partió una botella de vidrio contra la esquina de una mesa y se acercó al primer pandillero, yo ya sabía que habíamos ganado.

 

Poe Dameron, legendario piloto rebelde.
Poe Dameron, legendario piloto rebelde.

Otro caso similar del que he sido testigo: Hace muchos años, cuando todavía estaban de moda los cyber cafés y los juegos en LAN (entre los que destaca el clásico Counter Strike), escuché historias sobre un tipo que jugaba al Battlefield y que gozaba de un talento especial. Tan bueno era que llegaban a pagarle para que se pusiera en uno u otro equipo, y varias veces he visto como le invitaban a comidas y bebidas para agradarle, asegurándose de la victoria en la siguiente partida. Nunca he tenido el placer de verle jugar, pero según he oído era el mejor piloto que jamás había visto mucha gente, y su habilidad no se limitaba sólo a una cosa: Volaba helicópteros y cazas, conducía coches, tanques, motos, y cualquier vehículo que estuviera disponible. Era uno de esos “puedo pilotar lo que sea”, al más puro estilo del rebelde Poe Dameron.

Debido a la gran cantidad de géneros diferentes de la que disfrutamos hoy, hay infinidad de talentos ocultos. Hay jugadores que son maestros del sigilo, infiltrándose y saliendo de bases militares sin levantar sospecha. Otros son estampidas andantes, destruyendo todo y todos a su paso en un carnaval de destrucción. Hay francotiradores capaces de cegar un enemigo a 600 metros, y auténticos ninjas que se enzarzan en peleas terribles y no reciben ni un sólo golpe.

Si, hay gente capaz de salir de esta sin un rasguño
Si, hay gente capaz de salir de esta sin un rasguño

Con los años, las nuevas tecnologías hicieron posible que las personas que exhiben este tipo de talentos se hicieran populares, y pasaron de ser simples leyendas entre amigos a fenómenos en Internet. A día de hoy es más común ver vídeos de hechos impresionantes en diversos títulos de diversos géneros, leer historias en foros o incluso aprender a través de tutoriales los secretos para ser un auténtico maestro en alguna disciplina.

¿Y tú? ¿Tienes algún talento especial en algún juego? ¿Alguna historia legendaria que quieras compartir en los comentarios?

Article by KaiserGreg

Autor, podcaster y colaborador de "PowerUps". Piloto de mechas y chica mágica a tiempo parcial. Fan de los dinosaurios y coleccionador de cactus, me gustó la peli de Street Fighter con Van Damme y mi mayor miedo es que un pez se meta en mi boca mientras nado.
comentarios: no hay comentarios