purring quest

Una charla con José Ginés Picón, creador de The Purring Quest

El año 2015 nos ha dejado muy buenos títulos y noticias en el mundo de los videojuegos. Tanto en el panorama independiente como entre los AAA hemos tenido una enorme cantidad de juegos buenos, juegos originales, trabajos que esperábamos con ganas, y otras gratas sorpresas.

Una de esas sorpresas fue el indie español The Purring Quest, primer juego del estudio con base en Murcia Valhala Cats. En otoño he tenido la ocasión de charlar con su Director y fundador, José Ginés Picón, una de las grandes promesas del futuro indie en nuestro país. Hemos hablado sobre el escenario independiente actual, y me ha contado muchas cosas sobre el proceso de creación de The Purring Quest, que ya está disponible en Steam. Puedes leer aquí el excelente análisis que hicimos el mes pasado en PowerUps, y comprarlo aquí y así comprobar porqué tiene tan merecidos los cientos de elogios que reciben sus creadores.

Gatos y videojuegos, una combinación perfecta.
Gatos y videojuegos, una combinación perfecta.

Greg: Bueno, José, encantando de estar aquí contigo, y vamos con una primera pregunta facilita para que vayas entrando en calor. ¿Qué tal estás?

José: Hola Greg, encantado de poder responder a tus preguntas. Ahora mismo estoy muy ilusionado al ver el resultado de tantos meses de trabajo y a la vez un poco nervioso por saber cómo será recibido por los jugadores. Aunque es un desarrollo pequeño, nos hemos dejado la piel y espero que la gente disfrute mucho jugando.

Greg: Eres fundador y presidente de Valhala Cats, un estudio independiente de Murcia. Sois un estudio muy joven, pero también lo es toda la escena independiente en España, y sobre eso te quería hablar. ¿Cómo ves el movimiento indie en nuestro país, actualmente?

José: Seré sincero, lo cierto es que conozco muy poco de la escena indie española, así que mi opinión tal vez no sea muy precisa. Ha sido en pequeñas ferias locales cuando he tenido contacto y he podido intercambiar impresiones con otros colegas. Hay muy buenas ideas y talento pero al final del día todos nos encontramos con un problema común: La financiación. Por lo que he podido comprobar, es bastante normal tener que recurrir a un trabajo adicional para poder finalizar proyectos, lo cual es nefasto para la industria. Al disfrutar con lo que haces no valoras realmente el gran esfuerzo que supone y eso es un problema. Es un trabajo muy vocacional y muchas veces las decisiones se toman (erróneamente, a mi entender) con el corazón. Es un error que en mayor o menor medida todos hemos cometido pero es importante buscar el equilibrio entre lo que quieres hacer y lo que es viable, especialmente cuando quieres dedicarte a ello de manera profesional.

El espacio en las ferias no es precisamente barato, así que todos los recursos y esfuerzos hasta ahora los hemos dedicado al desarrollo. Una vez salga al mercado The Purring Quest me gustaría dedicar un tiempo a la promoción, asistiendo a ferias y eventos, para además conocer a otros colegas indies, lo cual siempre es muy enriquecedor. En resumen, diría que hay mucho talento, pero sin una inversión fuerte por parte del estado (no necesariamente económica), muchos optarán por irse a otro país donde las condiciones sean más favorables.

Greg: Queda claro lo de tu pasión por los videojuegos, ¿pero como es el paso de querer jugarlos a querer hacerlos y montar un estudio dedicado a ello?

José: Las ganas de hacer un videojuego siempre han estado presentes, lo que pasa es que hasta hace relativamente poco no se dieron las condiciones necesarias para dar el paso. Cuando empecé mi formación universitaria no existían carreras que te enseñaran a hacer videojuegos como hay ahora. Estudié ingeniería de Telecomunicaciones, que aunque no está muy relacionada, si que me sirvió para aprender conceptos relacionados con la programación. Hay dos razones principales que me han llevado a dar el salto a la industria: La primera es la auto distribución digital gracias a portales como Steam y la segunda es el acceso a unas herramientas de desarrollo muy potentes a un coste muy bajo, como es el caso del motor Unity. Estos factores hicieron que me plantearme seriamente la creación de videojuegos de forma profesional.

José y su gata Tika, en Valhala Cats, en Murcia.
José y su gata Tika, en Valhala Cats, en Murcia.

Greg: Ya que tocas el tema de las condiciones propicias para dedicarte a esto, me gustaría hacerte otra pregunta. Actualmente los videojuegos están pasando por lo que ya pasaron la indústria de la música, la fotografía y el cine hace unos años, que es la reducción de coste y la accesibilidad a mejores recursos. Como bien has dicho, ahora resulta fácil tener acceso a herramientas de desarrollo más potentes sin tener que ser un estudio enorme con un gran presupuesto. ¿Qué opinas sobre el impacto que tendrá eso en el futuro del mercado?

José: Al eliminar la barrera de entrada, inevitablemente hará que entren en el mercado nuevos proyectos, lo cual personalmente, creo que siempre es bueno. Probablemente la escena indie se sature un poco y sea difícil destacar entre tanto título. Es algo que ya ha pasado en otros mercados y que estamos viendo en el desarrollo de aplicaciones móviles, en donde uno de los mayores problemas de los desarrolladores es llegar al público entre tal cantidad de videojuegos.

Greg: Hablemos un poco de tu proyecto, The Purring Quest. Imagino que eres muy aficionado a los gatos, claro. Pero, ¿cómo surgió la idea de empezar a crear este juego?

José: Siempre he sido muy aficionado a los videojuegos y a los gatos, así que para mí fue natural el fusionar mis dos pasiones. Cuando la empresa en la que trabajaba de ingeniero cerró sus puertas, a finales de 2013, decidí fundar el estudio Valhalla Cats y empezar el desarrollo de The Purring Quest. Desde entonces trabajo sin descanso y con mucha ilusión para hacer el mejor videojuego posible.

Greg: ¿Quieres contarnos un poco sobre el personal que ha estado trabajando en The Purring Quest?

José: Para The Purring Quest he contado con la colaboración de varios profesionales de distintas disciplinas. En primer lugar la ilustradora local Ascensión López, encargada de la dirección artística del título y del diseño de escenarios y personajes. Otro pilar fundamental ha sido el animador tradicional Pedro Javier Granados. Pedro es un animador con amplia trayectoria profesional en grandes productoras como Disney y Warner y es el responsable de dar vida a los personajes y los efectos especiales. Eugenio Kutsenko es una joven promesa que con tan solo 22 años ha compuesto una genial banda sonora orquestada para el título. En las labores de QA (Quality assurance) he contado con Juan Francisco López-Egea. Juan tiene un sexto sentido para encontrar errores y “romper” el juego. Los autores del guión son Tania Rodriguez Ruzafa y Jorge García Inclán. Finalmente estoy yo en el resto de labores, programación, diseño de niveles…

Greg: Una de las cosas que más ha llamado la atención de la gente es la participación de varios gatos famosos de Internet, como Oskar o Nala. ¿Por qué decidiste incluirles en el juego? ¿Como fue el proceso de convencer a sus dueños para hacerlo?

José: La primera razón para incluirlos es porque soy muy fan de ellos. Los llevo siguiendo años en las redes sociales y debido a la temática, pensé que sería genial rendirles homenaje en The Purring Quest. Por otra parte, tienen una legión de seguidores amantes de los gatos que son potenciales compradores, así que merecía la pena intentarlo. El proceso de convencer a los dueños no fue sencillo. Cuando inicié los primeros contactos ni tan siquiera estaba constituida la empresa así que imagina la gran cantidad de dudas, que como es normal, les suscitaba el proyecto. El ser nuestro primer videojuego y no tener referencias a trabajos anteriores tampoco ayudaba mucho. Afortunadamente, algunos confiaron en nosotros y les estoy eternamente agradecido por ello. Periódicamente les vamos informando del progreso y están muy ilusionados por cómo está quedando todo. En todo momento se han mostrado muy comprensivos y nos han dado una libertad creativa total.

Uno de los geniales escenarios de The Purring Quest
Uno de los geniales escenarios de The Purring Quest

Greg: Además de divertirse, al comprar The Purring Quest estaremos ayudando a muchos gatitos en el mundo real. ¿Puedes contarme un poco más sobre eso?

José: Claro que si. Somos muy amantes de los animales, y por esta razón un porcentaje del dinero obtenido con The Purring Quest vamos a donarlo a protectoras y asociaciones de animales que lo necesiten. Éste es uno de los pilares fundamentales y para mi el videojuego no estaría completo sin este aspecto solidario. Estamos deseando finalizar el desarrollo para que las ayudas lleguen lo antes posible. En cierta manera puede verse como una donación en la que además te llevas algo a cambio: un videojuego creado con mucho mimo por amantes de los gatos. El juego saldrá a un precio muy reducido porque queremos que se involucre la mayor cantidad de gente posible en la causa.

En cierta manera puede verse como una donación en la que además te llevas algo a cambio: un videojuego creado con mucho mimo por amantes de los gatos.

Greg: Abriste una empresa dedicada a los videojuegos en plena crisis económica en España, lo que me imagino habrá sido un desafío enorme. Cuéntanos un poco sobre los inicios de Valhala Cats.

José: No ha sido nada fácil. En 2013, la empresa en la que trabajaba de ingeniero cerró sus puertas fruto de la crisis. En ese momento tuve que elegir qué quería hacer con mi vida y, después de meditarlo mucho, me decidí a perseguir un sueño de la infancia. Hay gente que invierte en una hipoteca, yo decidí invertirlo todo en crear un estudio de videojuegos. Así fue como nació Valhalla Cats.

La empresa está financiada exclusivamente con los ahorros propios, y en los últimos meses de desarrollo con la ayuda de la familia. ¡Imagínate lo complicado de la situación! Me encanta mi trabajo pero a veces la presión y el estrés son enormes.

Greg: ¿Cual ha sido el factor más problemático en el desarrollo de Purring Quest? Y por otro lado, ¿cuál es el elemento del que estáis más orgullosos del resultado?

José: Creo que como en casi todas las cosas importantes en la vida, uno de los factores esenciales es encontrar a las personas adecuadas que te acompañen en el camino. Costó varios meses encontrar al equipo definitivo y hubo que rehacer mucho material, pero a la larga ha merecido la pena. Es importante que las personas se involucren en el proyecto y que el ambiente de trabajo sea bueno. Curiosamente todos los miembros del equipo tenemos al menos un gato.

En The Purring Quest se puede notar ese amor por hacer las cosas bien y con mucho cariño, dentro de nuestras humildes posibilidades. Personalmente estoy muy contento con el aspecto técnico en general, más aún con un presupuesto tan pequeñito.

Tika, la gata de José, ha estado involucrada durante todo el desarrollo del juego.
Tika, la gata de José, ha estado involucrada durante todo el desarrollo del juego.

Greg: En el juego también aparecen varios gatos además de los ya citados. ¿Quienes son?

José: El resto de  gatos que aparecen son los ganadores de un concurso que celebramos el año pasado. Dió la casualidad de que todos los ganadores fueron gatos con necesidades especiales: Snicker no tiene ojos, Daisy y Abb solamente tienen uno, Tonks, que falleció el verano de 2014 era sordo y Sheldon tiene síndrome de Manx. Esperamos que The Purring Quest sirva para concienciar a la gente de que estos felinos con problemas también tienen derecho a una vida feliz.

Greg: Sé que es muy pronto para hablar de ello, pero me gustaría saber que tenéis en mente tú y tu equipo una vez que terminéis Purring Quest.

José: Como bien dices, todavía es muy pronto. Hay algunas ideas en mente que tendremos que valorar cuando llegue el momento pero todo dependerá de la recepción que tenga The Purring Quest. Llevo más de 2 años sin vacaciones así que lo primero será descansar unos días antes de planificar el siguiente paso. Te puedo adelantar que no me importaría trabajar en una secuela.

*Técnicamente, José no es más que una marioneta, y la verdadera jefa en el estudio es su gata malvada, Tika. Puedes conocer a la intrigante felina aquí. 

Article by KaiserGreg

Autor, podcaster y colaborador de "PowerUps". Piloto de mechas y chica mágica a tiempo parcial. Fan de los dinosaurios y coleccionador de cactus, me gustó la peli de Street Fighter con Van Damme y mi mayor miedo es que un pez se meta en mi boca mientras nado.