Frostpunk_City_1920x1080_Logo

Frostpunk – Analisis PC

Frostpunk. Un mundo helado, una poblacion desesperada, la lucha de la humanidad contra la naturaleza; una guerra dificil pero no imposible.

Una vez más, 11 Bit Studios ha vuelto para jugar con nuestros sentimientos, emociones, capacidad para la supervivencia y algún que otro dilema moral. Si habéis jugado a This War of Mine, es posible que ya os estéis haciendo a la idea de que nos vamos a encontrar en Frostpunk, su nuevo título que nos pondrá a prueba como personas y no tanto como jugadores.

Frostpunk nos coloca ante una situación que escapa a nuestro control real, la naturaleza. Los desastres naturales es un tema que para mi gusto está poco explotado en videojuegos pero que pueden llegar a dar mucho juego, literalmente, y este titulo es una buena muestra de ello. Una glaciación ha sacudido el mundo y mucha gente ha muerto intentando sobrevivir, viajando de una ciudad a otra, soportando temperaturas extremas, la falta de comida, la muerte de compañeros, familiares… Un viaje más que duro para aquellos que aun tienen esperanza en la vida.

El juego actualmente tiene disponibles 3 escenarios diferentes, cada uno con su propio objetivo, pero, me centraré en el principal, los otros los considero más un desafío y entrenamiento para mecánicas más específicas, donde ya requiere tener algo más de experiencia en el juego y saber que movimientos hacer. Nosotros como jugador tomaremos el liderazgo de la ciudad, gestionando cada apartado de la misma, y aquí es donde se acerca lo complicado.

Al principio vamos a hacer un par de partidas, más o menos largas, hasta llegar a comprender del todo como funcionan sus mecánicas, pues al principio todo empieza tranquilo, pero cuanto más avanzan los días dentro del juego, más complicado se torna y más exigente en cuanto a la toma de decisiones y la agilidad para gestionar todo en situaciones límites. Para detallar un poco hasta qué punto llega Frostpunk, vamos a explicar un poco el gameplay.

En cada partida empezaremos con una serie de recursos (carbón, madera, acero, comida, raciones, núcleos de vapor y población) que tendremos que ir gestionando desde el inicio. Siempre se nos ofrecerá una serie de recursos de manera natural para poder comenzar el avance de nuestra ciudad. Sin embargo, el problema muchas veces no van a ser los recursos, que una vez sepamos como jugar, se gestionan más o menos bien, nuestro mayor enemigo va a ser la población.

Como líder de la ciudad, debemos proteger y cuidar de nuestra población de muchas maneras, más allá de proporcionales calor y evitar que las gélidas ventiscas los congelen a ellos, sus trabajos o sus casas, también debemos tenerlos contentos… Si el descontento del pueblo llega a sus límites o su esperanza baja, lo más posible es que nos echen de nuestra propia ciudad.

Nuestros queridísimos habitantes enfermarán, tendrán heridas graves, quedarán inválidos, harán peticiones a su líder y, eventualmente, marcharán o morirán, pero sin ellos tu ciudad no es nada. Para conseguir que estén felices, tendremos que atender una serie de peticiones durante nuestra partida (aparte de mantener la ciudad caliente), que en muchas ocasiones no podremos atender, así como firmar nuevas leyes que permitan la realización de ciertos actos. En este último apartado es donde más hincapié hará tanto el juego como el jugador, gracias al libro de leyes, que actúa como un árbol de habilidades (activas y pasivas). Algunas de estas leyes nos permitirán realizar ciertas acciones para poder sobrevivir y atender necesidades, pero, por otra parte, muchas nos darán que pensar.

Para poneros en situación, tenemos decisiones como forzar a los niños a trabajar o por otro lado construirles refugio, hacer un cementerio o bien un deposito de cadáveres… No quiero entrar en decisiones más avanzadas, pero para que os hagáis una idea, hay cosas así. Más adelante, en el escenario principal, se desbloqueará una segunda categoria de leyes que se dividen entre el orden y la fe, dejando a tu eleccion el “adoctrinamiento” de tu poblacion.

Sin embargo, no solo vamos a tener que cuidar de nuestra población… También vamos a tener que mandar equipos de exploración fuera de la ciudad que puede descubrir recursos, pequeños asentamientos o incluso grupos de gente en mitad de la nada. Será nuestra decisión querer ayudarlos o dejarlos a su suerte, a fin de cuentas, es tu ciudad, más habitantes serán más necesidades que atender… o más mano de obra.

En lo que respecta al apartado de construcción, tenemos una variedad de edificios para lo que realmente esperaba. Tenemos disponible un taller donde descubriremos nuevas tecnologías para sobrevivir, edificios y mejoras varias muy necesarias para sobrevivir. El propio juego nos sugerirá construir en forma de anillo alrededor del núcleo, pero algunas construcciones tienen sus propios sitios en los límites del mapa, por lo que habrá que estar pendiente de quienes trabajen en estos edificios.

Añado también, que la interfaz es una de las más amigables que me he encontrado desde hace tiempo en este género, tiene algunos fallitos como que cuando tienes muchos edificios, cuesta buscar el que necesitas, pero los menús son totalmente sencillos y sobre todo bien informativos. Disponemos de un resumen de lo que ocurre en nuestra ciudad, bien estructurado, para que podamos saber que ocurre en todo momento con nuestros recursos y población.

Metiéndome un poco al terreno más personal, debo confesar que las partidas que he tenido han sido la cosa más intensa que he podido vivir en un juego de estrategia, ha habido momentos en los que mi cara era entre llorar por ver que todo lo trabajado no estaba sirviendo de nada y momentos en los que mi corazón se ha disparado porque no me quedaba otra que estar atento a cada mínima cosa que ocurría para poder salvar a todos cuanto podía. Es un juego que requiere que tengas todo calculado, que estés pendiente continuamente de lo que sucede y consigue absorberte sin que te des cuenta. La última vez estuve 4h sin despegar mi cara de la pantalla y se me pasaron volando.

Frostpunk es sin duda un buen juego que merece la pena darle una oportunidad. Nos ofrece varios desafíos a nivel jugable con su selector de dificultad, así como la posibilidad de hacer las cosas diferentes en cada partida. Sabe lo que hace y lo hace bien, no es de esos juegos de buena idea y mala ejecución, se nota que el equipo de 11 Bit Studios tienen experiencia y han puesto todo su esfuerzo en Frostpunk. Tras acabar los 3 escenarios, de lo único que tengo ganas es de ver como evoluciona el título a lo largo de este año, ya que prometen nuevo contenido y según ellos, tienen una enorme cantidad de ideas.

Si estás con el gusanillo de un juego de estrategia y supervivencia, no lo pienses, hazte con Frostpunk. Va a satisfacer tus necesidades.

Blansi

Article by Blansi