0 Comentarios


Progresando año tras año

Madrid Gaming Experience regresaba en este 2017 después de una primera edición muy controvertida. Después del éxito que supuso la ya desaparecida Madrid Games Week, Barcelona Games World se estableció como el referente en España. De la mano de Game, Madrid conservaría su feria la cual, poco a poco, sigue mejorando.

Durante los vídeos que duró el evento (del 27 al 29 de Octubre) resultó bastante común escuchar comentarios comparando la MGE con la ya celebrada Barcelona Games World, dirigidos la mayoría de estos comentarios como una crítica al evento madrileño. Evento que sigue teniendo errores bastante graves pero que ha avanzado notablemente desde el pasado año.

A nuestra disposición teníamos los pabellones 8 y 10 del recinto ferial de Ifema. Ambos pabellones poseen más espacio que los utilizados en la edición anterior. En esta ocasión estaban disponibles las entradas norte y sur al recinto, lo que agilizó para los visitantes las largas colas fuera del evento.

Gaming

El pabellón 10 impresionaba a primera vista. En primer lugar, la zona de eSports a cargo de ESL España era increíble, con dos escenarios juntos (pero con distinta orientación) lo que permitía disputar hasta 2 competiciones al unísono (LoL y CS:GO principalmente). Además, toda esa zona del pabellón contaba con una gran cantidad de PC’s para que los visitantes probarán los últimos periféricos e incluso ordenadores de las marcas más reconocidas.

LoL y CS:GO fueron los reyes del espacio dedicado a los eSports durante el fin de semana.

El resto del pabellón estaba reservado para la tienda de Game, algunos stands “especiales” que comentaremos más adelante, y las zonas reservadas a las principales desarrolladoras.

Empezando por Activision, el stand reservado a CoD: WWII era relativamente pequeño, pero atraía a una gran cantidad de gente. Otras desarrolladoras y distribuidoras como Badland Games o Avance tenían stands de tamaño medio en donde poder probar sus últimos lanzamientos. Asimismo, Meridiem Games colocó un stand en el que la realidad virtual, Syberia y Gear Club Unlimited (para Nintendo Switch estos dos) eran los protagonistas.

Por otro lado, PlayStation continúa apostando muy fuerte por la realidad virtual, colocando hasta 12 puestos para esta (con unas colas de hasta 2 horas el viernes, el sábado era un odisea poder probar un título en esta tecnología). Bravo Team o Farpoint fueron los más demandados. Por desgracia, tan solo se dedicaron 4 pequeños puestos a Detroit: Become Human y su demo jugable, y aproximadamente otros 10 puestos a Gran Turismo Sport.

Gran Turismo Sport puso al límite las habilidades de conducción de los presentes.

Xbox tampoco destacó en exceso, ofreciendo al público títulos relativamente antiguos (como pueden ser Minecraft o Forza Motorsport 7). También contábamos con la presencia de unas pocas Xbox One X. Por otro lado, los simuladores de lucha y conducción fueron lo más destacado del evento, ya que los asistentes contaban con infinidad de puestos para probar Injustice, Tekken 7, Dirt 4… Incluso en pareja. Resultaba muy sorprendente lo bien que el público acogió la iniciativa de impulsar estos géneros, formando largas colas para probar todos y cada uno de los títulos.

Pero todo esto queda bajo la sombra de la gran vencedora, Nintendo. Con puestos dedicados a Splatoon 3vs3, Arms, Pokkén Tournament y muchos más, Nintendo arrasó. Colas infinitas, la zona más cuidada y mejor decorada, un pequeño escenario exclusivamente para ellos… Y Mario Odyssey el día de su salida. Nintendo decidió echar toda la carne en el asador e instalar hasta 15 puestos de Nintendo Switch en los que probar el nuevo Mario de todo tipo de formas, desde los joycon separados hasta la Switch propiamente montada.

Super Mario Odyssey contaba con un gran apartado en el stand de Nintendo.

Grandes ausencias

Resulta habitual que algunas de las grandes desarrolladoras no aparezcan en estos eventos, pero la desaparición tanto de Ubisoft como de EA no es una buena señal. Por un lado, Ubisoft trajo en exclusiva (y no escatimó en stands) al reciente Mario & Rabbids. En cambio EA, cerca de la salida del nuevo Star Wars: Battlefront 2, no dió señales de vida ni con uno solo cartel publicitario. A todo esto se le puede sumar que Dragon Ball FighterZ, de Bandai Namco, tampoco estuvo disponible.

Y si hay otra cosa que los visitantes echaron en falta fue la rapidez y el dinamismo. Un año más la feria se siente pequeña y abarrotada (sobre todo si la comparamos con evento barcelonés) lo que la convierte en una locura de ruido, horas de espera y un “overbooking” de gente en lo que al sábado se refiere.

Por último, la zona indie era pequeña, muy pequeña. A excepción de Flat Heroes, Raiders of The Broken Planet, Fusion Wars y la expectación generada por The Game Kitchen gracias a Blasphemous, el resto de juegos presentaban un panorama desolador. Por suerte para todos, tanto sábado como domingo los visitantes dieron un paso adelante y se animaron a probar y disfrutar más de estas obras.

RetroWorld, Manga-O-Rama y mucho más.

Y Madrid Gaming Experience se lució gracias al pabellón 8. En el encontrábamos la zona de RetroWorld, donde teníamos a nuestra disposición todo tipo de máquinas recreativas y pinballs. Manga-O-Rama y Comic-O-Rama mejoraron respecto del año pasado, con la presencia de más artistas (y cosplayers) además de una gran variedad de artículos en venta a disposición de los asistentes.

Por otro lado y a pesar del buen ambiente que se respiraba en este pabellón, la mayor parte de las charlas y la conferencia de RetroWorld (junto con las de Gamelab) no atrajeron la atención que se merecían. Resultaba desolador asistir a esta clase de charlas y/o conferencias que, a excepción de la de DayoScript (por ejemplo), agonizaban para reunir 20 espectadores. Debería plantearse el evento crear alguna nueva iniciativa que impulse a estas conferencias.

Las sorpresas, lo mejor

No todo son videojuegos, y una vez más queda demostrado que un evento de este estilo se puede triunfar alejándose del “gaming”.

Netflix abrió esta MGE con la proyección del primer episodio de la segunda temporada de Stranger Things (acompañado de un vídeo especial de los protagonistas, unos gofres y un batido). Además, contaban con un pequeño stand propio que también presentaba el juego de la serie para dispositivos móviles.

Acceso a la presentación de la segunda temporada de Stranger Things.

Otro stand muy destacado fue el de Juguetrónica, el cual atraía la atención de los más pequeños (y los no tan pequeños) una y otra vez gracias a sus increíbles artículos, siendo su colección de Star Wars los juguetes más deseados.

Hasta 2018

En resumen, Madrid Gaming Experience 2017 resultó una experiencia agridulce. El evento va por buen camino y el viernes fue un día excelente (aderezado con ideas magníficas como la inclusión de Netflix), pero tanto el sábado como el domingo, no resultó suficiente. Las críticas siguen existiendo y esperemos que el año que viene los errores (especialmente los referidos a colas y presencia de títulos) se solucionen.

# # # # #

FerOlivares

Autor: FerOlivares

Youtuber, redactor, estudiante y gamer, ojalá a partes iguales. "Felíz día de las explosiones nena."


Apoya nuestro proyecto

Deje su comentario

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies