PowerUps
ash of gods Redemption analisis

Ash of Gods: Redemption – Análisis PS4

ruleta online

Un juego de rol a la antigua

De los desarrolladores de Aurum Dust nos llega Ash of Gods, una aventura de estilo novela visual con elementos roguelike y combates de estrategia por turnos que bebe directamente de uno de los grandes del género: The Banner Saga, un videojuego en donde cada decisión marcará de una manera crucial el desenlace de la historia. Una aventura que llega con algo de retraso a consolas tras respecto a su debut en PC y que incopora algunas novedades, como la traducción al castellano y la adaptación de los controles al gamepad, que no terminan por aportar al videojuego tal y como se esperaba, veamos como le ha sentado este port a continuación.

Una oscura y profunda historia

El argumento de Ash of Gods: Redemption nos sitúa en la mágica y oscura del medievo europeo, en donde la siega, un acontecimiento que ocurre cíclicamente cada cierto tiempo está acabando con la vida de miles de personas en todo el mundo de Terminus, ya sea desangrados ante la presencia de los segadores o mediante la aparición de una marca que los hace enloquecer. De esta manera seguiremos la historia coral de tres protagonistas, cuyos caminos e intereses son diferentes: el capitán Thorn Brening  y su hija, el cruel asesino a sueldo, Lo Pheng y el escriba Hopper Rouley, en sus esfuerzos por resistir a la Siega. Estos personajes, a pesar de tener caminos muy distintos están  interrelacionados de alguna manera. Durante el desarrollo de la aventura mientras nos movemos, en un mundo en el que además se le suman conceptos socio políticos de las clases sociales de la época, junto a una narrativa profunda e impredecible.

Ash of Gods: Redemption nos ofrece una trama no lineal, del género roguelike engendrada por el autor ruso Sergey Malitskyen, en donde nuestras decisiones marcarán el ritmo de los acontecimientos en la aventura. De esta manera, en ninguno de los casos viviremos la aventura de la misma manera, lo que le proporciona mucha rejugabilidad al trabajo de los chicos de Aurum Dust. Una aventura donde cada decisión puede repercutir directamente en la vida de todos los personajes o en su desenlace. En este título cada decisión es crucial y puede, o no, contener consecuencias inmediatas, por lo que es de suma importancia valorar las posibilidades antes de decidir en todas y cada una de nuestras acciones.

Una aventura con varios desenlaces

Como ya comenté, Ash of Gods: Redemption nos propone un sistema de juego centrado en el género de novela visual, en donde el desarrollo principal se centra en las conversaciones y decisiones que tomemos, tales como acciones o los caminos que decidamos tomar durante nuestro viaje a través del extenso mapa de Terminus.

De esta manera, cualquier acción que tomemos repercutirá en los acontecimientos siguientes, por ejemplo: si decidimos tomar el camino más cortos para ahorrar Stirges, seguramente nos encontremos más peligros, aun así, el juego nos recompensará con mayores botines tras los combates. Sin embargo, si optamos por el camino largo consumiremos más Stirges, lo que dejaremos más expuesta a la maldición a nuestra compañía.

Las Stirges son unas piedras mágicas de suma importancia en el desarrollo de la aventura. Se tratan de la moneda de cambio para desplazarnos por el mapa, curar al grupo y otras acciones, pero ojo, si nos quedamos sin ellas nuestro peaje será la vida otros miembros de la compañía si queremos continuar la aventura.

Estrategia para los combates

Al margen del componente argumental, que como ya dije se trata del punto fuerte de Ash of Gods: Redemption, el sistema de combate del videojuego se trata de la piedra angular y donde se desarrolla toda la acción de la aventura, lo que hace que la experiencia de juego sea algo más dinámica y satisfactoria. No me cabe duda que, para los amantes de los juegos de rol este es uno de los pilares fundamentales del videojuego, basando los enfrentamientos contra enemigos en combates por turnos con un alto componente estratégico, algo bastante a lo que ya vimos en The Banner Saga y en el que prácticamente está inspirado este título.

A priori nos encontramos con un tablero divido en casillas, en donde el jugador tiene que posicionar los miembros del equipo antes de comenzar. Como tal, esta fase es de lo más importante, nuestro equipo puede llevar hasta 8 miembros, donde cada uno tiene un rol distinto; guerreros, escribas, magos, asesinos, arqueros… por lo que la posición inicial de ellos puede marcar el ritmo del combate de una manera determinante.

Una vez sumergidos en el combate cada personaje depende de una barra de vida y otra de energía. Ambas están relacionadas de tal manera de que, si la barra de energía llega al mínimo, los ataques que recibamos hacen el doble de puntos de daño. Lo mismo ocurre cuando nuestros personajes ataquen. Al atacar se puede elegir si queremos restar vida o energía al enemigo. Si optamos por la de vida, se le reducirá normalmente, no afectando para nada a la de energía. Sin embargo, si elegimos restar energía, si esta llega a 0, empieza a restar el doble el doble de vida.

De la barra de energía dependen las acciones que los personajes pueden realizar. Cada habilidad requiere un número determinado de puntos de energía, por lo que hay que tener controlada esta barra si no queremos terminar por no poder realizar acciones o en su caso, recibiendo una alta cantidad de daño. Igual que las habilidades, el movimiento, si se excede del número de casillas correspondientes a sus estadísticas, también consumirá puntos de energía.

Además del componente estratégico, Ash of Gods: Redemption añade el uso de cartas mágicas a los combates. En los mismos turnos el jugador podrá lanzar cartas de hechizo. Estas tienen diversos efectos tanto positivos como negativos sobre enemigos y aliados. Por lo tanto, aprender a utilizar las cartas en el momento idóneo durante los combates puede ser una alternativa excelente para salir victorioso.

Sin embargo, tengo que destacar la mala experiencia de juego en cuanto a la adaptación de los controles de la versión PC a consolas mediante el uso del gamepad, siendo algo incomodo a la hora de seleccionar las acciones o personajes, además de unas inexplicables bajadas de frames de manera puntual durante el desarrollo del combate junto a un mal control de la cámara.

Prepárate para rol del bueno

Como buen juego de rol, Ash of Gods: Redemption los desarrolladores se han preocupado en que el desarrollo de los personajes siga una mecánica clásica. Cada personaje tiene una serie de estadísticas: ataque, salud, energía, caminando, o movimiento (corriendo)… Estas pueden verse aumentadas o bien subiendo de nivel o bien equipando objetos. Otra manera de mejorar las estadísticas es momentáneamente durante los combates mediante el uso de habilidades o cartas mágicas. Además, al subir de nivel los personajes recibirán puntos de habilidad. Estos puntos se pueden invertir en la mejora de habilidades. Dependiendo del nivel del personaje se podrá acceder a nuevas y más poderosas habilidades.

Un input importante que me he encontrado en el videojuego es que, los personajes únicamente pueden equiparse con dos objetos. No hay mejoras de armas ni de equipo de combate, por lo que, si eché en falta un apartado tan importante como este en un juego de estas características para un desarrollo pleno de los protagonistas.

Sin embargo, en la aventura sí que encontraremos tiendas o vendedores ambulantes que, por un buen puñado de oro, nos venderán equipamiento que mejoran las estadísticas de personajes, nuevas cartas mágicas u objetos que proporcionan Stirges.

Un buen trabajo audiovisual

En cuanto al apartado gráfico tengo bastantes cosas buenas que decir. Los chicos de Aurum Dust han elegido un estilo gráfico muy peculiar para representar la aventura de Ash of Gods, posiblemente no al gusto de todos, pero en general se ve bastante llamativo. En este trabajo se ha elegido un estilo de películas de los ochenta mediante la técnica de rotoscopia para la animación de los personajes, proporcionando movimientos de lo más realistas durante los combates. Para los que no la conozcáis, esta técnica es la utilizada en la película de animación de «El Señor de los Anillos» dirigida por Ralph Bakshi.

No me cabe duda que este apartado, que para nada es pionero en los títulos actuales, encaja perfectamente con el estilo y atmósfera mágica de Ash of Gods: Redemption. Igualmente, y debido al género que es, se echan en falta más animaciones durante las conversaciones y algún que otro vídeo que cuenta los acontecimientos de la aventura, ya que principalmente se han limitado a incluir imágenes estáticas mínimamente animadas, sin embargo, como ya dije, encajan perfectamente con el género de novela visual y de RPG a la antigua.

Finalmente, este apartado se ve enriquecido aún más gracias a un esquisto trabajo sonoro. Por un lado, tenemos a la banda sonora; el estudio ha contado con un triunvirato de lujo: Adam Skoup, Krzysztof Wierzynkiewicz y Michal Cielecki, tres conocidos compositores, que aderezan de buena manera todos y cada uno de los acontecimientos de la aventura con sus temas musicales, interpretados por músicos profesionales utilizando instrumentos tradicionales del folk celta. Sin embargo, se echa en falta el uso de voces, que además de estar en inglés solo se pueden oír de pasada en la presentación de cada capítulo.

Conclusión

Por lo tanto, tengo que decir que Ash of Gods: Redemption no se trata de un videojuego para todos los públicos. Indicado para los amantes del género novela visual y rol estratégico, el trabajo de Aurum Dust nos propone una larga y profunda aventura que recordará a muchos a la conocida serie de libros de «Elige tu propia aventura», en donde continuamente se pondrá en evidencia nuestra moralidad y en como repercutirán nuestras decisiones en el desarrollo de la historia y de sus protagonistas.

Así mismo, hay detalles negativos que menguan la experiencia de juego, como la deficiente traducción al castellano o la falta de profundidad en el sistema de equipamiento y mejoras de equipo. Sin embargo, si nos lo tomamos con paciencia y terminamos por darle una oportunidad, se trata de una aventura que poco a poco nos irá enganchando hasta descubrir su desenlace final. 

Nota: 7/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Koch Media.

Alberto

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".