PowerUps

Ayo the Clown – Análisis Switch

Así es cómo debe hacerse un plataformero; sencillo pero retador.

Actualmente los estudios independientes son los que llevan el liderazgo en el género de plataformas, algunos se arriesgan intentando agregarle algo para distinguirse a la formula, mientras que otros como Cloud M1, siguen las concepciones establecidas para entregarnos un juego verdaderamente entretenido sin experimentaciones arriesgadas.

Han pasado casi dos años desde que el desarrollador Cloud M1 cerró con éxito su campaña de Kickstarter para Ayo the Clown, el título llegó a PC como en Switch el pasado 28 de julio de 2021. Es un juego de aspecto magnífico, sin duda, pero dada la dura competencia en el mercado de plataformas 2.5D, la pregunta sigue siendo si nuestro amigo payaso hace lo suficiente para destacar entre la multitud.

La historia es sencilla, pero encanta

Aquí seguimos las peripecias de Ayo, un simpático payaso que vive su día a día de forma tranquila junto a su amado perro Bo. Sin embargo, un día al despertar, Ayo se percata que su fiel compañero canino no se encuentra y ha sido raptado en algún momento de la noche.

Reuniendo todo el valor en su persona, Ayo se lanza en la búsqueda de Bo. Nuestro protagonista, inicia deprimido y un poco odioso con las demás personas que lo llegan a conocer, ya que en los niveles nos encontraremos con personajes con singulares personalidades pidiendo ayuda en determinados momentos.

Ayo, a regañadientes ayuda a algunos y a otros no, pero, poco a poco estas experiencias hacen que cambie su perspectiva y forma de ser con sus semejantes. La historia es claramente encantadora, caprichosa y está destinada a los pequeños de la casa, mas, como adulto puedo decir que me atrajo lo suficiente como para desear conocer su conclusión.

Equilibrado y divertido con una ventana disfrutable al desafío

El estilo de juego de Ayo the Clown es fácil de entender y dominar, ya que es un plataformero 2.5D con desplazamiento lateral y a momentos vertical. El título hace lo posible en enseñarnos sus mecánicas, sin embargo, todo lo iremos aprendiendo de forma tan orgánica que no nos tomará mucho tiempo para ya tener asumidos todos los movimientos del payaso.

El título claramente tiene como objetivo ser un atrayente al público infantil o para aquellos que no son adeptos al género de plataformas, por lo que al inicio no tendremos habilidades salvo caminar, y rápidamente, nivel tras nivel y al ayudar a los extraños que nos encontramos en el recorrido, iremos obteniendo habilidades.

Como el salto, trepar, un curioso doble salto en donde a través de un globo podremos ascender cierta altura presionando hacia arriba. Y como nuestro personaje es un payaso, definitivamente sus habilidades tienen relación a su oficio: tendremos un chipote chillón, una espada de globo, globos con agua para poder hacerles frente a los enemigos…

Por supuesto, está el salto de toda la vida sobre los enemigos, con el que podremos derrotarlos, así como una caída estilo cabezazo. Todas y cada una de las nuevas habilidades las iremos obteniendo con nuestro progreso, teniendo el tiempo suficiente para que podamos dominarlas entre niveles.

Los niveles nos tomarán alrededor de 3 a 10 minutos, dependiendo la velocidad y el nivel de curiosidad que tengamos en la exploración, ya que el título cuenta con pequeños sitios secretos que recompensan la curiosidad.

Ayo the Clown tiene una pequeña capa de rejugabilidad y desafío, ya que en cada nivel hay coleccionables por obtener como 3 osos de felpa y 3 paletas de la llamadas piruletas, asimismo, al terminar cada nivel recibiremos una calificación en relación al tiempo que nos haya tomado terminarlo.

La dificultad en este título es progresiva y se eleva de forma natural que apenas lo sentiremos, sin embargo, si subestimamos el juego, moriremos muchas veces. De igual manera, tenemos a disposición tres niveles de dificultad: Fácil, Normal y Difícil. Que en cualquier momento podremos cambiar.

Las peleas contra jefes son sencillas, aunque con un moderado nivel de complicación, ya que tendremos que analizar el patrón de ataque y esperar la ventana de oportunidad para atacar el punto débil, siguiendo la ley no escrita de los plataformeros consistente en cambio de mecánicas a medida del daño que logremos impactar con éxito en el jefe.

El título cuenta con el sistema de vidas y recolección de gemas, estas últimas nos permitirán comprar algunas mejoras, así también, al reunir 1000 gemas obtendremos una vida, un número muy sencillo de lograr, ya que hay gemas al por mayor.

Ayo the Clown, cuenta con puntos de control para ayudarnos a recuperar el camino cuando hemos muerto o nos hemos quedado sin corazones, en principio tenemos tres corazones antes de morir. En los niveles encontraremos corazones para recuperar los perdidos, así como vidas extras.

Uno de los problemas que detecté es que el juego falla ocasionalmente al detectar los golpes que realizamos a los enemigos, incluso en las plataformas Ayo se resbala, a pesar de haber alcanzado bien el sitio.

Otro detalle un poco odioso, es que los enfrentamientos contra jefes son al finalizar los niveles, en donde si somos derrotados, tendremos que volver a pasar todo el nivel para poder luchar con el jefe de nivel, siendo que los plataformeros consagrados normalmente suelen poner la lucha contra el jefe en un nivel independiente directo a la pelea, para no afectar el progreso de nivel. Ayo the Clown al ser un juego dirigido a los pequeños de la casa, no considero ideal que las peleas contra jefes estén combinadas con el nivel en curso.

Algunas de las habilidades les falta cierto pulido, como el deslizamiento y la caída con el cabezazo que continuamente los estaremos haciendo de forma accidental y no hay manera de cancelarlos, lo cual nos hará perder vidas, la habilidad de salto sobre las paredes exige tener cierta precisión y no se siente tan natural como un Mario Bros.

Debo decir, que al ser un jugo con publico objetivo, su nivel de dificultad y pequeños fallos en las mecánicas hicieron que mi sobrina de 8 años la pasara muy mal, incluso jugando en fácil, ya que las vidas se le terminaban y debía reiniciar el nivel frustrada, siendo recomendable que se pudiera tener vidas infinitas.

Gráficamente es muy hermoso y detallado que da gusto jugarlo

Aquí es donde Ayo the Clown brilla con mucha intensidad, Cloud M1 le ha puesto mucha atención y cariño en el estilo de arte, Ayo tiene un lindo diseño que está acorde a su mundo colorido lleno de vida.

Los niveles son 2.5D con fondos animados que encantan y da gusto de recorrer, los enemigos son muy variados, desde insectos, cochinos, hasta otros más curiosos. Los personajes que nos encontraremos en la aventura y que tenemos que ayudar, tienen un diseño particular que los distingue junto con una personalidad muy molona, que rememora a juegos como Yoshi’s Story Kirby.

El juego corre a 30 fotogramas por segundo a una resolución de 1080p en una Nintendo Switch en modo sobremesa, mientras que en modo portátil va a 720p, su rendimiento es muy bueno, sus pantallas de carga son de 2 a 3 segundos. En mi partida no logré detectar fallos que arruinaran mi experiencia.

Las cinemáticas que aparecen para contarnos momentos puntuales de la historia y desventuras de Ayo el Payaso son imágenes estáticas con ligero movimiento.

Su banda sonora cumple en acompañarnos de excelente forma

En lo musical, puedo decir que el juego cuenta con melodías hermosas que transmiten esa lindura del mundo en donde vive Ayo el Payaso, pasando de ser alegres a llenas de tensión cuando estamos en momentos de acción, con canciones.

Los efectos de sonido, son lo más. Ayo no es mudo y constantemente estará emitiendo pequeños gritos de alegría o frustración, ya sea que estemos en una saliente o caigamos al vacío de la muerte.

Ayo the Clown, cuenta con actuaciones de voz en inglés, a cargo totalmente del narrador que nos va contando la historia conforme avanzamos. Debo decir, que el narrador es muy claro y fluido, pero, su voz suena a murmullo y sin esfuerzo, sin motivarnos a ponerle atención, carente de esa magia necesaria que debe tener un narrador al contarnos un cuento de hadas.

Por otra parte, el juego tiene textos y subtítulos en español, perfectamente traducidos y el tamaño es muy bueno, mas, en modo portátil algunos textos dentro de los niveles se pierden y es difícil de leer.

Conclusión

Ayo the Clown es una propuesta muy bien presentada, ideal para aquellos amantes de las plataformas como para aquellos que se inician en el género, me es difícil recomendarlo para los pequeños de la casa por sus pequeños fallos jugables, pero, que fácilmente la desarrolladora puede ajustar con actualizaciones.

Visualmente es una preciosidad, su estilo de juego progresivo va de la mano con la ascendente dificultad, nos puede tomar alrededor de 6 horas terminar, sin embargo, los ítems coleccionables nos ofrecen más horas de juego al repetir niveles en búsqueda de sus secretos.

Musicalmente es excelente, cada una de las melodías cuenta con vida propia sin alejarse de la identidad de nuestro protagonista payaso, cuenta con textos en español y su rendimiento es muy bueno en la Switch.

Nota: 9/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa versión 1.0.0 por parte de Plan of Attack.

Hugh Belmont

Autor madrileño 2.0: Abogado de día, videojugador de noche. Amante de los juegos de plataformas, acertijos, RPG por turnos y un poco más. Iba ser un videojugador profesional, pero me lastimé la rodilla