Bendy-and-the-Ink-Machine

Bendy and the Ink Machine – Análisis PlayStation 4

Bendy and the Ink Machine es un juego de la mano de Joey Drew Studios que salió para PC en 2017 y que recientemente ha tenido su versión para consolas de última generación. El estudio nos trae un título que se nota que han trabajado con cariño y donde nos sumerge en un mundo de acción y terror.

Comenzamos visitando el taller donde solíamos trabajar como dibujante años atrás, los dibujos que se realizaban en aquel taller eran parecidos a esos dibujos de los años 80s donde cuyo protagonista era Bendy. Quien ahora es protagonista de esta historia. El taller se siente abandonado, la tinta cae del techo gota a gota, los muebles están desordenados y, por ello, sientes que estás solo ante cualquier peligro.


La primera hora de juego se puede traducir en un pequeño tutorial donde aprendemos por nuestra cuenta a movernos y agarrar ciertos objetos. Es en esta hora de juego donde el jugador y juego se conocen y te muestra de qué diferentes maneras se puede hacer terror con tan solo gráficos cartoon y el sonido de tus pisadas en la madera. Es durante esta primera hora de juego que conocemos a Bendy en forma de imagen enorme, como si siempre te estuviese observando. Aparece en una esquina, desaparece, a lo lejos parece que se mueve o simplemente nos lo encontramos de frente al entrar en una habitación y, realmente, al menos durante esta primera hora del título, solo es eso, Bendy apareciendo por distintos lugares.

Bendy será nuestra pesadilla

Sin embargo, Bendy and the Ink Machine lo hace tan bien en algunos momentos, que es más que suficiente para asustar. El sonido ambiente, la gama de colores cálidos y apagados, los controles y la sensación de no saber a qué te enfrentas es suficiente incertidumbre como para que vigilemos en todo momento donde está Bendy. Aunque en ciertas ocasiones la mala traducción al español y las texturas colisionando con otras te sacan del juego, su modo de hacer terror con su historia cada vez más intrigante lo compensa con creces.

Luego pasados esos momentos, ¿Qué nos ofrece Bendy and the Ink Machine como videojuego? Pues al menos unas cinco o seis horas de juego, que es lo que tardé yo en terminarlo, ya que a lo largo del título te encuentras no solo con criaturas con las que tendrás que combatir, si no misiones y puzzles que debes resolver si quieres avanzar a la siguiente zona; y es que desde Joey Drew Studios quieren que exploremos su juego de pies a cabeza. Los controles son algo toscos y torpes a la hora de moverte y se nota que está portado desde pc porque el joystick solo te permite hacer movimientos en diagonal y rectos, cosa que en muchas ocasiones me frustró bastante. Tienes un botón para correr, otro de acción y otro para atacar. No necesitas más

 

Las misiones se basan en recorrer una zona para encontrar una palanca que le da energía a un generador que abre una puerta especial. También están las que te hacen buscar por una zona relativamente grande para encontrar unas piezas que te permiten que funcione la máquina que quitara la tinta y que puedas pasar por la puerta. En esencia se basa en ir pasando de sección en sección pero no se siente para nada repetitivo ya que, en distintas zonas, nos encontramos a enemigos hechos de tinta con los que tendremos que combatir como ya he comentado antes. Además, nos iremos encontrando cintas de grabación donde, de mano de los trabajadores del taller, nos cuenta la historia del mismo y qué es lo que allí pasó.

Puzzles y misiones allá donde vayamos

Pequeños y simples puzzles acompañan a las misiones, además de seguir encontrándonos a nuestro amigo Bendy en cada lugar. Los puzzles y las misiones se diferencian, ya que en cuanto a los puzzles podemos encontrar, desde tocar unos instrumentos en un orden especifico, hasta llenar depósitos de tinta hasta una cantidad señalada; eso sin que Bendy nos atrape y, es que en esta altura del juego, ya nos encontraremos con todo un taller por explorar con distintos niveles y pasillos laberínticos donde Bendy pasa de ser solo un muñeco de cartón enorme a “el demonio de tinta” que mata y destruye a todo aquel que encuentra en su camino. Nosotros por nuestra parte solo podemos escondernos y dejar que pase el peligro, además, algunos enemigos también parecen contarnos la historia de aquel taller, ya que parecen diseños descartados de dibujos que estuvieron probando. Todo esto acompañado de solo sonido ambiente, ya que en el titulo encontramos muy poca música. Más bien solo escuchamos nuestros pasos, los enemigos y los objetos con los que vamos interactuando.  Pero eso, junto con el apartado gráfico y los colores del mismo, es algo que le sienta muy bien al juego.

Conclusiones

En resumen, Bendy and the Ink Machine es un buen juego de terror con sus fallos, no todo es perfecto. Se nota que es un juego indie, pero no solo en la escasez de algunos recursos, sino en el esfuerzo y empeño que han puesto sus desarrolladores por meternos en un mundo y una historia diferente a lo que estamos acostumbrados a ver dentro del género. Es un título que por los 30€ que vale en formato físico (25€ en formato digital) puede que te merezca la pena probar y echarle un vistazo. Sin duda alguna, si quieres sentir un juego de miedo diferente y explorar un mundo con una historia interesante, debes jugar este título y dejarte llevar.

Article by Agrava714