PowerUps

Book of Demons – Análisis PC

Ha pasado ya cerca de dos años y medio desde que Book of Demons llegó a Steam bajo acceso anticipado, hasta el día 13 de diciembre, cuando finalmente nos llegó la versión 1.0 con todos los añadidos y el pulido que le hacia falta al juego. El equipo de Return 2 Games se ha tomado las cosas con calma para poder realizarlas lo mejor posible dentro de sus posibilidades y debo decir que no está nada mal.

Esta primera entrega, Book of Demons, forma parte de una larga serie de 7 títulos que irán saliendo bajo el nombre de “Return 2 Games”. Estos títulos tratarán de acercar al jugador de hoy día, en forma de juegos tributo, aquellos grandes títulos de los 90s pero modernizados, haciendo uso de las mecánicas actuales e intentando llegar al mayor público posible, tanto a aquellos que dedican solo una pequeña parte del día a jugar como a los que dedican más horas al día.

Book of Demons comienza esta serie de títulos haciendo tributo y parodia a una de las franquicias más conocidas de Blizzard, Diablo, juego que para muchos marcó un antes y un después, y en la industria también, dando lugar a un estilo de juego prácticamente único y que a día de hoy se mantiene en muchos juegos actuales.

Un tributo y parodia a la altura

La historia de Book of Demons es sencilla y bastante clásica, no es el punto fuerte, pero es que tampoco es su punto principal. Básicamente el mal ha llegado al pueblo, la oscuridad se ha hecho cada vez más fuerte y diferentes monstruos emergen de las catacumbas de la catedral. Como de costumbre cuando la oscuridad hace presencia, también lo hace la luz, esta vez en forma de guerrero, mago o arquero.

Antes de continuar, tengo que añadir que el juego hace una cosa muy bien, llevar la palabra libro en el título. Todo el arte del juego simula un universo hecho a base de papiroflexia con un acabado estupendo entre lo cómico y lo bello.

Volviendo al juego en sí, podemos escoger entre las 3 clases anteriormente mencionadas. Cada una de ellas tiene acceso a una serie de habilidades mediante cartas, tanto activas como pasivas, las cuales se pueden ir mejorando adquiriendo más cartas o mediante runas. Esta es una de las mecánicas modernas introducida al juego. Se consiguen simplemente jugando, tranquilos. También dependiendo de nuestra clase, tenemos una manera diferente de jugar. Por ejemplo, el guerrero puede atacar directamente a todo lo que se encuentre en su rango de visión, el arquero puede disparar flechas en una dirección cualquiera y el mago lanza misiles mágicos que van a por los enemigos. En cuanto a la dificultad, se nos ofrece 3 modos enfocados según el tipo de jugador que seamos: fácil, normal y roguelike. Fácil y normal no supondrán gran problema si morimos, mientras que en roguelike perderemos el personaje. Este último modo sería algo así como si jugaramos en una liga hardcore de Diablo.

Book of Demons es un juego de mazmorras. Obviamente, llenas de enemigos y valiosos recursos. Una de las cosas que llama la atención es que no tenemos movimiento libre, debemos seguir caminos rectos continuamente e interactuar con los enemigos y objetos que se encuentran en nuestro rango de visión pasando el ratón por encima. Al principio llega a ser incomodo, sobre todo cuando los enemigos son los suficientes como para llorar mientras hacemos click por toda la pantalla, pero al final te acostumbras. Quitando los enemigos, también hay diferentes eventos en las mazmorras de los que podemos adquirir diferente botín y en ocasiones, muy valioso (cartitas y runas).

Simple y claro, pero entretenido

Durante todo el juego se mantiene un estilo de juego simple, efectivo y directo. No nos maltratan con exceso de información sobre cómo funcionan las cosas o reteniéndonos con diferentes tareas. Book of Demons va a lo que va, quiere que el jugador se entretenga y lo cumple. Parte de esto es gracias a un sistema maravilloso que me ha parecido de lo mejor que he visto en un tiempo, se llama Flexiscope.

Este sistema es el que ayuda a generar las mazmorras del juego y aprende un poco de nosotros, sin embargo, incluye una serie de opciones que, sin lugar a duda, busca y ofrece lo mejor al usuario. Podemos dividir el juego en diferentes “sesiones” de juego, que básicamente son la cantidad de mazmorras generadas. Flexiscope nos ofrece unas sesiones de juego personalizadas según el tiempo del que disponemos para jugar, de manera que estemos 15 minutos o 2 horas jugando, esté compensado el entretenimiento y recompensas.

Y bueno, para finalizar un poco por aquí el asunto, hablemos del final del juego. No de la historia, por supuesto, si no del contenido. Una vez hemos acabado con el jefe final, se nos ofrece libertad para continuar nuestra aventura adentrándonos en mazmorras cada vez más difíciles, con más cantidad de enemigos y mejores recompensas. Envolviéndote aquí ya en un ciclo continuo de mejorar el personaje al máximo y realmente, poco más que hacer.

Creo que no me he dejado nada sobre Book of Demons en lo comentado, o al menos espero no hacerlo.

Conclusiones

La propuesta del equipo de Thing Trunk es una muy buena idea de acercar juegos antiguos a las generaciones actuales. La modernización de las mecánicas está bien ejecutada y adaptadas, al menos en Book of Demons. Lo claro y conciso que se muestra el juego, es uno de sus puntos fuertes, haciendo que no pierdas tiempo y te dediques a lo que has venido, jugar y divertirte. Si los demás capítulos de Return 2 Games siguen esta línea, es posible que encontremos una amplia variedad de juegos con los que pasar la tarde.

*Análisis realizado con una copia de prensa proporcionada mediante terminals.io

¿Te gustaría apoyarnos?

Ya puedes hacerlo desde Ko-Fi