PowerUps
Close to the Sun

Close to the Sun – Análisis Steam

ruleta online

Storm in a Teacup nos transporta a una realidad alternativa donde Tesla ha jugado con la realidad hasta desajustarla por completo

Con una ambientación que nos recuerda a Bioshock, Close to the Sun nos ofrece un puñado de horas de entretenimiento, aunque lejos está de parecerse a la aventura de nuestro Big Daddy.

Una historia algo usada

Encarnamos a Rose quien recibe una extraña carta de su hermana Ada. Ada es una importante científica que trabaja para Tesla en un gran barco llamado Helios que surca los mares suministrando electricidad a su paso mientras siguen investigando todo lo relacionado con la energía.

Ada pide a Rose que vaya al barco en su busca. Cuando Rose llega al Helios, rápidamente comprende que algo no va bien: cadáveres, compuertas cerradas, sangre y diversos avisos de cuarentena la reciben al llegar.

Según vamos avanzamos mientras buscamos a nuestra hermana, iremos descubriendo poco a poco qué ha sucedido. Llegados a un punto, Ada se pondrá en contacto con nosotros y, sin apenas decirnos qué pasa, nos pedirá que nos reunamos con ella no sin antes conseguir unos cuadernos con su investigación.

Rose no parece tener idea alguna de lo que hacía su hermana ni de toda la investigación científica que le rodea así que simplemente avanza como puede siguiendo las indicaciones de Ada.

Atrapados en el Helios

Sin duda el punto fuerte de este “juego de terror” es su ambientación y cómo logra meterte en el juego.

Rose es una chica normal y como tal, se altera en según qué momentos y ante según qué imágenes. El juego no evita mostrar imágenes algo incómodas o grotescas, al contrario, las enseña y deja claro que no son agradables.

Rose por su parte sufrirá de nerviosismo, ansiedad y pánico a lo largo de la exploración haciendo que sintamos aún más el juego.

Todo esto se desarrolla en una atmósfera de tensión y cierta sensación de miedo por no saber qué ha pasado ni si nos puede pasar a nosotros.

El barco es tan grande que parece una pequeña ciudad con muchísimas habitaciones, pasillos e información en cada rincón. De nuevo, esto ayuda a la inmersión del jugador.

Walking simulator con puzles

En el apartado en el que se queda más corto es en el contenido. El juego, aunque presume de ser un juego de terror, no deja de ser un walking simulator.

Iremos avanzando por el barco en un juego bastante pasillero porque, a pesar de que se ve que hay muchísimo contenido en la nave, nosotros estamos condicionados al avance de la historia para investigar. Además, muchos pasillos o habitaciones están cerradas por lo que de nuevo se nos condiciona la investigación.

De vez en cuando nos encontraremos algún puzle. En su mayoría no entrañan una gran dificultad y consisten en investigar un poco la zona para conseguir el código que nos piden. Así, quedan de nuevo en segundo plano centrando nuestra odisea en la exploración y el avance.

Por otro lado, en cada capítulo tendremos una serie de coleccionables temáticos que nos aportarán información de los habitantes del barco y que, lejos de resultar de relleno o tediosos, le dan un toque interesante al juego.

A pesar de lo que pueda parecer, el juego no resulta aburrido ya que la historia consigue engancharte y habrá algunos capítulos que realmente nos mantengan en tensión.

Gráficos antes que duración

Gráficamente el juego se ve increíble incluso si jugamos con los gráficos al mínimo, seguiremos viendo la calidad de estos. Si decidimos probarlo en ultra será una auténtica maravilla.

Esto creo que ha podido ir en detrimento del propio juego ya que, a pesar de contar con 10 capítulos, resulta bastante corto contando con capítulos que completamos en apenas media hora. En unas cuatro horas habremos completado el juego incluso con los coleccionables recogidos por lo que, a pesar de la primera impresión que nos pueda dar, es un juego realmente corto.

Una historia como la que cuentan creo que habría dado más juego si hubiesen avanzado algo más despacio en la historia o hubiesen metido otros elementos y no el mero rescate con algunas pinceladas de lo ocurrido a nivel científico. Y es que, a pesar de terminar el juego, serán muchas las dudas que todavía nos queden y muchas las preguntas sin resolver, dando la sensación de que quieren crear algún tipo de segunda parte bien como juego o bien como DLC.

No caben errores

Dado que estamos ante un walking simulator, los controles son sencillisimos. No tenemos gestión de inventario ni curación ni mucho menos cualquier otro tipo de interacción con nuestro personaje.

Los controles se reducen a caminar o correr, coger ciertos objetos para resolver puzles y coger los coleccionables.

Lo fatídico aquí llega cuando, en algunas de las pantallas en las que tenemos que correr mientras esquivamos algún obstáculo del camino, no conseguimos apuntar al punto exacto en el que podemos darle a la tecla y esquivar. La posición de Rose para poder interactuar con ciertas cosas sí que resulta en muchas ocasiones el gran problema pues nos tocará movernos hacia delante y atrás mientras movemos la cámara para dar con el punto.

Un punto a favor es que admite completamente el juego con mando en nuestro pc por lo que se facilita la jugabilidad.

La soledad del barco

Si decíamos que gráficamente el juego es una pasada, no podemos decir lo mismo de su apartado sonoro.

El juego está íntegramente doblado y subtitulado al castellano. Este es el “primer problema”. En alguna ocasión los subtítulos pasan de estar en castellano a inglés o a no estar e incluso a veces salen a destiempo.

Por otro lado, algunas líneas de diálogo resultan chirriantes por lo incongruente de su contenido o su entonación con respecto a la situación. En líneas generales no suele suceder a menudo, pero sí que algunas conversaciones nos sacarán totalmente del juego.

Por otro lado, y peor aún que lo anterior, es su pobre banda sonora. La música se reduce a un par de ocasiones muy delimitadas por lo que la mayor parte del tiempo recorremos el barco sin más sonido que nuestros pasos o nuestra respiración. Un juego consistente en caminar en absoluto silencio puede realmente, acabar con las ganas de jugar.

Conclusiones

Close to the Sun es un lo que pudo ser y no fue. A pesar de ser un juego aceptable, no ha sabido exprimir al máximo lo que tenían.

En muchos aspectos parten de una buena base que no terminan de explotar y se vuelve en su contra. La exploración no llega a hacerse aburrida pero tampoco ofrece todo lo que se podría esperar. La historia pasa de un evento científico con fatídico resultado a un rescate complicado.

Son muchos los puntos en los que cojea sin llegar a ser un mal juego. Por ello, es un juego aprobado, pero sin llegar a destacar en nada ni ofrecer nada nuevo.

Nota 6/10

Seina

Nací pegada a un mando. Cualquier género y plataforma son bienvenidos.
Doy mi opinión crítica o no en Kumiaiblog y analizo algo más correctamente en PowerUps.