PowerUps
Deep Rock Galactic

Deep Rock Galactic – Análisis PC (Steam)

ruleta online

Deep Rock Galactic: Minería espacial

Cada cierto tiempo, surge en el mercado un título que está hecho para pasarlo bien con amigos. Algo así como Sea of Thieves, en el cual formamos parte de un grupo de piratas con un objetivo común. Deep Rock Galactic cumple todos los requisitos para convertirse en uno de esos títulos cooperativos de referencia. Recolección de materiales, exploración de distintos planetas y biomas, un amplio arsenal, desafíos que superar con amigos y mucho más. En el siguiente análisis, voy a contaros de qué trata este juego, así que estad bien atentos. 

Deep Rock Galactic es un título ambientado en la minería espacial. Desarrollado de la mano de Ghost Ship Games y traído por los chicos de Coffee Stain Publishing, en Deep Rock Galactic encarnaremos a un enano que, pico en mano y junto a un amplio arsenal, deberemos superar los desafíos de las distintas zonas del planeta que visitamos. Cada misión es diferente, tanto por las modificaciones, el mapa, cómo por la gran variedad de configuraciones que podemos crear gracias al amplio arsenal. Todo esto, lo vamos a ver en más profundidad a continuación.

Historia en segundo plano

Como en todos mis análisis, cuando quiero contaros sobre un juego, primero quiero hablar de la historia. En este caso, la historia no tiene importancia y pasa a un segundo plano en los primeros diez minutos de juego. Somos un grupo de enanos que trabajamos para una agencia espacial llamada Deep Rock. Esta agencia es la encargada de explotar los minerales del planeta Hoxxes IV, un planeta lleno de criaturas hostiles al igual que una rica cantidad de minerales. Nosotros, junto a nuestros amigos (o en solitario), tendremos el objetivo de cumplir las misiones que la agencia vaya asignando para poder adquirir nuevos rangos, armamento y cosméticos. Los objetivos varían cada veinticinco minutos, pero la historia en ellos siempre se repite a modo de mini sinopsis en el menú de misiones. Pero como ya os comento, lo importante no es la historia, si no reventar bichos.

Una clase para ti

Vamos a hablar ahora de unas de las facetas más importantes del juego: las clases. Como buenos enanos mineros espaciales (y título coop) disponemos de varias clases para elegir y así complementar (o no) la de nuestros compañeros. Algo en común que tienen los enanos, es que todos tienen varias bengalas de luz en su inventario, las cuales se recargan automáticamente con el tiempo, aunque hay algunas que iluminan más que otras dependiendo de la clase. Sea como fuere, en Deep Rock Galactic encontrarás una clase que, con casi total seguridad, se adaptará a tu estilo de juego.

  • Artillero: Para mí, el más útil si vas sólo. Es el encargado de hacer daño y proteger a su equipo. Con este enano dispondremos de un arsenal más enfocado en destruir a los enemigos, como las granadas de racimo, la ametralladora y la pistola incendiaria. Además, también disponemos de un escudo que cubre una pequeña zona del mapa donde los bichos no pueden entrar. Como compensación por su baja movilidad, también podremos hacer uso del lanza tirolinas, las cuales podremos clavar en las paredes más elevadas y así llegar a zonas de difícil acceso. Es un personaje lento, pero seguro y eficaz de cara a las hordas.
  • Explorador: Este pequeño hombre es el que ilumina tus días. Literalmente es el encargado de iluminar las cuevas de Hoxxo IV. Dispone de las bengalas que más iluminan además de una pistola de bengalas. Esta pistola puede tirar bengalas que iluminan la cueva entera y se adhieren a cualquier superficie. El explorador, sin duda, es el que tiene mayor movilidad de todos debido a su gancho. Este puede hacer que nos desplacemos a cualquier zona de la cueva sin peligro a morir en alguna caída, además su munición es infinita y muy fácil de usar. Con esto podremos llegar antes que cualquier a alguna zona y comunicar si merece la pena ir por allí o no. Aunque su baja salud y armadura lo hace una buena cena para los bichos, su gran movilidad y bengalas lo hacen un gran y necesario apoyo para el equipo.
  • Perforador: Este enano es una tuneladora humana. Su trabajo es hacer túneles para que los demás jugadores puedan llegar fácilmente a las zonas adyacentes o a zonas un poco más altas, ya que puede hacer túneles en cualquier dirección. Su tipo de armamento se centra más en el daño en área. Quita un poco menos que los demás enanos en cuanto a daño se refiere, pero es perfecto para controlar hordas. En ciertas misiones, algunos objetivos están a diferentes alturas o detrás de un muro, este personaje junto con el explorador son los idóneos para llegar a ellos.

clases

  • Ingeniero: Amante de la tecnología, sin duda un personaje que apoya como ningún otro al equipo. Sus principales atractivos son dos: las torretas y el cañón de plataformas. Las torretas o la torreta, depende de la configuración que más nos guste, las podremos desplegar donde nosotros queramos. Estas pequeñas guerreras dispondrán de un cargador con una munición limitada. Tendremos que estar pendientes de rellenar el cargador cada cierto tiempo, porque no dudará en descargarlo contra cualquier bicho que vea. Son perfectas para defender zonas en las que vamos a estar recogiendo minerales o esperando a la plataforma de lanzamiento para poder salir de allí cuanto antes. Por otra parte, está el cañón de plataformas, el cual crea una pequeña plataforma en cualquier superficie. Este nos ayuda a llegar a las zonas bajas o altas de las cuevas. Es muy útil si no podemos contar con el perforador o las tirolinas del Artillero. Este minero junto con el explorador, son los que menos armadura tienen.

Un entorno pero que muy hostil

Todas estas clases están muy bien, pero ¿qué podemos hacer con ellas? ¿cuáles son nuestros objetivos? Bien, pues como os he comentado antes, los objetivos o misiones que deberemos desempeñar en Deep Rock Galactic son unos cuantos y siempre los mismos: Operación rescate, extracción, expedición minera, búsqueda de huevos y eliminación.

No quiero mencionar demasiado en detalle lo que debemos hacer en cada misión, porque descubrir que debemos hacer es parte de la gracia del principio. Pero tened en cuenta que siempre será: eliminar unos bichos específicos, extraer un mineral, rescatar maquinaria o extraer huevos. Al comienzo de cada misión soltaran en un punto, luego, deberemos buscar donde se haya los objetivos. Ya os adelanto que no es tarea fácil. Y es que cada misión puede durar de 20 minutos a media hora, y no es porque los objetivos sean difíciles, no, sino porque las cuevas son enormes.

Una de las cosas que Deep Rock Galactic hace bien, es la generación de mundos. Cada misión se ejecuta en una cueva distinta. Literalmente, ninguna cueva es igual. Tenemos un total de ocho zonas distintas dentro de Hoxxes IV, todas ellas distintas y con características especiales. Por ejemplo, la zona que se asimila más a un desierto «Pasillos erosionados», es la zona donde es más fácil picar. Ciénagas fúngicas es una zona donde moverse resultará toda una odisea. Además, la aparición de minerales es distinta, además de su fauna y flora. Y todo ello está hecho para matarnos.

deep rock galactic diseño procedural

De hecho, da igual si te adentras en una misión, sales y vuelves a entrar. La cueva y la forma en la que se genera, siempre cambia. Por ello, al aceptar un encargo, bien podemos encontrar una cueva con pocos túneles y bastante amplia, que una cueva con muchos túneles, visibilidad reducida y bastante angosta.

Glífidos, la fauna de Hoxxes IV

Cuevas, pasillos angostos y caídas mortales no es lo único que encontraremos en Hoxxes IV. Los glífidos son las criaturas que habitan este planeta, además de otras. Rápidos, agresivos y letales. Los glífidos suelen ir en manada y atacarán a todo lo que se cruce en su camino.

Los podemos encontrar de varios tamaños y con diferentes ataques. Hay una variedad bastante aceptable de criaturas que nos puede ofrecer este título, todas ellas con sus puntos débiles, de manera que tendremos diferentes maneras de enfrentarnos a ellas. Los tenemos de hielo, de fuego, radioactivos, rápidos, lentos, grandes, pequeños, voladores, excavadores. Ciertos glífidos prefieren diferentes zonas de Hoxxes IV, así que dependiendo a la zona a la que viajemos, podremos encontrarnos una mayor cantidad de unos u otros.

Acabar con estas horrendas criaturas dependerá de varios factores. No será lo mismo enfrentarse a un glífido pequeño en una zona amplia, que enfrentarte a uno que escupe fuego en un túnel sin salida. Pero su dificultad mayormente reside en su número. Puedes tardar más o menos en matar a uno grande, pero si viene acompañado la cosa se complica bastante. Por ello, existen las «oleadas». Así lo llama el jefe cuando nos avisa de que una oleada se nos echa encima. Cada cierto tiempo, una oleada de glífidos aparecerá para intentar acabar con nosotros. En las oleadas pueden aparecer tanto grandes como pequeños, voladores que te raptan o gusanos que se mueven bajo tierra. Sin duda, es aquí donde puedes caer y tener que abortar la misión.

Gunplay a la «altura»

Pero sin duda, uno de los principales atractivos de Deep Rock Galactic es su gunplay. Se siente genial matar glífidos con cualquiera de nuestros pequeños amigos. Coger la altura ante una oleada y masacrarla es una satisfacción en sí misma. Mientras que no haya oleadas, el gameplay es tranquilo, buscando recursos y maravillándome con las infinitas posibles estructuras que tienen las cuevas. Picar por allí, saltar por allá. Hasta que el ritmo de juego cambia.

El supervisor nos avisa de un enjambre u oleada que se nos aproxima a gran velocidad. La música te advierte, ahora es más tensa, rápida. Cuando empiezan a aparecer los glífidos, tendrás que hacer uso de tus mejores años jugando a shooters para acabar con ellos lo antes posible antes de que los demás se nos echen encima. Y no en pocas ocasiones nos tocará escapar por una tirolina, una plataforma o un túnel creado por el perforador. 

ordas glífidos

Pero no todo es matar bichos. Además, deberemos completar el objetivo por el que hemos sido enviados allí. Puede ser reparar maquinaria, encontrar un mineral en concreto, extraer un recurso o eliminar a unos glífidos enormes. Todo ello, mientras exploras para encontrar el objetivo y te mantienes con vida, que no es tarea fácil.

Armas para todos

Pero si lo tenemos difícil para matar a los glífidos, solo tenemos que usar los minerales que hemos ido recolectando para mejorar nuestras armas.

Deep Rock Galactic tiene un sistema de upgrade tanto para las armas como para los personajes. Cada clase dispone de dos armas principales, dos secundarias y quitando granadas y picos, dos especiales. Las primeras se pueden usar desde el primer momento en el que elegimos nuestra clase. La segunda arma principal, secundaria o especial, deberemos desbloquearlas con niveles y minerales.

upgrade armas

A parte de las típicas mejoras que añaden más daño, cadencia o munición, también podremos mejorar partes específicas de cada arma. Si es un lanzallamas: quemará más rápido, gastará menos combustible, quemará durante más tiempo o puede que el fuego se propague entre enemigos. Esto, junto con la capacidad de cambiar de armas, hace al título más diverso y versátil para cada jugador. 

No solo de armas vive el enano

No todo en la vida es pegar tiros como un loco… ¿o sí? Además, nuestros enanos también podrán mejorar a medida que los subamos de nivel. Las habilidades que estos pueden desbloquear te dan un bonus de capacidad para cargar minerales, un radar que te avisa de criaturas, más vida, más armadura, más velocidad, etc. Lo interesante de verdad son las habilidades que te modifican el gunplay, como por ejemplo poder amaestrar a un glífido y que sea nuestro compañero. Que tu escudo explote cuando lo rompan o simplemente hacer daño cuando te ataquen. Esto hace que seas más temerario o reservado depende de las habilidades que tengas.

Aunque si jugáis solos, como ha sido mi caso, tendréis la compañía de Bosco. Un robot flotante que nos ayudará con casi todo lo que le pidamos. Nos defenderá, extraerá minerales por nosotros, iluminará partes de las cuevas, y todo con un simple marcador y un botón. Este simpático amigo también podrá ser mejorado por nosotros, haciendo que excave más rápido, ilumine una mayor área de la cueva, añadirle misiles o simplemente que las ametralladoras hagan más daño. Sin duda, el compañero ideal de cualquier enano solitario. 

Cervezas y diversión

Deep Rock Galactic tiene ese toque de humor que compenetra muy bien con una experiencia online. En la propia nave de inicio, de donde salimos para realizar misiones, tendremos una zona para hacer fiesta con amigos o en la triste soledad. Un bar nos dispensará cervezas de varias marcas por un módico precio. Podremos beber, poner música en la gramola e incluso competir en un minijuego de patear barriles. Es una zona para divertirse y relajarse un rato entre misión y misión.

Además, un componente cómico y extenso en Deep Rock Galactic son los cosméticos. En la propia nave, también tendremos nuestras dependencias, donde además de poder subir nuestras habilidades, también podemos cambiar nuestro aspecto y gestos.

Conclusión

Deep Rock Galactic es un juego divertido para estar de risas con amigos. En mi caso, tuve que jugar sólo porque el juego en ningún momento me dejó unirme a ninguna partida. Pero, aun así, la experiencia ha sido positiva. Me he entretenido mucho subiendo de nivel al Artillero, que ha sido el enano que más he usado, y destrozando glífidos. Una de las partes que más me han gustado, aparte de mejorar las armas poco a poco, ha sido explorar las cuevas de Hoxxes IV. El cómo se generan y cambian cada veinticinco minutos ha sido una maravilla, ya que yo soy de explorar mucho en cualquier título, y este me ha ofrecido una exploración infinita de cuevas a cada cual más enrevesada. A la fecha que se publica este análisis, Deep Rock Galactic se encuentra en Steam a un precio de 22,49€. Por ese precio, lo recomiendo bastante. 

Nota: 7/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Nordic PR.

Agrava

Agrava

Redactor de Powerups. Nací con un joystick bajo el brazo. Me encanta escribir, jugar y leer. Contacto: Agrava@powerups.es