PowerUps

Detroit: Become Human – Análisis PC (Epic Games Store)

ruleta online

Con tres juegos ya a su espalda, Quantic Dream empieza a ser un estudio cuanto menos a tener en cuenta. Ellos, nos ofrecen una propuesta altamente dirigida para los amantes del séptimo arte. Es algo en lo que David Cage y su gente nunca han querido engañarnos. En forma de port para PC, nos llega esta vez su último título, Detroit Become Human. Una aventura que profundiza en cuestiones de la vida realmente importantes, pero que lo hace a través de la visión de tres androides muy particulares: Connor, Kara y Markus. 

La evolución llega con Detroit

Estamos en Detroit, año 2038. En un futuro próximo a nosotros, nos pondremos en la piel de Connor, un androide diseñado para investigar casos policiales (detective), Kara, una joven que vive una situación muy triste junto a la pequeña Alice, y Markus, un mayordomo que cuida a un pintor famoso, el cual lleva una vida aparentemente tranquila. Pero detrás de las vidas de cada uno se esconde una realidad cruel, que están creados por CyberLife, una compañía de tecnología que los crea para servir y obedecer a los humanos. En algunas ocasiones, veremos que estos personajes empiezan a sentir, algo para lo que supuestamente no están preparados. En otras palabras, se están convirtiendo en divergentes, androides especiales que han empezado a tener esta anomalía. Esto es algo que no debe ocurrir, pues no les interesa a los que mandan.

Connor, Kara y Markus serán los personajes a los que manejaremos

Las decisiones importan mucho  en Detroit: Become Human

La narrativa está muy lograda en esta historia, pues a medida que avanzamos, iremos teniendo pequeñas pinceladas del objetivo final. No todo se nos da de golpe, pero dependiendo del arbitraje que tengamos, haremos algunas misiones más cortas que otras. Esto hará que las escenas que vayamos viendo sean diferentes, pues las decisiones marcarán mucho el rumbo de la historia.

Todas las decisiones serán importantes

Y la investigación también

No se me podía escapar esta faceta del juego. Es importante que investiguemos todos los recovecos de los escenarios en cada misión, porque de ello puede variar el que desbloqueemos algunas conversaciones y distintas misiones o decisiones con cada uno de los personajes. No podremos explorar por igual todos los escenarios, pero si es bueno estar atentos en este aspecto.

Cuando finalizamos un capítulo, podremos ver una línea del tiempo llamada trayectoria, en la que veremos los distintos momentos en los que la historia puede variar. En este aspecto el título está bastante logrado. No sucedía así por ejemplo en el anterior juego del estudio, Beyond: Two Souls, donde apenas cambiaba el rumbo de la protagonista en aquel caso. Desde que se anunció este título se nos prometía variaciones en la historia, cambios realmente importantes. Puedo decir que así ha sido, el título nos da al 100% todo lo que prometía en este aspecto.

Detroit: Become Human nos trae un reparto muy seriéfilo

Como ya había sucedido con anteriores títulos del estudio, Detroit: Become Human posee un reparto bastante cinéfilo y seriéfilo. No hace falta decir que en muchos momentos de la aventura nos parecerá que estemos viendo una película, pues es lo que pretende. El videojuego cuenta en los papeles protagonistas con Jesse Williams, en el papel de Markus. El actor es conocido por la serie Anatomía de Grey, Valorie Curry en la piel de Kara, una actriz que se le conoce por la saga Crepúsculo en la gran pantalla, o bien en la serie The Following, y el actor que cierra el círculo interpretando a Connor es Bryan Dechart; este no es tan conocido en la gran pantalla, pues ha ido apareciendo por series como True Blood o la película de Sony, The Remaining.

De las tres interpretaciones, pienso que la que más me ha convencido es la de Bryan Dechart (Connor). Sin entrar en spoilers, es un personaje que te sorprende bastante a lo largo de la historia. La de Valorie Curry (Kara) es muy humana y conmovedora, como también hay que mencionar la de Jesse Williams (Markus), En lo personal, ha sido la interpretación e historia de Connor la que más ha sorprendido a servidor.

Las interpretaciones de los personajes secundarios también están a una altura muy buena. Aunque no sean actores que estén actualmente en primera línea, sí que los hemos visto en más ocasiones años atrás. Destacan aquí las interpretaciones de Lance Henriksen en el papel de Carl, el dueño y amigo de Markus, y también a  Clancy Brown interpretando al teniente Hank Anderson.

Un avance en el aspecto jugable

Si bien los títulos de este estudio no pueden presumir de poseer una jugabilidad muy profunda, al menos en esta aventura sí que han conseguido una interacción más interesante. Lo mejor en esta faceta lo tendremos cuando tengamos que reconstruir algunas memorias. Esto, lo podremos hacer manejando al personaje de Connor, pues es bastante lógico, viendo el rol de este personaje. No digo que sea la panacea, ni tampoco que el estudio no pueda avanzar más en este aspecto, pero lo considero un avance, pues en esta faceta estaban muy limitados

Aquí no acaba la cosa. En varios momentos de la historia tendremos que superar algunos quick time eventsEs importante que lo hagamos correctamente, pues de ello también dependerá el devenir de los acontecimientos. Hay que decir que importará la dificultad en que juguemos a este título, dependiendo de este factor tendremos más o menos tiempo de reacción. Recomiendo jugar en la más alta dificultad y así darles más emoción y realismo a esos fragmentos.

No se nos puede olvidar decir que esta versión del juego está adaptada para disfrutarla con ratón y teclado. El resultado en este aspecto es bastante bueno. Pienso que un pad, el de Xbox One por ejemplo nos puede dar más agilidad en algunos momentos del juego, pero nada irreparable, queda a gusto del consumidor.

Detroit: Become Human nos trae una historia convincente y conmovedora

A lo largo de toda la historia, habrá momentos muy convincentes. Solo queda aplaudir a los guionistas en este caso, logrando crear una historia realmente conmovedora. Las tres historias están muy bien entrelazadas, en algunos momentos puede que queramos saber más de un personaje que de otro, pero eso ya es una cuestión de cada uno. El título te incentiva a seguir avanzando para ver lo que les ocurre a los otros protagonistas que no estás manejando en ese momento. A mí me ha convencido, logrando emocionarme en algunos momentos.

Gracias a su realismo en imagen y sonido

Quantic Dream puede presumir ciertamente de obsequiarnos con juegos realmente potentes en la faceta visual. No hay más que ver el aspecto sumamente real que poseen los protagonistas de Detroit: Become Human. No solo ocurre con los personajes principales, sino también con los secundarios; un logro al alcance de muy pocos. A día de hoy, no podemos decir que en la parte gráfica este título tenga el impacto que tuvieron en ese aspecto los anteriores, pues se ha llegado a un techo gráfico realmente importante en esta faceta en la industria, pero el resultado en este título es realmente digno de elogio. Los gestos faciales son realmente increíbles; hay momentos en los que cuesta ciertamente saber si se trata de un videojuego, o de una producción real.

También hay que destacar la lograda banda sonora que escuchamos a lo largo de todo el título. En esta ocasión, el estudio ha contratado a un músico para cada línea argumental. Destaca el tema principal, llamado «Kara». Las partituras que oiremos con este personaje están compuestas por Philip Sheppard, autor de la música que inauguró los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012. De la música de Connor se encargó Nima Fakhrara (La Señal) y del score musical de Markus el encargado fue John Paesano (Daredevil, The Defenders). En su conjunto, la banda sonora está a un nivel bastante alto, acompañándonos con distintas melodías en todo momento, un trabajo muy redondo.

No podríamos despedirnos de la faceta sonora sin hablar del estupendo doblaje que tiene esta producción. Poniendo las voces a Connor, Kara y Markus se encuentran David Robles, a quien conocíamos anteriormente por otros trabajos como AC Odyssey, Resident Evil 2 (remake) o Anthem; a Olga Velasco a la que hemos oído en algunos de estos títulos, o en la entrega más nueva de la saga Gears; por último, poniendo voz en nuestro idioma a Markus, se encuentra Luis Manuel Martín Díaz. Estos actores realizan un trabajo realmente bueno. Tampoco podemos desmerecer el trabajo de los actores secundarios, pues está a la par al de los personajes principales.

Una característica muy buena que tenía el juego en PS4, era que podías poner también las voces originales con sus correspondientes subtítulos en nuestro idioma, hay que decir que los podremos poner en distintos tamaños, algo que se agradece muchísimo Esto, es algo que podemos seguir haciendo en esta versión del videojuego. Un detalle realmente bueno, pues si queréis disfrutar del juego en su mayor esplendor, es de esta forma, aunque el doblaje como digo está a un gran nivel.

Muy generoso en cuanto a duración

Los títulos lineales como este que tenemos en nuestras manos no suelen tener una duración muy grande. Más bien, suelen ser juegos que no superan las 8 o 10 horas. En esta ocasión, tenemos una historia que habiendo investigado bastante, y llegando a ver los «finales buenos», dura alrededor de unas 15 horas. Esta duración puede variar dependiendo de lo que vayamos eligiendo. Hay que decir que la duración está bastante bien, sobre todo cuando hablamos como dije antes de un videojuego claramente lineal. Si queremos ver todas las escenas, la duración puede verse claramente ampliada, incluso doblar la duración, pues no son pocas todas las secuencias distintas que existen.

Las dudas nos pueden hacer ver un camino u otro

Optimización y extras

Esta versión del título para PC, se ha analizado con un equipo con una tarjeta gráfica 970 de 4 gb, un Ryzen 7 1700 de procesador y 16 gb de RAM. Lo hemos jugado con la configuración gráfica en alto, con una resolución de 1080p y 60 FPS y el resultado ha sido bueno en líneas generales. Únicamente, nos ha dado algunos problemas de optimización en los momentos que hay bastantes elementos en pantalla, los cuales son varios a lo largo de la aventura. El equipo cuenta con unos requisitos similares a los que se pedía, por lo que la optimización podríamos decir que ha sido buena, pero que aún se puede mejorar un poco.

En cuanto a extras, a lo largo de la historia, podremos recoger algunas revistas. En las cuales, podremos profundizar mejor y así saber más datos acerca de este mundo, lo cual puede resultar interesante a algunos. Mediante los puntos de bonificación que consigamos en el juego, podremos comprar algunas ilustraciones o pistas de la banda sonora en el menú principal del juego.

Quantic Dream lo ha conseguido

Si soy totalmente sincero, he de decir que con este título esperaba ver generalmente una película, más que jugar a un juego. Lo cierto es que el estudio no intenta engañarnos en ningún momento, pero sí que han conseguido darle más profundidad en lo jugable a este título, pues es su proyecto más ambicioso hasta la fecha. En particular, notaremos ese avance en la faceta jugable en las investigaciones de Connor, o también en los quick time events, los cuales serán importantes para definir la historia que queremos ver. Una aventura que está contada con una narrativa a un nivel bastante bueno.

Con un reparto de actores que se van moviendo por la pequeña y la gran pantalla. También hay que destacar su doblaje, y la banda sonora, la cual hará que nos metamos más si cabe en la historia. En lo visual podemos decir que en lo que más destaca es en los gestos faciales, un trabajo colosal. En términos de duración la cosa tampoco está nada mal, pues tenemos un juego que dependiendo de lo que hagamos nos puede durar más de 15 horas si investigamos profundamente, pues de lo contrario puede ser más corto, y si queremos saber todo lo que puede ocurrir, incluso doblaremos esas horas al mando. 

Ya sea con mando o ratón, Quantic Dream y David Cage nos han demostrado por fin con un título redondo que nos pueden traer muy buenos juegos como este, y lo mejor es que aún les queda un poco de margen en lo que mejorar.  

Nota: 8,5/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Ziran.

Anthohearts

Los videojuegos son un arte que no entiende de marcas, solo de sensaciones diferentes que juntas entre si, se mezclan y forman un cocktail muy jugoso.