PowerUps
dirt 5 analisis ps4

Dirt 5 – Análisis PS4

El Dirt más divertido y variado hasta el momento

La serie Dirt lleva junto a nosotros un buen puñado de años. Conocida por los más veteranos como Colin McRae, fue rebautizada como Colin McRae: Dirt en 2007, siendo el último título lanzado antes del fallecimiento del famoso piloto. Colin McRae: Dirt 2 fue el último título que usó su nombre y, posteriormente, en Dirt 3, ya se prescindió del mismo. Hasta cinco títulos más se lanzaron hasta la llegada de Dirt 5, la nueva apuesta de Codemasters de la que me enorgullezco de hablar en el siguiente artículo. Apriétate bien el cinturón porque estamos ante el Dirt más espectacular y variado que hayamos visto.

El pasado 6 de noviembre Codemasters nos hacía llegar Dirt 5, la nueva entrega numérica de la saga que llega con muchas ganas de innovar y sobre todo, de sorprender a los fans de la serie con un pequeño giro de tuerca a lo que habíamos estado viendo hasta el momento con novedades tanto estéticas, como jugables. ¿Habrán dado en el clavo los chicos de Codemasters?

Cuatro modos y muchas horas de diversión

Dirt 5 nos vuelve a poner en bandeja cantidad de horas de diversión a través de sus modos de juego que, en esta ocasión se tratan de un total de cuatro. Un Modo Trayectoria, modo arcade, Online y finalmente, el modo PlayGrounds. Si bien tengo que decir que estamos ante la entrega más arcade hasta el momento, y los conocedores de la serie seguro que notarán ese cambio a nivel jugable.

Comenzando con el modo “Trayectoria”, se trata de un modo de carrera centrado en una narrativa. El jugador se enfrenta a un piloto rival (ficticio) llamado Bruno Durand, tras la voz del actor Nolan North, a través de 10 localizaciones y más de 70 rutas; Noruega, Grecia, EEUU, Marruecos y Brasil, son algunas de ellas. Además, el jugador contará con un mentor llamado Alex “AJ” Janiček (con la voz de Troy Baker) que nos irá brindando una serie de consejos a lo largo del tiempo.

El modo trayectoria se divide en cinco niveles de dificultad y básicamente se trata de ir ganando sellos Dirt para ir avanzando por el árbol de eventos. En cada evento, dependiendo de la posición en la que quedemos, se nos premiará con esos sellos, siendo nuestra moneda de pago para desbloquear los siguientes.

En cuanto este sistema, quiero romper una lanza a su favor, ya que este sistema de progresión es bastante dinámico, ofreciendo la posibilidad de elegir nuestro propio camino compitiendo entre los eventos de la disciplina que mejor se nos den. Dirt 5 se trata de la entrega con más disciplinas de la serie, recuperando las ya conocidas y descubriendo nuevas y divertidas modalidades; Landrush, Rally Raid, Ice Breaker, Stampede, Path Finder, Sprint, Ultra Cris y, finalmente, Gymkhana, que vuelve a la serie desde DiRT Showdown, llevando nuestra conducción al límite en cada una de ellas.

Dentro de este mismo modo de juego también tendremos los “Throwdown” o retos. Se trata de una serie de eventos contra otros pilotos en pistas cerradas o tramos cronometrados. Estos eventos se irán desbloqueando a medida que superemos ciertos objetivos del modo trayectoria y que, al superarlos, se nos premiará con medallas Dirt, experiencia o reputación. Finalmente, dentro de este mismo modo, tenemos el apartado de patrocinadores, aquí, dependiendo de nuestra reputación podremos firmar contratos con distintas marcas; Michelin, Monster, Oakley… Al firmar con ellos se nos establecerán una serie de objetivos de temporada que, al cumplirlos, nos premiarán con buena una suma de Dirt Dollars y experiencia.

Por otro lado, tenemos el modo “Arcade” que es, ni más ni menos, que el típico modo de carreras individuales. Aquí podemos preparar carreras personalizadas a nuestro antojo, ya sea de modo individual o multijugador a pantalla partida.

En cuanto al modo “Online” poco tengo que decir, quizás sea el modo más flojo del título y principalmente, se debe tanto a la poca comunidad de jugadores que lo frecuentan, como a las pocas opciones dentro de este modo de juego. Aquí podremos competir en línea contra otros jugadores, creando partidas en grupo o directamente buscando partidas en el modo carrera.

Finalmente, dentro de los modos de juegos de Dirt 5 tenemos el modo “PlayGrounds”. Este modo se trata de un sistema creación de circuitos entres disciplinas: Game Crasher, Gymkana y Smash Attack, ofreciendo cantidad de opciones. Los circuitos que creemos se pueden subir a los servidores de Codemasters para que otros jugadores los jueguen. Para que os hagáis una idea es algo así a lo visto en Súper Mario Maker, en donde los demás jugadores podrán jugar y puntuar las creaciones de los demás.

Un buen trabajo gráfico

Si bien, una de las cosas que más claras me quedaron al iniciar Dirt 5 fueron que Codemasters quiere que el título sea extremadamente jugable. Justo al prender el juego, nos aparecen dos opciones de configuración de imagen: modo FPS y modo calidad. El título está optimizado para ambas consolas; PlayStation 4 y PlayStation 5 pero, en mi caso estuve jugando desde una PlayStation 4 Slim, y claramente tuve que optar por el modo FPS, sacrificando calidad de imagen para que el juego fuera lo más fluido posible y sin bajadas de frames y, tengo que reconocer que, la experiencia fue súper productiva. Sin embargo, durante el juego se notaban carencias gráficas, por lo tanto, si quería disfrutar de un mayor número de detalles en partida tendríamos que optar por el modo calidad.

El trabajo del estudio de desarrollo está a un gran nivel gracias a la evolución del motor gráfico utilizado en Onrush de Codemasters Cheshire, con un excelente comportamiento, gran utilización de las luces y las sombras y unos diseños de coches y escenarios muy detallados. Tampoco es que nos podamos fijar demasiado en los decorados en plena carrera, pero, hasta donde he podido fijarme, se nota el cariño que los chicos de Codemasters le han dedicado a su trabajo. Sin embargo, vuelvo a decir que, si jugamos en PlayStation 4 con la configuración de imagen con prioridad a los FPS, se nota el bajón gráfico. Ya dependerá de lo que prefiramos a la hora de jugar.

Apostando fuertemente por lo arcade

A pesar de que sus inicios se centraron más en la simulación de rallyes, la franquicia Dirt ha sabido reconvertirse para ofrecer al usuario una experiencia más directa basándose en el género arcade. En Dirt 5 no tendremos ese problema de estar configurando ni haciendo arreglos de última hora a nuestro coche antes de cada carrera, a lo sumo personalizar con detalles estéticos como, colores, estampados, o la colocación de vinilos de los patrocinadores, sin demasiadas complicaciones y una curva de dificultad más que asequible.

Superar los eventos dentro de las distintas modalidades no nos costará demasiado esfuerzo en la dificultad normal, aunque tenemos varios niveles dificultad, los cuales se pueden seleccionar si queremos un poco de dificultad extra que se vaya adaptando a nuestro nivel. También tenemos otras opciones jugables como la posibilidad de elegir entre la transmisión automática o manual y distintas vistas de conducción. Básicamente las típicas dentro de los juegos de conducción.

Por otro lado, tengo que decir que la sensación de control es bastante correcta, con una buena respuesta a los controles y unas físicas que, como ya digo, están más cerca del género arcade que al de simulación, y que hacen de esta experiencia bastante asequible a cualquier tipo de jugador. Además, cada vehículo tiene su propia conducción, tenemos hasta 13 clases de vehículos desde rock bouncers hasta modernos coches de rally o clásicos de los 80′ y 90′, sintiéndose tanto su respuesta en los distintos terrenos como la diferencias entre peso, potencia y tipo de tracción de cada uno de ellos.

Dirt 5, más sucio que nunca

Tengo que reconocer que se trata del Dirt más espectacular de la serie. Tenemos variedad de circuitos, localizados en distintos países, donde conduciremos a través de terrenos accidentados, nieve, hielo, asfalto, o luchando contra tormentas de arena. Pero, lo que más sorprendió fue su novedoso sistema de condiciones meteorológicas extremas dinámicas y la transición de día/noche, los cuales ya he visto implementado en varios títulos, aunque el efecto en este, es bastante espectacular.

Dichos efectos condicionarán nuestra conducción a medida que va variando. Por ejemplo, algunas carreras comenzarán a la luz del día, notando como va cayendo la noche y terminándola a plena oscuridad, por lo tanto, requerirá que se enciendan los faros de los vehículos y la iluminación de la pista en plena carrera.

En cuanto a la meteorología, condicionará bastante más nuestra conducción. En ocasiones la pista estará completamente seca, y en plena carrera, nos veremos inmersos en una tormenta. El efecto de la lluvia creará grandes charcos y barrizales en plena selva brasileña que harán nuestra conducción mucho más extrema. Igualmente pasa con la nieve, restando visibilidad y llenado el trazado de nieve, o placas de hielo que harán que perdamos agarre. Tampoco faltarán las tormentas de arena en localizaciones como Wadi, en Marruecos, con lo que ello conlleva a la hora de mantener altas velocidades en las carreras. Como podéis ver, el sistema de climatología dinámica se trata de una de las características más llamativas e innovadoras de este título, lo que lo hacen, además de imprevisible, muy pero que muy divertido.

El sonido de la competición

Finalmente, en un título de estas características no podía faltar un buen trabajo sonoro. Dirt 5 no podía ser menos y los de Codemasters no han perdido el tiempo en reunir un plantel musical de lujo con la presencia de superestrellas globales como The Killers, The Prodigy y Chaka Khan,YUNGBLUD, Sea Girls o Broken Witt Rebels, aderezando un apartado que luce fantásticamente junto a un popurrí de efectos sonoros que, reproducen perfectamente el sonido de la competición y de sus potentes máquinas. Tampoco podían faltar los comentaristas que nos introducen en cada uno de los eventos con un divertido podcast protagonizado por Nolan Sykes y James Pumphrey y que, podemos volver a escuchar cuando queramos desde el modo trayectoria. Un apartado que siempre suma si está a un buen nivel y, en esta ocasión, lo hace con creces.

Conclusión

Como aficionado de los juegos de motor, Dirt 5 ha sido todo un descubrimiento. Un juego directo, sin complicaciones y lleno de emoción que nos lleva a visitar un variado número de localizaciones y sus trazados, a través de ocho disciplinas diferentes y cuatro modos de juego. Su increíble jugabilidad y su curva de dificultad evolutiva hacen que en apenas unos minutos asimiles el tipo de conducción de cada vehículo. Todo esto, aderezado con un excelente apartado gráfico y a la participación de grandes bandas de renombre que ponen la guinda del pastel a las carreras más locas y emocionantes que podemos jugar durante estas navidades.

Nota: 8/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Koch Media.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".