F1 2018

F1 2018 – Análisis Xbox One

Como es habitual, Codemasters no falla en su cita anual y nos trae F1 2018. De entrada sabemos que no será uno más, pues seguramente sea la última entrega en la que veamos al asturiano Fernando Alonso montado en uno de estos biplazas. Si esto no fuera poco, puede que sea el último juego de la franquicia en la actual generación. Sin más preámbulos, veamos adonde han llegado estos chicos, arranquemos y pisemos fuerte el acelerador. 

Una jugabilidad muy equilibrada

Los que no se han puesto nunca a probar un juego de simulación siempre tienen cierta reticiencia a hacerlo. Pues bien, en este título no debéis temer tanto, pues la jugabilidad está muy equilibrada. Con esto quiero decir que no os parecerá un paseo, pero que tampoco se nos hará cuesta arriba desde el principio. El equipo que ha desarrollado este videojuego ha puesto un gran hincapié en este aspecto en crear una entrega de la franquicia que sea accesible para todos.

Lógicamente, los más exigentes no querrán que esto sea así de sencillo, pero es ahí cuando de nuevo han acertado. Todos los que quieran un desafío, pues tendrán la posibilidad al igual que en otros juegos del género de quitar las ayudas. Aún así, nos ha parecido que con un poco de práctica, se puede llegar a disfrutar mucho de este título, ya sea con ayudas o sin ellas.

Ajustes a tutiplén

Una de las características más vistas en todo juego de simulación son los ajustes y configuraciones de los coches. Es un aspecto siempre muy demandado. Podremos cambiar los frenos, la amortiguación, la aerodinámica, todo tipo de modificaciones. Los más curiosos no se arrepentirań ni tampoco saldrán decepcionados los que busquen el máximo realismo posible en este aspecto.

Ádios a Magic Alonso

Como todos sabéis, Fernando Alonso anunció meses antes de que terminara la temporada que se marchaba de la competición. Una noticia realmente triste para el deporte, pues dada la edad del corredor español (37) , raro sería que volviese en un futuro. La imagen del piloto español a estado ligada a esta franquicia desde sus inicios. En una de los primeras entregas allá por 2005 en PS2, el corredor nos ponía su imagen y voz para meternos en este mundo tan veloz.

No lo hacía solo, también estaba acompañado por las voces de Antonio Lobato y Gonzalo Serrano. Este tandem persistió mientras la Fórmula 1 se emitía en Telecinco, pero se fue disolviendo. No obstante, debemos recordarlos con cariño, pues la popularidad de este deporte en nuestro país ganó enteros gracias a ellos. También hay que decir que sin esos comienzos, sin esas primeras piedras sólidas, no hubiesemos tenido ahora estos grandes títulos que nos han dado.

El Modo Carrera, su principal aliciente

Aunque parezca mentira, la modalidad principal, la más atractiva del título sigue siendo el Modo Carrera. Desde sus inicios, cada entrega ha apostado fuertemente por esta modalidad. Aquí, creamos un piloto a nuestro gusto. Después de esto, tendremos que escoger una escudería. Para tomar esta decisión, deberemos mirar los requísitos que nos ponga cada una, tras ello podremos empezar a darle a la máquina.

En esta edición, tendremos la novedad de una asistente virtual que nos irá haciendo entrevistas  y acompañará por nuestro recorrido. En algunas ocasiones tendremos la posibilidad de elegir entre diferentes respuestas a las preguntas que nos hacen, pero esto no cambiará para nada, simplemente es un añadido más anecdótico que otra cosa.

Llega la Superlicencia

Para los que les va jugar en línea y en carreras competitivas, llega esta vez el modo Superlicencia. Muy inspirado en la F1 real, nos ofrece carreras ya sea contra amigos, o con otros jugadores de todo el mundo. Los servidores funcionan bastante bien, lo único malo es que estamos ante un título que es mejor tener amigos con los que jugar, porque las salas no suelen estar con demasiados usuarios disponibles a todas horas, depende mucho del horario.

Tecnicamente sigue en la misma estela

En ningún juego, y eso es mucho decir, nunca el apartado técnico debe ser lo más importante del mismo. Es cierto que antes debe primar por supuesto que tenga una jugabilidad sólida y que en ese aspecto funcione bien, pero si soy de los que piensan que un buen juego de conducción, más  aún de simulación debe tener muy buenos gráficos, pues ello ayuda a que todo sea más real.

En este entrega de la franquicia, no ha habido una gran mejora en este aspecto, pues era algo muy difícil de conseguir. Ya el aspecto técnico del anterior título ya era excelente en esta faceta. Hay que decir que lo más destacable no son los modelados de los coches, sino los efectos lumínicos, la similitud de los circuitos y los  efectos climatológicos. Todo esto está muy conseguido, algo que merece la pena destacar.

Los amantes no deben dudarlo

De bien es sabido que estamos ante un título que no es para todo el mundo. Eso es cierto, pero todos los que aman este deporte tienen una cita obligada con este títtulo. Es sin duda uno de los mejores juegos de simulación y conducción de la generación, también es de las mejores entregas de la franquicia, si no la mejor. Es posible que estemos ante el último juego con las consolas actuales de esta saga. Por si esto fuese poco, tenemos con nosotros la última entrega en la que aparecerá Fernando Alonso, todo un estandarte del automovilismo.

F1 2018 es ante todo un gran juego de carreras, y también de simulación. Tiene el toque de dificultad necesario para los que quieren iniciarse, y también está la posibilidad de que los más expertos y exigentes modifiquen los ajustes y lo pongan a su gusto, todo una delicia. Ante nosotros tenemos un Modo Carrera más completo que nunca. Por otra parte, en lo técnico también estamos ante un producto de una factura muy bella, donde lo que más destaca no es el aspecto técnico de los monoplazas en si, sino su iluminación y lo bien que están conseguidos los diferentes cambios en la climatología. Podríamos decir que Codemasters no ha engañado a nadie y nos ha dado un título hecho absolutamente para los fans del género, un gran acierto, sin duda.

Article by anthohearts

Frikazo hasta la medula. Fiel seguidor de Kingdom Hearts, Dragon Ball y muchas frikadas más. No debemos mirar a este arte con marcas, sino con juegos. El tener muchas aficiones es un don, no una maldición!