PowerUps
Ghost of Tsushima

Ghost of Tsushima: Director’s cut – Análisis PS5

La leyenda del fantasma Tsushima sigue creciendo.

Para muchos Sucker Punch les sonará a la película de Zack Snyder lanzada en 2011 pero, si le añadimos Productions la cosa ya cambia. Sucker Punch Productions tiene a sus espaldas un variado catálogo de trabajos por ejemplo, la prestigiosa serie Infamous, o el conocido plataformas Sly Cooper con los que muchos disfrutamos allá por 2002. Aunque, la desarrolladora estadounidense nos hacía llegar su más preciado trabajo durante 2020, Ghost of Tsushima, se convertía en su título más elogiado de los últimos años, una aventura que nos acercaba más al marcial camino del Samurái en una emocionante aventura cargada de acción y emociones a partes iguales.

Ghost of Tsushima recibía gran cantidad de críticas positivas tanto por parte de la comunidad como de los medios desde su lanzamiento. Una aventura redonda que se merecía volver a nuestros dispositivos de última generación con el montaje del director (Director’s Cut) añadiendo novedades en cuanto al apartado técnico para la versión de PlayStation 5, lo último en cuanto a contenido extra y algo de equipamiento exclusivo para la ocasión. Una oportunidad para los que no lo tuvieron en cuenta o, simplemente, no pudieron hacerse con él en su momento. Pero antes de continuar os dejo la relación de lo que incluye este Ghost of Tsushima: Director’s Cut:

  • Juego completo Ghost of Tsushima.
  • Expansión Iki Island
  • Ghost of Tsushima Legends
  • Mini libro de arte digital producido por Dark Horse
  • Comentario del director: El equipo creativo se sienta con un renombrado historiador japonés para observar el mundo de Ghost of Tsushima, comparándolo con los eventos históricos que lo inspiraron.
  • Un punto de técnica
  • Amuleto del favor de Hachiman
  • El Skin Set del Héroe de Tsushima que incluye: mascara dorada, kit de espada, caballo y montura.

Una gran ambientación

Ghost of Tsushima se inspira en los históricos eventos de la invasión mongola en Japón en torno al año 1200 a.c. concretamente durante la ocupación de las islas de Tsushima e Iki desde la mar por las tropas del Kan, en donde 80 samuráis lucharon por expulsar al invasor de sus tierras. Wolverine jugador se pondrá en la piel de Jin Sakai, miembro del clan de Sakai, el cual luchará por vengar la muerte de su padre a manos de las tropas mongolas, además de participar en la lucha por liberar las islas y ponerle fin a la maquinaria militar mongola en la isla nipona dirigida por Khotun Khan.

Khotun Khan

Durante el desarrollo de la aventura Jin sacrificará el código de honor de los samuráis para poder plantar cara al invasor, muy superior en número, viéndose obligado a poner en práctica tácticas deshonrosas para su estilo de vida, el estilo del Fantasma, lo que le provoca un conflicto moral a si mismo, así como familiar contra su tío, Jito Shimura, señor de Tsushima, apresado por Khotun Kan durante los primeros compases de la aventura. A pesar de que moralmente este estilo es deshonroso para los samuráis, sus tácticas conseguirán sembrar el terror entre las tropas enemigas, lo que hará que poco a poco se vaya formando la Leyenda del Fantasma de Tsushima.

Pero a pesar de que el desarrollo de la historia principal de Ghost of Tsushima es bastante predecible, está bastante bien formada. Sentir como se va forjando la leyenda del “Fantasma” a través de los personajes es lo que más me ha gustado. Poco a poco veremos como los NpJ van comentando las hazañas del fantasma o como vamos ganando la confianza de las tropas para plantarle cara al invasor, así como los personajes secundarios, llenos de fuerza y con una participación muy activa durante la aventura, son puntos clave para que la historia principal no pierda tirón, que junto a alguna sorpresa argumental, hacen de este apartado algo a tener en cuenta a la hora de hacernos con este título.

Además, no solo la historia principal (Diario de Jin) está a la altura de lo esperado, también tendremos otro tipo de misiones, los “Relatos de Tsushima”, que se podría decir que se trata de misiones secundarias, le dan cuerpo al conjunto, pequeños relatos en los que la mayoría de las veces participan personajes secundarios de la aventura, y que además de desarrollarlos un poco más, nos premian con equipamiento y recursos para la mejora del mismo al concluirlos. Finalmente también tenemos los “Relatos míticos”, que son historias del folclore japonés que al completarlas nos premian con técnicas míticas de Samurái. Como ya dije Ghost of Tsushima: Director’s cut añade el DLC “ Iki Island”, el cual nos lleva a otra de las islas que fueron invadidas por los mongoles, en la que tendremos que afrontar nuevos peligros, ofreciendo más horas de diversión.

Un verdadero portento audiovisual

Del mismo modo que el apartado argumental es excepcional, Ghost of Tsushima: Director’s cut nos lleva a disfrutar de un viaje virtual por los exuberantes parajes y arquitectura del folclore japonés. Una aventura llena de color y sobre todo de vida, desde los protagonistas hasta los personajes secundarios, entornos, fauna, climatología… En Ghost of Tsushima todo se conjuga en un conjunto de detalles positivos que convierten su apartado gráfico en algo que en muy pocos títulos habíamos visto, y que engrana casi a la perfección, invitándonos durante el viaje de Jin a tomarnos más de un respiro entre combates e ir de aquí para allá visitando localizaciones, observando los llamativos parajes mientras escuchamos la naturaleza, la música de fondo, sentándonos a observar el vaivén de la hierva o inmortalizando estos momentos gracias al modo foto, al que no le falta un detalle.

En cuanto al rendimiento, Ghost of Tsushima Director’s Cut ofrecerá una experiencia única a los jugadores de la consola de última generación, llevándonos por los parajes japoneses a 4k y 60fps, con una carga ultrarrápida y una sensación única a través de DualSense, proporcionando una sensación de inmersión bastante buena mediante la vibración háptica y haciendo uso del touchpad para mecánicas muy interesantes, como guardar o sacar la katana o llamar al viento guía para indicarnos la dirección hacia donde tenemos que dirigirnos.

Todo esto junto a un motor gráfico que rinde perfectamente sea cual sea momento que se este desarrollando, ya sea escenas cinematográficas o luchando contra las tropas mongolas llenas de elementos en pantalla, que nos lleva a experimentar unos combates híper realistas y con una excelente fluidez sin ningún tipo de caídas de FPS. Sin embargo, nos encontramos con algún que otro fallito en cuanto a físicas o cajas de colisiones, además de algunas texturas de baja calidad en ciertos lugares del mapeado, aunque viendo su extensión, es casi normal que pudiera pasárseles por alto.

Su mundo abierto que cojea pero da mucho juego

Así mismo, el excepcional rendimiento del motor gráfico consigue que la jugabilidad esté a la altura de las circunstancias. El jugador podrá explorar la Isla de Tsushima y de Iki, en el DLC que incorpora esta edición a pie o a caballo -lo más recomendable- si vamos a recorrer largas distancias. Sin embargo, su mundo abierto no se trata del mejor al que hayamos jugado ya que, a la hora de afrontar ciertas misiones no nos deja desviarnos demasiado. Además, Jin también puede escalar laderas, a través de los salientes o pasar de un lado a otro utilizando una especie de garfio, que se tendrá que fabricar en un momento la aventura para alcanzar sitios inaccesibles como los templos, o pasar de una orilla a otra de los ríos nadando.

Sin embargo, el combate se trata de uno de los apartados jugables mas espectaculares del juego. En mi opinión, Sucker Punch Productions ha conseguido mediante una fórmula sencilla, que el jugador sienta el verdadero poder que contenía en sus manos un Samurái. Dos tipos de golpes, una esquiva, un bloqueo y cuatro estilos (posturas) de lucha, al más puro estilo Nioh, indicadas al tipo de enemigo al que nos enfrentamos; la de piedra, para espadachines, del agua, para porta escudos, la del viento, para lanceros y finalmente, de la luna, para luchar contra los salvajes, consiguen un sistema de combate sencillo, fluido y lo suficientemente espectacular como para que el jugador se sienta totalmente a gusto batiéndose en duelo contra todo tipo de enemigos, siendo importar su número.

El jugador podrá elegir como enfrentar a los enemigos, por un lado puede hacerlo como se refleja en el camino del Samurái, que se trata de una serie de principios los cuáles debe respetar basándose en la lealtad y el honor hasta la muerte, enfrentando a los enemigos con honor, o sea, de frente. Sin embargo, habrán momentos en los que tendremos que eliminar a los enemigos desde las sombras, obligatoriamente en determinados momentos de la historia o cuando nos convenga.

Durante los combates también podremos mantener lances contra los enemigos, que ni más ni menos son duelos de uno contra uno al más puro estilo película del oeste, o ir asesinándolos por la espalda aprovechando la oscuridad para seguir mantenernos ocultos. Si bien este tipo de mecánicas permite que el jugador elija qué tipo de camino seguir, desarrollando las habilidades de Jin de la manera que más nos convenga para continuar la aventura.

Haciendo crecer la leyenda de Fantasma

A lo largo de la aventura la leyenda del fantasma de Tsushima irá creciendo y, junto a ella sus habilidades. A medida que Jin avance en la aventura y se enfrente enemigos se nos irá premiando con puntos de técnica. Estos puntos se pueden invertir para mejorar habilidades y técnicas dentro de tres grandes grupos. Se tratan de las técnicas de Samurai, en la que están las técnicas de desvío, evasión, artes míticas y de exploración; las posturas de combate y, finalmente, las de Fantasma, entre las que están tácticas que no siguen el camino del samurai, como las armas como el kunai, bombas de humo, explosivas…

Igualmente, Jin también puede mejorar sus armas y equipo, como su katana, el tanto, su arco, kunai… así como su armadura, con distintos ropajes y estilos, y finalmente accesorios. Todos estos elementos se podrán mejorar con la recolección de recursos (provisiones, hierro, acero, oro, lino, madera, seda, flores…) y luego visitando a los artesanos que viven en las aldeas y templos de la isla.

Pero además, el jugador podrá mejorar los puntos de determinación y ampliar la salud máxima, encontrando termas ocultas, donde descansar y meditar, o encontrar puestos de bambúes, donde poner en práctica la pericia con la espada y mejorar los puntos de determinación de Jin.

Conclusión

Ghost of Tsushima se convirtió en uno de los lanzamientos mejor valorados en PlayStation 4 el pasado año gracias al trabajo de Sucker Punch Production, y no me cabe duda de que un año después lo sigue siendo. A pesar de que no tuve la oportunidad de disfrutarlo en la pasada generación, su llegada a su hermana mayor ha sido todo un acierto. Poder disfrutar de todas sus virtudes en esta consola y su profunda historia llena de acción, se ha convertido en una de las mejores experiencias que haya podido tener hasta el momento a los mandos de una PlayStation 5.

A pesar de esos pequeños fallos, que detallo durante el análisis, para nada afectan al marco global de esta aventura que, como todo, puede ser mejorable. Una aventura de esas que no pararemos hasta completar el Platino y en donde siempre  ganas de volver a completar y que nunca nos caerán pesadas sus 20 horas de historia principal y casi 40 si finalizamos todas las secundarias y el contenido del DLC “Iki Island”. ¿Conseguirás agrandar la leyenda?

Nota: 9,5/10

* De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Precision Spain.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".

Prozis gaming

MakeGoodArt