Mastodon
PowerUps
Gungrave G.O.R.E

Gungrave G.O.R.E – Análisis

Disparos recién salidos de la tumba…de PS2.

Gungrave G.O.R.E resucita una forma de hacer videojuegos que no veíamos desde los tiempos de la segunda PlayStation con el objetivo de contentar a los jugadores más nostálgicos.

Viaje al pasado

Gungrave G.O.R.E es de esos juegos que con haberte jugado un par niveles ya sabes perfectamente como va a ser el resto del juego. Unos 10-20 minutos de fase inicial sin hacer otra cosa que no sea simplemente matar decenas de enemigos sin parar desde luego no da pie a esperar mucho más del título. Te presenta de la forma más radical un “esto es lo que hay, lo tomas o lo dejas” que, o bien da con la tecla del jugador, o termina por espantarlo a las primeras horas de juego. 

Este título es la tercera entrega de una saga nacida en PS2 muy poco conocida, pero cuyos juegos son considerados de culto por aquellos que tuvieron la oportunidad de probarlos. Son títulos cuya jugabilidad es muy sencilla. Es un arcade simplón de machacar un botón para disparar con apuntado semiautomático y arrasar con todo humano o bicho que se ponga por delante hasta llegar al final de unos escenarios pasilleros. Lo curioso es que esta secuela continua al pie de la letra lo visto en sus entregas anteriores hasta el punto de parecer un juego de PS2 pese a llegar un par de generaciones más tarde. 

Y cuidado con tomarse esto como algo malo, porque ya quisieran muchos títulos actuales tener la calidad que algunos de los más retro. A lo que me refiero es que echando unas primeras partidas a Gungrave G.O.R.E emprendes un viaje de vuelta a una época donde los juegos se hacían de una forma completamente distinta. Desde sus menús hasta sus mecánicas son todo lo que se podía esperar de un juego de PS2 de fondo de estantería en una tienda de segunda mano. Por esto mismo es que el título resulta interesante al principio. Marcadores de puntuación, flechas amarillas enormes, enemigos clónicos que parecen de plástico… son elementos que se convierten en una brisa de nostalgia para los que le echamos horas y horas a una consola tan querida. 

Un homenaje respetuoso, pero sin ambiciones

Por suerte o por desgracia, eso es lo mejor que puedo decir de Gungrave G.O.R.E. Porque sí, sabe a juego de PS2 y eso es genial, pero solo en los primeros niveles. Cuando llevas más de un par de horas haciendo exactamente lo mismo en escenarios repetidos acabas por hartarte. Como ya he dicho, solo hay que caminar hacia delante, disparar con un botón y de vez en cuando hacer una esquiva, un agarre o un golpe especial, sin más. Se limita a rendir homenaje y continuar un legado, pero sin aportar nada más a la fórmula. Es una experiencia estancada en el pasado difícil de disfrutar a día de hoy por varios motivos. El planteamiento ya de por sí es repetitivo hasta la extenuación y los controles son toscos y pesados. Los niveles son demasiado parecidos entre ellos y siempre son un pasillo por el que avanzar. Tanto los gráficos como la dirección de arte son sosainas y tiran por la borda el Cell Shading del original para crear un aspecto realista que no le sienta bien. Tampoco ayuda una dificultad desesperante consistente en arrojarte un montón de enemigos de golpe, colocarte en plataformas en las que al caer mueres de una o imponer secciones a contrarreloj espantosas e injustas. 

Me gustaría decir que lo peta en algún apartado como la historia, pero eso sería mentir. Sin entrar en profundidad ni spoilers, es básicamente un anime en el que un grupo de héroes tiene que acabar con una malvada banda mafiosa que utiliza una droga llamada SEED que provoca mutaciones. Y por mucha cinemática que haya la trama es lo que es. Había que crear alguna excusa para controlar a un tío con una tumba-metralleta a la espalda (aunque el concepto mola un rato). Si que puedo destacar que alguna cinemática mola bastante y que el doblaje de los personajes principales es bueno en cualquiera de los tres idiomas en los que está doblado. Por cierto, no viene con voces en español, pero no os preocupéis que tanto subtítulos como menús y todo lo demás cuentan con una perfecta traducción al castellano, por lo que en ese sentido todo fantástico.  

Y aunque el doblaje cumpla, tampoco destaca especialmente por su banda sonora. Suelen ser temas de rock cañeros que, salvo un par de excepciones, suenan demasiado genéricos y machacones. Además, la mayoría del tiempo lo único que se escucha son nuestras armas abriendo fuego todo el tiempo opacando todo lo demás. Mirándolo por el lado bueno, el hecho de que este apartado no sea la bomba sumado a lo automático de su jugabilidad convierte al juego en una buena opción si os gusta escuchar podcast en vuestras sesiones de juego.

En cuanto a rendimiento técnico y bugs. No he sufrido ninguna caída de fps que recuerde, pero sí que he experimentado algún que otro bug que me ha dificultado el avance. Por lo general, habrá puertas que se vayan abriendo conforme acabemos con los enemigos, pero en un par de niveles concretos las puertas no se abrían y he tenido que reiniciar y rejugar la sección para poder continuar. Por suerte el juego cuenta con varios puntos de control en cada fase, por lo que no tuve que hacerme todos los combates hasta ese punto. Eso sí, da rabia atascarse en un escenario que viene a ser un pasillo grande.

Como decía al principio de este análisis: esto es lo que hay, lo tomas o lo dejas. Y es que Gungrave G.O.R.E a fin de cuentas es un producto casi exclusivo para los fans de la saga y los jugadores que echen de menos los tiempos de PS2. El hecho de que sus misiones no lleguen a la media hora de duración favorece que, si te apetece, entres, te pongas a pegar cuatro tiros y listo. Pero tarde o temprano hay que admitir que la realidad es que no tiene ambiciones más allá de ser una secuela fiel y que hay un límite en cuanto se puede estirar una fórmula. En resumen, una obra interesante para un público muy concreto, pero un juego bastante insípido para los demás. 

Conclusión

Gungrave G.O.R.E ofrece una experiencia atrayente para los más nostálgicos que, por desgracia, no aspira a nada más que continuar una franquicia de la forma más fiel posible a la esencia de la época y la consola que la vio nacer. 

5

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de PLAION.