PowerUps

Kirby Battle Royale – Análisis

Chaparrón golpes en DreamLand El pasado 3 de noviembre, Kirby, la simpaticona bolita rosa de las mil facetas volvía a Nintendo 3DS con una nueva aventura, aunque en esta ocasión convertida en un divertido y entretenido spin-off. Y es que la creación de Hal Lavoratory lleva junto a nosotros desde 1992 con más de treinta […]

Chaparrón golpes en DreamLand

El pasado 3 de noviembre, Kirby, la simpaticona bolita rosa de las mil facetas volvía a Nintendo 3DS con una nueva aventura, aunque en esta ocasión convertida en un divertido y entretenido spin-off. Y es que la creación de Hal Lavoratory lleva junto a nosotros desde 1992 con más de treinta títulos a sus espaldas, repartidos entre secuelas, spin-offs y recopilatorios, así como participaciones especiales en distintos crossovers. Casualmente este año la franquicia celebra su 25º aniversario, un año en el que ya van por su tercer título puesto en el mercado para Nintendo 3DS, y que así mismo se prepara para aterrizar por primera vez en la nueva consola de la compañía, Nintendo Switch.

[dropcap]K[/dropcap]irby Battle Royale se presenta como un divertido videojuego de lucha en el que no solo tendrémos que batirnos contra los contrincantes a base de golpes, sino que además tendrémos que compaginarla con otras labores para salir victorioso. Recolección, lucha, responder cuestionarios, cálculos, e incluso una mezcla de ellas, son algunas de las situaciones que nos podemos encontrar en los combates. A todo esto, hay que sumarle que es posible jugar en modo multijugador, magnificando la experiencia de juego y por supuesto la diversión junto a otros amigos tanto de forma online como local.

Buena idea general, aunque le falta contenidos

Introduciéndonos en el kit de la cuestión, si bien hay que decir que antes de hacerte con Kirby Battle Royale hay que tener muy en cuenta el videojuego que estamos adquiriendo, ¡ojo! no te esperes que es una entrega más de la magnífica franquicia Kirby en la que vamos recorriendo sus coloridos escenarios en DreamLand, aquí nos encontramos ante un videojuego con un argumento bastante básico que nos introduce en un modo aventura de poca duración. Su duración apenas puede llegar a extenderse más de seis horas, esto si eres un poco manco -termino moderno para definir a un jugador torpe- . A cambio, Kirby Battle Royale nos ofrece un mix de variadas mecánicas de juego, que terminan germinando un videojuego resultón, divertido y principalmente orientado, por lo que a mi me pareció, a usuarios de temprana edad.

Gana la tarta de tus sueños

Su argumento se resume de forma breve, y es que el Rey Dedede ha organizado un gran torneo, el Grand Prix Dedede, el cual premiará al ganador con la tarta de sus sueños. Aquí es cuando sale a la palestra Kirby, quien recibe una invitación para participar en él. Entonces, nuestra simpáticona bolita rosa se pone en marcha hacia el castillo de Dedede junto a Waddle De, al cual nos encontramos de camino al torneo.

Tras esa pequeña cinemática y un breve tutorial introductorio, que tiene como objetivo mostrarnos los distintos movimientos y mecánicas de combate en ambientes 3D, tendremos que ir superando las distintas ligas. Para ser exactos tenemos cinco repartidas entre; Aspirante, Bronce, Plata, Oro y Platino, divididas en distintos combates. A medida que vayamos superándolos nos premiarán con monedas, sirviéndonos para desbloquear el combate de ascenso y así pasar a la siguiente liga. Al igual que vamos ascendiendo de liga, la dificultad de los comabates también aumentará, hasta llegar al combate final por el premio contra Dedede.

En el «coliseo de combate» ganará el Kirby mas KOs haya conseguido al final de la ronda.

Diez formas de combatir a modo de minijuegos

En cuanto a los combates, tenemos que decir que se muestran bastante dinámicos y divertidos, ya que no solo hay que liarse a mamporros contra los contrincantes. Hay hasta diez tipos diferentes, coliseo de combate, lucha por las manzanas, cazatesoros... Podríamos decir que son como si metiéramos en una batidora la ambientación de Kirby, los divertidos minijuegos de la franquicia Mario Party, luchas y finalmente, un modo multijugador, surgiendo como resultado este divertido título.

En los «combates caóticos» tendremos que colócarnos en el panel correcto y evitar que los contrincantes lo hagan.

Modos de juego y coleccionables que mejoran la experiencia

Tras el modo historia, Kirby Battle Royale ofrece al jugador un buen número de labores que realizar tras su end game. Si bien podémos ponernos a completar los combates de todas las ligas obteniendo premios, realizar retos, comprar coleccionables, entrenar nuestras estrategias de combate, e incluso medirnos contra otros jugadores con el modo multijugador, ya sea por descarga local u online. Este último sigue mas o menos el sistema de Super Mario Kart. Tenemos un número de puntos de clasificación que irán aumentando al igual que nuestro nivel a medida que vayamos obteniendo victorias en partidas clasificatorias. Este contenido se muestra como un modo de darle algo más de vida a un videojuego que en principio pareció demasiado breve.

Si bien hay que reseñar que en el modo multijugador online no tuvimos problemas para encontrar adversarios, apenas unos minutos, pero a diferencia si que experimentamos varios problemas de conexión, con incómodos lags durante los combates, aunque nada que no pueda solucionarse con una actualización.

En resumen, como bien comenté durante el análisis, Kirby Battle Royale se muestra como un videojuego resultón y original, orientado principalmente al juego multijugador, y cuya principal premisa es entretener al usuario que busca algo paralelo a la franquicia. Sus distintos modos de juego mejoran una experiencia que se muestra demasiado breve en cuanto al modo historia. Un título más para una franquicia que ya lleva veinticinco años entreteniéndonos y que tiene en mente seguir haciéndolo.

*Siguiendo nuestra política de actuación, este análisis ha sido posible gracias a la copia de prensa cedida por Nintendo España.

Foto del avatar

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".