PowerUps
Kitaria fables

Kitaria Fables – Análisis Switch

Un colorido mundo que avanza muy lento, ideal para iniciados en el género.

Actualmente contamos con grandes exponentes en el género de granjeo como Stardew Valley, Story of Seasons y Rune Factory, por mencionar algunos. Por lo que PQube busca sorprendernos con una combinación osada y a la vez interesante.

Kitaria Fables es una prueba palpable de que es posible agregarle dinamismo a un género que por sí mismo, por lo regular, emula la tranquilidad sin muchos sobresaltos sobre la vida en el campo. Si a esto se le agrega una pizca de Diablo 4 y Minecraft Dungeons, el resultado obtenido por la desarrolladora Twin Hearts con Kitaria Fables es robarnos muchas horas.

Su historia es sencilla, sin ser pretenciosa

Aquí jugamos como Miaurgan Von Whiskers, un soldado gatuno que ha sido enviado de la capital al poblado de Villa Patitas junto con su fiel compañero Macarrón, una criatura un poco bocazas que será la voz de nuestro protagonista en esos momentos de disconformidad.

Nuestra misión es proteger a los pobladores de la Villa, que por alguna extraña razón se han vuelto más agresivos y atacan a todo aldeano que se aventure fuera de Villa Patitas. Conforme avancemos iremos descubriendo las razones de los ataques de los monstruos y las maquinaciones de la Capital en este Cataclismo, evento que según la leyenda se profetiza una nueva era de oscuridad.

Debo decir que la narrativa se toma su tiempo, mientras se nos van enseñando las mecánicas de juego, por lo que las misiones de recadero estarán a la orden del día, aunque, ya avanzados en cierto punto la historia lanza todo lo que tiene para engancharnos, a pesar que su enfoque está en lo jugable y muy poco en darle relevancia al mundo donde vivimos.

La jugabilidad es fácil de aprender, aunque se desaprovecha la granja

Pasaremos mucho tiempo explorando los alrededores de Villa Patitas, ya sea en búsqueda de materiales y realizando misiones que los distintos aldeanos nos soliciten. El juego cuenta con una perspectiva isométrica fija 3D, lo que significa que no podremos cambiar la posición de la cámara. El sistema de batalla es bastante sencillo y agradable, pudiendo rodar para esquivar y cada enemigo muestra una trayectoria de su ataque inminente que podremos evitar.

De inicio contamos con herramientas sencillas para iniciar nuestra granja, las cuales podremos mejorar con patimonedas y recursos que dejen caer los enemigos o que nos encontremos en el camino. Las mazmorras cuentan con un diseño de laberinto muy divertido que recompensa la curiosidad. Algo un poco molesto es que no contamos con un minimapa, por lo que es necesario abrir el mapa general de Canoidera para saber en dónde estamos, aunque, esto no detiene el mundo y si estamos en un área con monstruos, estamos indefensos ante un ataque sorpresa.

Kitaria Fables nos ofrece algunos puntos de viaje rápido que serán un salvavidas en ciertas zonas de largo recorrido, sin embargo, resultan ser insuficientes y toca andar a pie. Algo que no es tan malo, en razón que es necesario estar recolectando recursos y matando enemigos.

Por sorpresivo que resulte ser, aquí la una manera de mejorar las estadísticas de nuestro protagonista es por medio de equipamiento y accesorios, abonado a las mejoras temporales que obtenemos al consumir ciertos alimentos.

Algo un poco cansado es que el juego nos obliga a estar constantemente buscando recursos, ya que las mejoras o los ítems que deseemos elaborar piden una gran cantidad de elementos que en determinados casos será necesario estar saliendo y entrando en secciones para que reaparezcan enemigos.

Debo decir que el juego cuenta con un modo cooperativo, en donde un segundo jugador se puede unir a nosotros en la aventura y apoyarnos a hacer frente a los enemigos como en las labores propias de nuestra granja. Aunque, la pantalla será compartida entre los dos, será necesario estar juntos todo el tiempo.

El sistema de salvado es como todos los simuladores de granja, en donde al dormir se guarda nuestro progreso, los días se nos irán rápido dentro del juego, ya que los minutos transcurren como segundos. Afortunadamente, el juego nos ofrece la posibilidad de guardar en cualquier momento sin necesidad de ir a dormir al consultar un libro dentro de nuestra casa.

El granjeo pasa a segundo plano, ya que si es nuestro deseo podemos pasar de esto, mas, puedo decir que, es muy entretenido y la cosecha es muy rápida, por lo que la rutina y el tiempo de espera para recolectar nuestro cultivo será placentera.

Gráficamente es bonito y cumple en llevarnos a un mundo de fantasía

Kitaria Fables tiene una estética muy linda con escenarios sencillos que cumplen de buena forma en ayudarnos a sumergirnos en este mundo de fantasía. El juego corre a una resolución de 1080p a 30 fps en una Nintendo Switch en modo TV, mientras que en modo portátil va a 720p.

Lamentablemente sufre de caídas en los fotogramas por segundo, los cuales no son catastróficos. Pero, empeoran en momentos muy cargados como en días lluviosos que hará más notoria la caída en los fps, y como lo vuelvo a repetir, esto no llega a un nivel suficiente para arruinar la experiencia.

La animación de los ataques y magias está bien conseguidas, todos y cada uno de los personajes que interactuemos tienen un diseño que nos rememorará los cuentos de hadas con esa estética antropomórfica. Mi gran problema son los tiempos de carga entre áreas, los cuales son muy marcados, siendo de 3 a 6 segundos dependiendo el acceso. A pesar de ser zonas pequeñas, se vuelve un poco molesto y fácilmente nos desconectará de la aventura.

La banda sonora es el motor que reaviva la emoción en cada momento

Kitaria Fables nos ofrece melodías verdaderamente encantadoras y apacibles. Cada vez que entraba a Villa Patitas, la música me transmitía esa tranquilidad de vida en el campo. En la exploración la tonalidad se vuelve más movida, y en batallas logra hacernos sentir la euforia de la batalla. Los efectos de sonido están presentes en cada acción y verdaderamente emula los sonidos de la naturaleza

El juego no cuenta con actuaciones de voz, por fortuna llega con textos y subtítulos en castellano. Los diálogos son divertidos y tienen ese humor enfocado a los más jóvenes de la casa con un ligero toque tontorrón. Algo que no me agradó es que no podemos cambiar el tamaño de los textos, que tienen un tamaño normal y legible, mas, se habría agradecido poder incrementar el tamaño.

Conclusión

Kitaria Fables es una experiencia jugable divertida y genuina. No pretende ser profunda y su historia sencilla con algunos giros de trama nos ofrece un cierto avance en nuestra aventura que va a cuenta gotas.

No llega a sentirse desafiante ni demasiado fácil. El título desea ayudarnos a emprender una aventura apacible mientras disfrutamos de la tranquilidad de la vida como granjero, con sus correspondientes misiones de recadero.

Su mundo conformado por animalitos antropomórficos es muy tierno y divertido, aunque, es un juego recomendable para aquellos que les encante la recolección y el constante ‘grindeo’ o busqueda de materiales. Se agradece la intención de combinar dos géneros que a simple vista podrían no llevarse bien, que es la acción-aventura con la simulación de granja.

Sus constantes tiempos de carga podrían ser el punto que aleje a aquellos acostumbrados a la inmediatez que recibimos en las consolas de nueva generación. Kitaria Fables es sencillo y cuenta con un sistema de batalla divertido y telegrafiado, es un buen punto de partida para aquellos curiosos en el RPG.

Nota: 7,5/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de PQube Games.

Hugh Belmont

Autor madrileño 2.0: Abogado de día, videojugador de noche. Amante de los juegos de plataformas, acertijos, RPG por turnos y un poco más. Iba ser un videojugador profesional, pero me lastimé la rodilla