PowerUps

La importancia de escoger una buena silla para jugar

[dropcap]A[/dropcap]l igual que los videojuegos han evolucionado exponencialmente, la manera de disfrutarlos también, y si al principio los niños (y no tan niños) se sentaban en una alfombra o en el sillón con su Sega MegaDrive o la GameBoy, actualmente es más popular, debido a su mayor calidad gráfica y su buena conectividad, jugar en […]

[dropcap]A[/dropcap]l igual que los videojuegos han evolucionado exponencialmente, la manera de disfrutarlos también, y si al principio los niños (y no tan niños) se sentaban en una alfombra o en el sillón con su Sega MegaDrive o la GameBoy, actualmente es más popular, debido a su mayor calidad gráfica y su buena conectividad, jugar en el ordenador. Esto conlleva que todos estos jugadores (especialmente los jóvenes que aún están creciendo) pasan largas horas sin moverse de su silla de escritorio y no reparan en la salud de su espalda, la cual, con el paso del tiempo, puede llegar a sufrir daños severos. Estar largos periodos de tiempo sentados frente al PC nunca va a ser una buena opción, ya sea jugando o realizando otras tareas, pero existen unas sillas ergonómicas que favorecen la disminución de dolencias y mejoran enormemente la higiene postural. Son más caras que las sillas normales, pero los beneficios que traen a la larga, puesto que están realizadas con mejores materiales, hacen de ellas una buena inversión.

Algunos consejos para mejorar las posturas en la silla son las siguientes:

Desde un sillón:  Intentaremos colocar un cojín en el respaldo del sillón y pegaremos lo más que podamos nuestra espalda contra él, de esta manera nuestra espalda se encontrará recta y nuestras rodillas tendrán un ángulo de 90 grados. Como complemento, lo ideal es colocar la mesa o el teclado de tal manera que nuestros codos tengan un ángulo de 90º.

Desde la mesa o escritorio: deberemos favorecer la adquisición de una silla ergonómica, ya que tienen los respaldos rectos, respaldos a los que tendremos que acercar nuestra espalda lo máximo posible, de manera que entre tu cabeza y la posición de tus manos en el teclado exista un ángulo de 90 grados, debemos apoyar nuestros pies totalmente en el suelo, y nuestras rodillas deben formar un ángulo de 90 grados. No es muy correcto inclinar la cabeza hacia la pantalla o monitor, por lo que, si esto sucede, deberemos levantar la pantalla en la medida de lo posible para que la visión sea totalmente frontal. Si acostumbramos a jugar en el ordenador, es recomendable conseguir un teclado aparte y colocar una base con la cual aumentes la altura del ordenador y puedas ver la pantalla de forma frontal (en el caso, sobre todo, de ordenadores portátiles).

Si la mesa es alta: si en casa no contamos con una silla más alta, conviene colocar un cojín sobre la silla y acercarla a la mesa hasta que consigamos que los codos tengan un ángulo cercano a los 90 grados y podamos ver el monitor frontalmente. Si nuestros pies no alcanzan el suelo, es conveniente buscar un lugar donde se puedan apoyar de manera que las rodillas adquieran un ángulo de 90 grados.

Para disminuir los efectos tanto de la fatiga visual como del agarrotamiento de haber estado en la misma posición durante horas, es recomendable hacer media hora de actividad física ligera por cada media hora que pasemos frente al ordenador. Intenta salir a caminar, andar en bicicleta o si tienes hermanos pequeños juega un poco con ellos.

No olvides que hay un mundo afuera.