PowerUps

Legend of Mana – Análisis PS4

Legend of Mana

La magia del mítico clásico está de vuelta.

Con el renovado gusto que se ha logrado en la franquicia Mana o mejor conocida por los nipones como Seiken Densetsu, en occidente se ha demostrado que amamos los clásicos y no queremos que se pierdan con el tiempo. Hoy Square Enix nos complace con la remasterización del mítico Legend of Mana, un título que trae a la actualidad el originalmente lanzado para la PlayStation original allá por el año 1999.

En este juego somos sumergidos dentro de un mundo fantástico, donde convivimos con hadas, monstruos, aprendices de magos, unos brotes muy simpáticos, y la magia misma. La desarrolladora nos trae a las consolas de actual generación este juego con una serie de mejoras y agregados, haciendo énfasis en esto último ya que en su tiempo original de salida, contenido importante fue removido del juego y ahora sin las limitaciones de aquellos viejos tiempos, tenemos un juego mucho más rico en contenido.

HISTORIA – Un clásico que no pasa de moda

La narrativa inicia con una preciosa animación estilo anime, donde vemos a los dos posibles protagonistas, y a otros personajes que más adelante iremos conociendo conforme avanzamos. Desde el principio, la historia no es lineal, hay una breve introducción al inicio del juego, donde en líneas generales se nos cuenta cómo surgió el mundo, y el punto central de la historia, una misión primordial.

Después de lo anterior, se nos otorga el primer artefacto, el buzón de nuestra casa, con el cual desbloqueamos nuestro hogar, que es donde iniciamos el juego, para posteriormente ir otros lugares siendo la o él protagonista. Es en nuestra casa donde despertamos, y descubrimos que nuestro mapa está vacío, nos levantamos, y  al no tener más que hacer aparte de recorrer nuestro hogar, salimos e interactuamos con un brote que habla y camina.

Del brote recibimos el primer objeto como personaje, el cual nos servirá para desbloquear todos los demás sitios en el mapa. Dicho objeto, conocido como artefacto en la traducción al español, nos ayudará a desbloquear el pueblo. Al recorrer el pueblo, vamos encontrando e interactuando con varios personajes.

Y es en este lugar donde iniciamos con las misiones y conseguimos los primeros artefactos para avanzar en la historia.  Cabe destacar que podemos dar diferentes respuestas a las situaciones que se nos presentan. Verbigracia, en la primera misión, podemos ofrecerle ayuda a un personaje. Y así éste se unirá a nosotros desde ese momento.

En cambio, si nos negamos a ofrecerle ayuda, el personaje se irá, pero, más adelante lo encontraremos en otra parte, y se nos unirá aunque no queramos, resultando en lo mismo. En esta misión inicial, conoceremos el estilo del juego, y combatiremos con nuestro compañero,  aunque por el momento no conoceremos más detalles del mismo, o de otros personajes.

Para evitar destripes, únicamente mencionaré que la narrativa es muy entretenida y su conclusión es satisfactoria, por otra parte, las mini historias contadas en cada nivel son entretenidas y me molaron mucho. Aunque, al inicio no entiendes muy bien qué pasa, poco a poco vamos descubriendo más cosas, y motivaciones que nos impulsarán a cumplir con nuestra misión.

Una maravillosa experiencia jugable

El juego presenta un mando fácil de entender y aprender. Legend of Mana es un juego de acción RPG, en donde tenemos 2 botones; círculo y triángulo para ataques sencillos, pudiendo asignar cuadro y equis para otras habilidades, como cuclillas, las cuales sirven para alejarnos del enemigo y recargar vida de forma más rápida, aunque nuestra defensa queda en cero.

También tenemos otros ataques, como el golpe en salto, el cual sirve para dar un salto básico, y otras habilidades que no hacen daño pero aturden o desequilibran a los enemigos. Los botones L1, L2, y R1 y R2, se pueden asignar el orden de los ataques especiales,

Los cuales únicamente podemos utilizar una vez que llenemos la barra azul debajo de la barra de vida. En cuanto a las magias, se consiguen con los instrumentos mágicos, los cuales se pueden comprar, crear, o recibir de otro personaje. Los ataques varían dependiendo del tipo de arma que utilicemos, y son 217 en total. Se van desbloqueando conforme avancemos y subamos de nivel.

El nivel de los enemigos puede considerarse moderado, cabe destacar que no se puede cambiar la dificultad del juego hasta que lo terminemos por completo la primera vez. Un añadido en esta nueva versión, es que tenemos la opción de desactivar las peleas cortas contra los monstruos de bajo rango, algo imposible en la versión clásica, donde siempre debías volver a luchar para avanzar en los escenarios. Tenemos total libertar para recorrer los escenarios libremente, aunque todavía deberás pelear con los jefes finales.

Las características más destacables del juego para mí, al ser un neófito con la saga son las siguientes:

Una de mis mayores sorpresas al jugar, es que, aunque se trata de un RPG, no cuenta con las clásicas peleas por turnos presenta una estructura interesante, desde el inicio podemos ir formando o construyendo nuestro mapa en diferente orden, porque con los artefactos otorgados por los personajes a quienes ayudemos en cada nivel vamos abriendo otros lugares y misiones.

Dependiendo de dónde coloquemos los artefactos se afectará el nivel de cada elemento de maná en los escenarios o niveles adyacentes, y de los monstruos contra los cuales te enfrentaremos. Las misiones principales para terminar el juego por completo no se ven afectadas, otras misiones secundarias sí se pueden llegar a bloquear para siempre. Si quieres realizar todas las misiones, sí recomiendo que en una nueva partida cambies la estrategia al variar el orden, o mejor buscar una guía.

Cabe mencionar que se tiene la opción para 1 o 2 jugadores en cooperativo local. En muchos de los niveles, el personaje al cual estemos apoyando, nos acompañará y apoyará, al ser un personaje no jugable, cuando estamos como 1 jugador, solamente nos seguirá de cerca y apoyará en las batallas, pero dicho personaje no subirá de nivel, o recolectará objetos.

La interacción es casi igual si son 2 jugadores, aunque el segundo jugador sí podrá recolectar objetos y subir de nivel, no podrá pasar por las puertas, o accesos a otros niveles o espacios antes que el jugador 1, pero su apoyo en la batalla puede ser aún mayor.

Aunque eso también depende de qué personaje nos esté acompañando. Si no hay algún personaje acompañante durante la misión, una opción será el cargar los datos de otro archivo de guardado, de este modo el jugador 2 será el protagonista del otro archivo, con su nivel, objetos y habilidades. Seguirá teniendo las mismas limitaciones de acciones.

Otra característica positiva, y a diferencia del juego original, donde únicamente podíamos guardar la partida en los puntos de guardado, es que  en la nueva versión, se tiene  la opción de autoguardado, y se puede guardar de modo manual desde el menú, estando en cualquier parte. Excepto durante las conversaciones y batallas.

Los retos a seguir, o el tipo de pruebas en cada nivel son excelentes, porque no tenemos un solo tipo de pruebas, sino que vamos siguiendo y resolviendo diferentes acertijos para poder avanzar. Gracias a ello, el juego no se siente tedioso o repetitivo al ir avanzando.

La inclusión del minijuego, Ring Ring Land, que en el juego original solamente estaba disponible para Japón, es un gran añadido. Poder escoger jugador chico o chica y el tipo de arma. Aunque actualmente ya es algo común el poder elegir si tu personaje es mujer u hombre, todavía es una opción que no está en varios títulos, a mí parecer es una buena característica.

Por otra parte, están las armas e ítems del equipo que podemos escoger. Mi único detrimento es que no se puede cambiar el color o diseño del vestuario o los objetos de nuestro personaje, tampoco podemos cambiar la apariencia del mismo, pero no se trata de algo primordial para jugar.

Es importante mencionar que cada actividad se desbloquea cuando realizamos la misión específica para ello. Una es la crianza de monstruos (que puedes llevar como mascotas), cultivar vegetales, forjar armas y armaduras, crear gólems (que son un tipo más de monstruos, y son un nuevo tipo de acompañante, no de mascota), y mejorar equipamiento.

De igual manera, podemos comprar y crear los instrumentos musicales antes mencionados, los cuales nos otorgan habilidades mágicas que empleamos en combate, y para cazar espíritus. Con la música atraemos a los espíritus, los cuales nos dan una o varias monedas elementales, las cuales te ayudan a crear nuevos instrumentos, o mejorar los que ya tenemos.

A la altura del original

Los efectos de sonido son sencillos y acordes con su funcionalidad. Los personajes no cuentan con actuaciones de voz, Legend of Mana nos llega con textos en castellano, los cuadros de texto no cuentan con algún efecto de sonido. A pesar de ello, las animaciones son muy expresivas, y los textos son claros, a veces hasta con un buen toque de comedia, lo cual ameniza bastante las interacciones con otros personajes.

Las batallas sí tienen efectos de sonido, cada ataque tiene su sonido, y los monstruos y jefes en cada mundo presentan también sonidos de movimiento, y de sus ataques. La música es una de las mejores características presentes, porque cada melodía es distintiva a cada sitio, y quedan perfectamente con sus escenarios.

Además, a diferencia de la versión original, aquí tenemos desbloqueadas y disponibles las 55 melodías de todo el juego, y podemos reproducirlas cuantas veces queramos. También tenemos la opción de elegir las melodías originales, o las versiones remasterizadas.

El idioma de los textos lo podemos elegir al inicio. Es importante destacar que ya no podremos volver a cambiarlo una vez iniciado el juego. De igual manera, tampoco es posible cambiar el tamaño de la tipografía o el tipo de letra. Pero los cuadros de texto me parecen muy bonitos y con un diseño precioso. Aquí se nota una mejoría, tanto en la nitidez, como en el tamaño de las letras.

Gráficos – tan hermoso que mola jugarlo

Al tratarse de una remasterización, es evidente que los gráficos son uno de los principales aspectos mejorados. Lo más notorio son los escenarios, porque se ven mucho más definidos, y con resolución de alta definición. De igual manera, el formato de la pantalla está adaptado para las televisiones actuales, a diferencia del primer juego, que tenía un tamaño de pantalla más reducido, de forma cuadrada, como las televisiones de antes.

En cuanto al Diseño de los personajes, son encantadores, se nota el cuidado en los detalles, sobre todo en cuanto a respetar los diseños originales. Además, los personajes vistos en pantalla se siguen viendo más pixelados de lo esperado,  aunque sí se nota el trabajo en remasterizarlo.

La animación de tipo anime, usada al inicio del juego, es lo que más me gustó. Así como el retrato de cada personaje en los cuadros de texto y los escenarios, mencionados anteriormente. Además, también se mejoraron gráficamente las pantallas de inicio, los menús, y los cuadros de diálogo.

Otra característica que me atrajo bastante, es el diseño y uso de los artefactos, que van desde una especie de cubo de Rubick, hasta una rosa de arena, porque son muy variados, y cada uno presenta características específicas del lugar que desbloquean.

Es importante mencionar que el juego corre a 30 fotogramas por segundo a una resolución de 1080p, su rendimiento es excelente, a pesar de ser un título clásico traído a la actualidad, con todo y sus mejoras, Legend of Mana se mantiene en un gran nivel. Debo decir, que cuenta con pantallas de carga, que por fortuna son muy cortas, requieren máximo 3 segundos, mientras que salir y entrar a otro mundo van de 5 a 8 segundos, no arruinan la experiencia y la experiencia se disfruta bien.

Conclusión

La remasterización de Legend of Mana, lo convierte en un título disfrutable y un indispensable para los jugadores de la vieja escuela que conocieron el primer juego, como para los nuevos que apenas conocemos la saga. Se trata de un acercamiento de algo más clásico para las nuevas generaciones.

Es un título ingenioso, entretenido, curioso, y bastante original. Su historia es muy entretenida y su estilo de juego es lo más. Debo destacar que una vez iniciada la partida no podremos cambiar el idioma de los textos que por fortuna cuenta con castellano.

Es una buena opción para jugones de todas las edades. Donde la magia, amistad, batallas, acertijos y escenarios, son el foco de atención. Cuenta con un excelente diseño de arte que a pesar de su edad, la remasterización ha logrado brindarle una segunda vida para otorgarnos muchas horas de diversión. Asimismo, su rendimiento es excelente y revitaliza este mítico juego.

Nota: 9/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa versión 1.00 por parte de Koch Media.

Hugh Belmont

Autor madrileño 2.0: Abogado de día, videojugador de noche. Amante de los juegos de plataformas, acertijos, RPG por turnos y un poco más. Iba ser un videojugador profesional, pero me lastimé la rodilla