Mastodon
PowerUps
Miraculous: Rise of the Sphinx

Miraculous: Rise of the Sphinx – Análisis PS5 (PS4)

¡A resolver la situación!

La prodigiosa LadyBug aterriza en consolas con el estilo que solo ella tiene. GameMill Entertainment nos trae a la emblemática pareja de animación LadyBug y CatNoir dispuestos a enfrentarse a cualquier enemigo para mantener París a salvo.

De serie a videojuego

Quien más y quien menos conoce a Marinette y su secreto. Y es que desde 2015 a ahora acumula ya 5 temporadas llenas de aventuras.

Para quien no sepa de qué hablo, Marinette y Adrien son dos adolescentes que cuentan con superpoderes gracias a unos “prodigios”. Así consiguen ser LadyBug y CatNoir respectivamente y liberar la ciudad de Paris de Lepidóptero. Obviamente no podíamos tener 5 temporadas con un solo villano así que lo que hace Lepidóptero es contaminar mariposas (akumas) para infectar a gente dándoles poder y conseguir así su verdadero fin: hacerse con los poderes de Marinette y Adrien.

Nuestros protagonistas

Lo complejo y curioso de esta serie es que, a pesar de tener superpoderes, no tienen la vida resuelta y es que cuando se enfrentan a un problema, su prodigio les da un objeto con el que pueden solucionar la situación si descubren cómo. Es decir, es mediante el ingenio como deben salir airosos y no por ser superhéroes.

El juego básicamente consiste en lo mismo: recorrer distintas zonas de la ciudad enfrentándonos a todo tipo de enemigos.

Shhh, que empieza

Como es habitual para cualquier juego sacado de una película o serie infantil, debemos saber a qué nos atenemos. Es un juego enfocado principalmente a los más pequeños de casa.

El desarrollo del juego, aunque pretende dar algo de variedad, no termina de encajarla.

El malvado Lepidóptero

Al igual que en la serie, todo comienza con una pequeña historia donde una persona no consigue lo que quiere, así, Lepidóptero manda un akuma que le posee y le da poderes. Marinette y Adrien se enteran de que alguien está causando el caos y allá que van, no sin antes pasar por el armario y vestirse para la ocasión de LadyBug y CatNoir

Nos moveremos por zonas de la ciudad (conocidas si vemos la serie) enfrentándonos a enemigos menores y recogiendo orbes azules y macarons hasta llegar al jefe final.

Una vez ahí, tendremos un combate sencillo en el que combinaremos el poder de LadyBug de creación con el de CatNoir de destrucción para así derrotar y eliminar al akuma que atormenta a la pobre persona enfadada.

Conversaciones de instituto

Entre caos y caos contamos con pequeños interludios consistentes en mover a nuestro personaje por zonas bastante limitadas para mantener conversaciones con nuestros amigos y mejorar las relaciones con ellos.

Recorriendo París

Como ya he dicho, el grueso del juego se centra en el avance de nuestros héroes hasta el enemigo final.

Para llegar allí, debemos recorrer un mapa relativamente largo y tedioso. Aquí es donde encontré el primer problema y es que a pesar de que el plataformeo es sencillo y variado, los niveles me resultaron algo largos a pesar de ser lineales. Además, debo añadir que no tenemos el control de la cámara, por lo que en ocasiones tenemos que avanzar a ciegas, más cuando queremos conseguir todos los coleccionables.

Marcas de habilidad

Mientras avanzamos, veremos zonas en las que necesitaremos determinada habilidad de algún personaje por lo que podemos entender que para conseguir todo lo que esconde el nivel, debemos repetirlo mínimo una vez.
Lo mejor aquí es sin duda alguna el diseño de niveles ya que son totalmente diferentes y tematizados en función del enemigo al que nos enfrentemos. Por ejemplo, debemos hacer frente a un músico y llegaremos a él a través de columnas de platillos, escalones de teclas de piano, etc.

Uno de los enemigos finales

También me resultó llamativo el hecho de contar con un mapa de la zona que, sin embargo, no me resultó para nada útil. Igual es cosa mía, pero es que no terminaba de entender nada de lo que mostraba. Quedando por tanto relegado al uso de pantalla de pausa.

Mejor si somos dos

Es habitual que los juegos enfocados al público infantil nos ofrezcan la posibilidad de jugar acompañados y no podía ser de otra manera en un juego en el que tenemos a dos héroes.

Podemos jugar perfectamente siendo solo un jugador, ya que podemos cambiar de personaje en cualquier momento tan solo pulsando un botón y completar así la misión que nos toque, pero es mucho mejor si somos dos.

Trabajo en equipo

En caso de que juguemos dos personas, la pantalla se divide para que cada uno avance como buenamente pueda, aunque en cualquier caso es mejor no alejarnos mucho (por aquello de la cámara). Desde luego siempre es de agradecer juegos cooperativos donde poder disfrutar el doble.

Aunque decidamos dividir pantalla, la dificultad no aumenta ni lo hacen los enemigos (como sí pasa en otros juegos como Knack o similares) por lo que el juego es posible que siga siendo realmente sencillo.

Si esto es pelear…

Lo peor, sin duda alguna es el combate. No debemos perder de vista que se trata de un juego para niños, pero es que aun así la dificultad es nula, pero ya no hablo de eso…

Hablo de que los puñetazos y patadas que dirigen nuestros protagonistas son lanzados al aire sin ton ni son, la encadenación de golpes solo lleva a que golpeemos el aire en más de una ocasión. Por otro lado, la combinación ataque-defensa es casi inexistente y aunque nos enseñan a esquivar o protegernos, en contadas ocasiones lo usaremos (principalmente contra el jefe final).

Combate

Lo bueno es que tenemos bastantes habilidades que ir desbloqueando a cambio de orbes azules, pero en un juego infantil, creo que queda bastante fuera de lugar.

Por último, en los combates finales debemos estar relativamente atentos y acertar el QTE para salir airosos del enfrentamiento.

Un capítulo más

Para todos aquellos que hayan disfrutado de la serie, descubrirán en el juego un capítulo más.

Tanto los escenarios como las situaciones podrían perfectamente encajar en un capítulo de cualquier temporada. También la BSO que cuenta con algunas canciones sacadas directamente de capítulos.

Cofres de coleccionables

Además, el juego no es excesivamente largo por lo que, si decidimos no aventurarnos a conseguir el platino y repetir niveles, fácilmente podemos completarlo en un puñado de horas dejando quizá a los más pequeños con ganas de más.

Lo peor y más llamativo es que, aunque el juego viene totalmente traducido al castellano, no viene doblado por lo que podemos disfrutar de las voces en inglés o francés, pero no en español como estamos acostumbrados. Algo que es posible que limite la venta ya que como me he hartado de decir, son los pequeños de la casa los que mejor se lo pasarán con el juego.

Conclusión

Nuestros dos héroes tienen trabajo que hacer y, aunque están acostumbrados a la pantalla, no lo están al mando. Miraculous: Rise of the Sphinx ha hecho un buen trabajo para entretener a los más peques, pero tiene grandes carencias que no terminan de cuajar en el público.

Presenta problemas técnicos en lo jugable que dificultan el total disfrute sin dejar de ser un juego entretenido. Y como siempre, es de agradecer poder sumar algún juego cooperativo más a la escasa lista.

6

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Meridiem Games.

Seina

Nací pegada a un mando. Cualquier género y plataforma son bienvenidos.
Doy mi opinión no siento cátedra. Paso el tiempo en PowerUps.