PowerUps
olliolli world analisis

OlliOlli World – Análisis PS4

¡Súbete al Skate que nos vamos!

Ya ha llovido desde que Roll7 nos deleitase con OlliOlli en 2014. A pesar de que solo esperaron un año para sacar OlliOlli 2, ahora han pasado más de cinco años, pero ya podemos disfrutar de OlliOlli World, una maravilla frenética de principio a fin. ¿Queréis saber por qué? Como todo, ¡esto tiene truco!

Aquí lo importante es molar 

Por desgracia no pude disfrutar en su momento los OlliOlli, quizá porque no entraba en el tipo de juegos que me llaman la atención o quizá porque parece que si hablamos de juegos de skate solo tiene cabida aquello que lleve un Tony en el nombre… A pesar de ello, he tenido la oportunidad de jugar esta nueva entrega y sin duda alguna, hacía muchísimo que un juego que parte de una premisa tan sencilla me divertía tanto.

OlliOlli World te mete en una banda de skaters que buscan al futuro dios del patinete para mantener el equilibrio entre mundos. Partiendo de esta premisa, debemos afrontar los diferentes desafíos que nos proponen para proclamarnos todopoderoso sobre la tabla. 

Nuestra banda de skaters

La historia, queda relegada a un segundo plano y es que lo imprescindible aquí es hacer el mayor número de trucos con el skate para ganar puntos. Esto ha sido tenido en cuenta ya que son contadas las ocasiones en las que se introduce la historia y los diálogos (todos podemos saltárnoslos) consisten en darnos información de los personajes o de lo que quieren que consigamos en el nivel que vamos a iniciar.

Trucos sí, pero con fundamento

OlliOlli es un juego de skate, pero no el juego de skate que podemos tener en mente. OlliOlli es un juego de plataformeo cuyo avance depende de nuestra capacidad para mantenernos sobre la tabla y, ya que estamos, hacer algún truco.

En total tendremos 69 niveles básicos repartidos en 5 zonas diferentes, aunque con alguna sorpresa que no revelaré, pero que merece la pena jugar para conocer.

Los niveles, similares entre sí, son lo suficientemente variados como para que no sepamos qué se nos viene encima cuando decidimos coger impulso y lanzarnos a él.

Si partimos de la base de que es un juego de plataformas que completamos haciendo skate, no tiene mayor misterio. Pero a esto debemos añadir que en cada nivel tenemos una serie de retos consiguiendo de esta forma que entremos dispuestos a superarnos una y otra vez.

Variedad en los desafíos

Los desafíos los podemos diferenciar en tres tipos: en primer lugar, superar el nivel y hacerlo sin caernos; en segundo lugar, tres retos que serán diferentes en cada nivel y que añaden algo relacionado con el escenario (desde chocar los cinco con algún personaje a grindar por según qué zonas) y en tercer y último lugar, tres puntuaciones de otros skaters a batir.

Dado que si somos mañosos el nivel apenas dura unos minutos, lo realmente interesante es intentar cumplir todos estos retos y desbloquear un nuevo nivel al final.

No apto para corazones débiles

Algo que no me esperaba al enfrentarme a este juego era lo frenético que termina siendo. Como digo, los niveles apenas duran unos 5 minutos (aunque realmente si sois igual de poco hábiles que yo, durarán mucho más) de inicio a fin. Esto se debe a que en cuanto nos damos el primer impulso, no podemos dejar de hacerlo, alcanzando al final una velocidad realmente llamativa.

Cuando empezamos el escenario es de lo más sencillo, una pasarela lisa que nos indica que todo va a ir bien, pero realmente esconde un puñal en su mano para, cuando nos hemos relajado, empezar a alternar saltos, rampas, escaleras y todo tipo de obstáculos que terminarán con nuestro personaje por los suelos.

A esto súmale la necesidad imperiosa que tendremos desde el primer segundo de hacer la mayor cantidad de trucos posibles, aunque solo sea moviendo el joystick como locos, terminando en muchas ocasiones, estampados contra un obstáculo. Porque si algo destaca en las plataformas es el timing y aquí muchos más que en otros juegos.

El mundo de OlliOlli

Lo destacable en OlliOlli es la necesidad de pillar el truco y no hablo de hacer un backflip doble mortal cuádruple girociclo, no. Hablo de saber en qué momento dejar de hacer cabriolas para dar el salto y superar el abismo. Porque aquí, el control lo es todo.

En OlliOlli el gameplay es cuanto menos curioso. No saltamos a la X como estamos acostumbrados a hacer, saltamos cuando termina nuestro truco. Y ¿cómo hacemos el truco? Moviendo el joystick en diferentes direcciones. Así tenemos un compendio de movimientos bastante amplio y una serie de trompicones iniciales interesante. Porque sí, posiblemente he muerto más veces aquí en media hora que en Bloodborne durante toda la historia, pero ya os digo que moriré mil más. Lo bueno es que el juego responde a la perfección y el movimiento es automático.

Tantas posibilidades que asusta

Cuando inicié OlliOlli no me esperaba en absoluto lo que me encontré.

Empezamos personalizando nuestro personaje y de verdad que es una locura lo que ahí tenemos: caras, cuerpos, postura en la tabla, manera de iniciar la carrera, de bajarnos… y dentro de cada una de estas opciones, una amplísima variedad de personalizaciones. Además, según completemos retos, nos darán más objetos de personalización por lo que siempre tendremos algo nuevo que probarnos.

Y obviamente, igual cantidad de trucos están a nuestra disposición. Parece imposible que únicamente con el joystick se consiga tanto, pero de verdad que impresiona todo lo que hace.

Menú de personalización

Todo ello con un diseño que me recordó desde el principio al dibujo de Hora de Aventuras y que me siguió acompañando nivel tras nivel.

Por si fuera poco, cuenta también con una banda sonora que encaja a la perfección y que nos permite cambiar de canción rápidamente si la que suena no termina de convencernos. Aunque sí que es cierto que, dado que estamos abocados irremediablemente a repetir niveles, termina siendo escasa. Así sumarle algún tema no habría estado de más.

Hay que ser el más chulo de la pista

Por último y para que terminemos de hinchar el pecho por haber hecho frente a esta locura, tenemos la tabla de puntuaciones online donde podemos ver qué tan alto hemos llegado en nuestro recorrido hacia la fama.

Personalmente no he querido ni echar un vistazo porque soy tremendo paquete, pero siempre es curioso ver cómo está nuestro nivel comparado con otros jugadores. Y, por qué no, chulearte si consigues estar en los primeros puestos.

Conclusión.

OlliOlli es un juego divertidísimo. Especialmente recomendable para esos momentos en los que apenas tienes tiempo de ponerte a jugar, pero te apetece encender la consola.

Con niveles cortos y rápidos que suponen constantemente un desafío para el jugador se ha convertido en un juego que merece la pena tener a mano para en cualquier momento, subirte a la tabla y demostrar lo que sabes hacer.

9

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de BestVision PR.

Seina

Nací pegada a un mando. Cualquier género y plataforma son bienvenidos.
Doy mi opinión no siento cátedra. Paso el tiempo en PowerUps.