Onimusha

Onimusha Warlords – Análisis PlayStation 4

Año tras año nuestras consolas de ultima generación, a poco de ser la pasada generación con los anuncios seguramente inminentes de las nuevas a lo largo de 2019, siguen nutriéndose con grandes clásicos de generaciones anteriores. Capcom en especial se podría decir que es quien mejor está sabiendo hacerlo y sacandole provecho, tanto con remasterizaciones, remakes y continuaciones de sagas que algunos pensábamos que ya estaban terminadas, así como dándonos ilusiones de ver aún más sagas clásicas en la actualidad.

Creo recordar que en agosto nos pilló a la gran mayoría por sorpresa el anuncio del regreso de Onimusha Warlords en enero con versión remasterizada para PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC. Y finalmente hemos podido jugarlo, disfrutarlo de nuevo con sus mejoras, y echar de menos las continuaciones de esta saga.

Esta vez encarnaremos al guerrero Samanosuke con resoluciones superiores a las de la época ganando en definición con una imagen más nítida y mataremos a los demonios con unos controles optimizados, algo menos toscos que los originales. En esta nueva versión, además, se aprovecha el control analógico del Dualshock 4 junto a una ligera redistribución de algunos botones que hacen más cómoda la experiencia.

Un control totalmente mejorado y textos en español

Entre las mejoras de control nos encontramos con la posibilidad de cambiar de arma en pleno combate de una manera más ágil, sin necesidad de entrar al menú para hacerlo en pleno forcejeo contra un jefe. También se ha añadido el acceso rápido al mapa con L3 y, gracias al control analógico, ya no hace falta romperse la cabeza para hacer el giro de 180º, ya que podemos movernos con total libertad.

Sin embargo, no solo ha habido una mejora gráfica y a nivel de jugabilidad, también hay un gran añadido que hace que nadie tenga una excusa para no jugarlo, llega con textos en castellano. Todo un logro como aquel que dice, puesto que rara es la ocasión en la que en el proceso de remasterización se añaden traducciones que anteriormente no estaban incluidas en el título. Tanto los subtítulos como los textos del juego están completamente en español, por lo que ahora nos será más fácil tanto entender el trasfondo y algunos puzles como los de las adivinanzas en los cofres.

Por lo demás, no hay mucho más que añadir respecto a las novedades, más allá de la posibilidad que se puedan cambiar las voces a japonés/inglés (no recuerdo si en el original esto estaba). Por lo que vamos a repasar brevemente el juego para aquellos que en su día no lo jugaron o bien, les pique la curiosidad.

En Onimusha Warlords encarnamos el papel de Samanosuke, cuyo rostro es el del actor Takeshi Kaneshiro (cosa nada extraña si tenemos en cuenta que en Onimusha 3 está Jean Reno). Samanosuke es un guerrero que combatió de parte del clan Saito contra el ejército de Nobunaga, aunque por suerte consiguieron derrotar a Nobunaga Oda, el clan Saito acabo con guerras internas causando incluo la muerte del líder, dejando a Samanosuke sin lider al que ofrecer lealtad y exiliándose, huyendo del castillo de Inabayama.  Un año más tarde recibe la carta de la princesa Yuki, con quien aún guarda confianza, contándole que está sucediendo cosas extrañas en el castillo e instantáneamente parte hacia allí, aunque con la mala suerte de llegar tarde. Los demonios han secuestrado a la princesa.

Un guantelete para dominarlos a todos

Tras un primer forcejeo contra un par de demonios, Samanosuke es incapaz de acabar con ellos y es derrotado. Entonces, aparece un espíritu del clan Oni, quienes tienen la solución para acabar con los demonios, otorgándole un guantelete que absorbe las almas demoniacas. Durante toda nuestra aventura el objetivo es rescatar a la princesa Yuki y eliminar el rey demonio con el que Nobunaga ha hecho un pacto para resucitar y hacerse con Japón.

Para hacer frente a estas criaturas aparte de contar con nuestro brazalete, Samanosuke conseguirá diferentes armas elementales con las que aniquilar todo cuanto se entrometa en nuestro camino. Rayo, fuego y viento serán nuestros aliados principales, pudiendo mejorarse hasta un máximo de 3 niveles cada arma con las almas obtenidas de los demonios. Pero no se reduce únicamente al cuerpo a cuerpo, también disponemos de un arco y un arcabuz con el que haremos polvo a los demonios.

Pero bueno, hablemos un poco más de la jugabilidad y sobre lo que nos encontramos realmente en el juego, porque es una pequeña delicia incluso a día de hoy, 18 años después. En ciertos aspectos nos puede llegar a recordar a Resident Evil, supongo en parte por influencias y por el equipo en general que desarrolló el juego, siendo el asesor el mismo Shinji Mikami.

El juego está compuesto en base a cámaras fijas, que, si bien en algún punto pueden llegar a darnos algún susto debido a la brusquedad de los cambios de plano en alguna ocasión, sientan de maravilla. Y también hace un uso excelente del backtracking, necesitando llaves o nuevas habilidades para acceder a nuevas áreas, aprovechando al límite el diseño de nivel.

La rejugabilidad sigue siendo un gran atractivo

Por otro lado, una cosa que me ha aparecido atractiva en cierto modo, son los movimientos secretos que se pueden realizar. El mejor ejemplo para esto es la técnica mortal que seguramente más de uno acabamos haciendo sin siquiera saber cómo ha pasado, y es que, dependiendo del enemigo, hay diferentes maneras de ejecutarla. Hay diferentes maneras de jugar realmente al título, cauto y letal, o rápido e insistente. Aunque esta última se debe realmente a los controles analógicos y la fluidez de movimiento que ofrecen respecto al manejo del personaje con el D-Pad.

Y por último hablemos de algo que sin duda termina de hacer de Onimusha Warlords un juego excepcional, rejugabilidad. Si bien estamos hablando de un título cuyo primer intento se puede hacer perfectamente entre 3 y 4 horas, ofrece una interesante manera de ser rejugado. Por ejemplo, hay jugosos secretos como la espada Bishamon, sacar un rango S, encontrar toda la fluorita y, si quieres el platino, tendrás que terminar el juego sin usar ítems de curación y también sin mejorar las armas. Esto es algo que a mi parecer se ha ido perdiendo con el paso de los años y que muy pocos juegos siguen manteniendo, aunque de aquella era de lo más común.

Conclusiones

Onimusha Warlords sin duda en su momento fue un gran juego que acumulo más de 2 millones de copias vendidas y es una muy buena oportunidad para rejugarlo ahora. Este título ha dado pie a 3 continuaciones más, en las cuales ha ido a mejorando el título en varios aspectos. Pese a ser un juego de 2001, sigue siendo atractivo, aunque visualmente esta versión remasterizada sea bastante simple cumple con lo que debe pero sus mejores generales por el contrario se notan y son más que motivo para jugarlo. Y con extra de que es multiplataforma, por lo que incluso si no tuviste una PlayStation 2 puedes aprovechar el momento.

El hecho de que tengamos de vuelta este Onimusha con mejoras y los textos en castellanos, nos ha dado fe a muchos de ver una colección en HD de todos los juegos, que ojalá llegue a pasar, al igual que la fe en un nuevo Onimusha. Aunque solo sean deseos.

 

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Koch Media.

Blansi

Article by Blansi

Amante del survival horror, rpgs y shooters. En particular fan de Resident Evil y todos los juegos que se asemejen un mínimo. Streamer en twitch: https://www.twitch.tv/blansis Twitter: @blansi93 Contacto: blansi@powerups.es