PowerUps

Outriders – Análisis PS5

Outriders – Bienvenidos a Enoch

La gente de People Can Fly nos ha traído su propia apuesta del género ya conocido como “looter shooter” con Outriders, un título que pretende usar fórmulas conocidas, pero con algunos planteamientos algo diferentes a lo que hemos visto hasta ahora en el género. Si tenemos en cuenta que los últimos títulos similares, no han acabado bien parados, siendo incluso Anthem finalmente “abandonado”, el miedo con estos juegos es algo creciente, incluso por mi parte. Y es por esto que realmente tenía ganas de echar un vistazo a Outriders, ver sí puede cumplir expectativas y si merecerá la pena a largo plazo. Así que, si quieres saber qué nos hemos encontrado mientras jugamos estos días a Outriders, te aconsejo quedarte a leer este análisis.

Enoch, un nuevo planeta donde sobrevivir

Uno de los puntos clave de Outriders reside en su historia, acompañado de su modo campaña, obviamente. Es un juego que está más pensado como producto, que como servicio, y es por eso que desde el primer momento, hasta el contenido final del juego, se centra únicamente en este apartado del juego.

Para hacer un poco el resumen, Outriders tiene lugar en un futuro fantástico donde la humanidad ha acabado dejando la tierra destruida e inhabitable, y los pocos que quedaban con vida, están actualmente en 2 naves en el espacio. La humanidad está, literalmente, sobreviviendo en 2 gigantes estaciones espaciales en mitad de la nada, buscando otro sitio donde se pueda vivir. Durante este tiempo descubren Enoch.

Este planeta es, en principio, habitable, y además es que descubren una misteriosa señal que es lo que realmente les conduce hasta él. Se manda a un equipo de expedición a ver que pasa, nosotros formamos parte de él, y una vez descubrimos la frecuencia de la misteriosa señal… ¡Hay una tormenta! Esta tormenta es un fenómeno extraño de Enoch que, o bien te mata, o te convierte en una mutación. Nosotros somos de los que nos transforma en mutación, conseguimos volver a la nave, y nos dejan congelados otros 30 años. Durante estos 30 años, el resto de la humanidad bajó, porque las primeras comunicaciones decían que era seguro.

En esos 30 años que nosotros estamos criogenizados, la humanidad ha estado colonizando Enoch y sobreviviendo a las tormentas como ha podido, investigando el fenómeno y ayudándose, o no, de otras mutaciones. También hay diferentes bandos, odio hacia los outriders, las mutaciones no están muy bien aceptadas, y las tormentas no es lo único que hay en Enoch. Nuestra misión como mutación, ni siquiera va a ser realmente ayudar como tal a un bando o a otro, es simplemente seguir hacia delante y descubrir de dónde viene esta señal. En el camino, por supuesto, vamos a hacer amigos, enemigos e iremos descubriendo cosas de Enoch, las diferentes mutaciones, la tormenta, y muchas más cosas. El mundo de Enoch no es pequeño, es nuevo y hay mucho por descubrir, y más cuando hemos pasado 30 años durmiendo.

Mucho que explotar, pero de manera regular

Ahora bien, puestos un poco en contexto, vamos a hablar de cómo se desarrolla todo esto realmente, ya que es una montaña rusa con picos muy interesantes y partes muy bajoneras, principalmente dadas por la estructura de la campaña. El juego está dividido en diferentes puntos clave (campamentos) con un par de áreas en las que se desarrollan las misiones, y así durante todo el juego.

En cada una de estas zonas también tenemos disponibles misiones secundarias, las cuales se dividen en 4 tipos: coleccionista, cazarrecompensa, caza e “historia”. Los 3 tipos primeros de misión se basan en, básicamente, ir a un punto y matar a alguien, o matar a alguien y recoger un objeto. Las misiones de historia tengo mis más y mis menos, ya que muchas de ellas nos cuentan más sobre la gente que está en Enoch y lo que ha pasado, o qué ha sido de los Outriders y cosas que podrían ser interesantes, pero gran parte de ellas se quedan en “misiones de relleno”. De todas las que he ido haciendo, diría que solo ha habido unas 5 o 6 misiones que me han resultado interesantes por su contenido, siendo quizá esto un aspecto a mejorar.

Y el problema está en que esto se extiende a las misiones principales, siendo la historia de manera constante un “busca y mata”. Es bastante lineal y hay muy poquita exploración, siendo esta realmente cuando estás en una misión secundaria. Al final, en cuanto al interés que puede tener la historia, encontramos partes que prácticamente no aportan nada, y otras que hacen que el jugador, de repente, se interese por lo que ha pasado en Enoch. Y no hay un equilibrio en esto, ni un ritmo constante, sin ser la historia en sí mala, creo que podría haber tenido un mejor desarrollo y ritmo. Algo que espero que, por cómo acaba todo, se mejore bastante en futuras expansiones.

Todo esto se complementa un poco con la clásica sección de diario, en la que podemos ver información sobre zonas, personajes, enemigos, facciones y demás, aunque mucha de esta información hace falta encontrarla en los pocos diarios que hay desperdigados por el juego.

Eso sí, el contenido principal del juego ya se nos puede ir perfectamente a unas 17-18h, y a esto hay que sumarle todas las misiones extras y el contenido post-game, del que hablaré más tarde.

Clases: para gustos colores

Vamos a la parte principal del juego, y donde sí que es cierto que se desenvuelve muchísimo mejor, su jugabilidad. Así que vamos a ir parte por parte, porque aquí hay un poco de lo que hablar.

Lo primero, vamos a hablar de las clases. El juego cuenta con 4 clases, las cuales se vinculan al personaje creado, de manera que NO podemos cambiar de clase cuando queramos, si no que tenemos que hacer otro personaje para probar otra clase. Estas cuatro clases son:

  • Tecnomante: la única clase de apoyo, preferible ataques en largo alcance y uso de diferentes dispositivos.
  • Piromante: una clase centrada en el uso del fuego, ataques a medio alcance y muy centrada en el uso de habilidades.
  • Ilusionista: centrado en ataques furtivos, hace uso de habilidades “espacio-tiempo” y favorable en el corto alcance.
  • Destructor: la clase tanque del juego, centrada en recibir los daños pero también en hacerlo a corta distancia.

Todas ellas son realmente aptas para hacerse el juego en solitario sin ningún problema, aunque tendremos que conocer cómo funciona un poco nuestra clase para lograrlo. Cada una de ellas tiene un método de curación distinto a las demás, por ejemplo, el destructor se cura matando de cerca y el piromante con los enemigos marcados mediante sus habilidades. Y esto es lo que hace que cada clase se juegue un poco de manera diferente, pero todas de una manera particularmente agresiva. Eso es lo que quizá más diferencia el juego de lo que estamos acostumbrados, la agresividad que te obliga a tomar para eliminar los enemigos si quieres seguir con vida.

Cada una de las clases tiene 3 ramas diferentes de habilidades por las que podemos ir, centrándonos en diferentes aspectos del juego como puede ser el uso de habilidades, armas, aguante… Dependiendo de la clase se nos darán 3 posibilidades diferentes, aunque eso sí, estas si se pueden resetear en el momento que quieras desde el propio menú, por lo que puedes probar las 3 “ramas” diferentes de tu personaje.

Progreso, equipamiento y estadísticas

Bien, ya tenemos nuestra clase, pero no tenemos ni idea de cómo funciona todo el universo de Outriders. Lo primero de todo, el sistema de dificultad que implementa es escalable según lo vayamos haciendo, desde el nivel 1 al 15. A más nivel de mundo, más difícil será acabar con los enemigos, pero también tendremos mejor botín que recoger y más posibilidades de que sea de mejor rareza. El resumen es que a más, mejor, y siempre tendremos la opción de jugar con amigos mediante el sistema de matchmaking, siendo además totalmente compatible con el juego entre plataformas.

Al igual que sucede en la gran mayoría de juegos del estilo, nuestro personaje subirá de nivel, mejorando así las estadísticas y ganando los ansiados puntos de habilidad, pero el punto clave sigue siendo el equipamiento que lleves encima.  Esto quiere decir, nuestras 2 armas principales, la secundaria, y todo el set de armadura. Todo cuenta con unas bonificaciones extras además de lo típico de potencia de fuego, salud o armadura. Estos otros bonus son algunos como succión de habilidades para conseguir vida al usarlas, velocidad de recarga, daño a larga o corta distancia, curación recibida, etc.

Sin embargo, lo que más definirá nuestro resultado final en batalla, son los mods. Estos mods son mejoras especiales que se pueden añadir, dotando a las armas de poderes muy especiales, y nuestra armadura de bonificaciones que, generalmente, afectarán a nuestras habilidades, pero también hay otras mejoras de potencia increíble. Por deciros algo, podemos hacer que una habilidad tenga mucho más daño, duren más, tengan efectos añadidos, y que las armas tengan disparos especiales, hagan efectos especiales al hacer críticos o que hasta invoquen rayos. Y claro, el juego también cuenta con sets de equipamiento para el contenido final, así que el farming de objetos será duro. También creo que de los que he jugado recientemente, es el juego que más factor RPG tiene dentro de lo shooter que es.

Esto se complementa con la posibilidad de mejorar el equipamiento que tenemos, subiéndolo de nivel, cambiando su rareza, mejorando los bonus o intercambiando los diferentes mods que hemos desbloqueado en la aventura por ir rompiendo el equipamiento. Un pequeño buen apunte, es que una vez desbloqueas un mod, lo puedes poner todas las veces que quieras.

Hablemos de la jugabilidad

Una cosa hay que dejar clara, y es que se nota que Peopla Can Fly se encargó de Gears of War: Judgment, ya que se puede ver mucho de este título en Outriders en cuanto a jugabilidad. Desde el movimiento un poco de los personajes, hasta los clásicos sistemas de coberturas, obviamente más actualizado y más fluido de manera general.

Outriders es un juego frenético dónde como digo, premia más ir a por el enemigo que esconderse tras una cobertura. Aunque si hay algo que estaría mejor, es menos tosquedad en sus controles, que en ocasiones quieres ponerte en una cobertura o saltarla, y no responde de manera adecuada. Menos mal, que, debido a mi clase, me renta más ir a por enemigo y esto no me ha sucedido muchas veces.

El “gunplay” la verdad que no está nada mal, mejoraría un poco el sistema de ayuda de apuntado en consola, que en ocasiones parece bloquearse o es excesivamente fuerte, pero una vez te acostumbras pues tiras sin problemas. Podemos disparar desde coberturas, desde la cadera y apuntando, siendo esta última la única con una queja. Al apuntar la cámara se acerca de manera excesiva quitando vista periférica, por lo que no te enteras de si te atacan por los flancos.

Una vez que combinamos la parte más enfocada a los tiros, junto a las habilidades, es cuando el juego se vuelve frenético. Hay que estar atento a los enemigos de categoría élite para interrumpirle habilidades, matar a los enemigos cuerpo a cuerpo para que no te maten de cerca cuando menos te lo esperas, prestar atención a los francotiradores, proyectiles varios… Es una mezcla un poco frenética y donde realmente poca estrategia se puede llevar a cabo, más que matarlos antes de que ellos te maten a ti.

Si tengo que hablar de problemas en la jugabilidad, diría que lo más problemático a largo plazo es esos fallos al querer entrar en cobertura, la ayuda de mando tan exagerada, y la pérdida de visión periférica Si finalmente juntamos todos lo bueno que hemos comentado, lo cierto es que Outriders es entretenido y su fórmula puede llegar a enganchar, aunque eso sí, al igual que ocurre con juegos centrados en el botín, como Diablo, el endgame no es para todo el mundo.

He terminado la campaña ¿Ahora que hago?

Para terminar un poco de hablar del contenido, jugabilidad y demás, voy a comentar rápidamente en contenido final del juego: las expediciones. Aunque podemos terminar de subir la dificultad de mundo al máximo, repetir misiones y terminar las que nos queden, el punto clave son las expediciones

Las expediciones son como el equivalente a las mazmorras de un juego de rol, cada una presenta un desafío distinto y al final nos espera una ansiada recompensa. Se pueden hacer solo o en grupo, y las dificultades de estas van escalando también en 15 niveles, siendo a más nivel, mejor la recompensa, pero también el reto. Algo super obvio, pero bueno. Al acabar abriremos un módulo cargado con botín, que puede contener objetos legendarios a partir de cierta dificultad, además de unos “puntos de modulo” que podemos intercambiar por buen equipamiento.

Sin embargo, este contenido tiene parte de contenido argumental, ya que cada expedición tiene su pequeña historia, pero es que en la última de todas accederemos al punto clave de la aventura: el ojo de la tormenta.

Un contenido hecho para los jugadores más dedicados del título, y que puede acabar sumando una buena cantidad de horas, aunque insisto, solo para los más dedicados y amantes del “farming”.

Rinde y se ve bien, pero…

Outriders es un buen despliegue de juego intergeneracional, con una versión en PlayStation 5 que cumple perfectamente con lo que se puede esperar: un apartado visual increíble, resolución 4k con 60 fotogramas por segundo estables y unos tiempos de carga reducidos a un par de segundos. Sí, es casi como todo muy perfecto, entra muy bien por los ojos, y muchos escenarios son una belleza. Sin embargo, el juego ha tenido un lanzamiento algo catastrófico, no voy a engañar a nadie. A día de hoy está algo mejor, pero todavía quedan cosas por terminar de pulir y mejorar.

Durante los primeros días, el juego fue literalmente injugable, no se podía conectar a los servidores, al rato te expulsaba, estuvimos unos cuantos días sin poder acceder al crossplay (un amigo se lo compró en PC para jugar conmigo, imaginad la gracia que le hizo), jugadores que a día de hoy se les elimina el inventario, algunos cuelgues misteriosos… Vamos, lo que se denomina un desastre en toda regla, algo que ha provocado a largo plazo el rechazo del título por parte de muchos jugadores.

A día de hoy, como digo, está todo bastante más arreglado, ya tenemos crossplay y los servidores son muchísimo más estables, así como los cuelgues que ya no suceden y muchos bugs arreglados. Sin embargo, yo sigo encontrándome “cositas” que la verdad me hace replantearme que al juego quizá, solo quizá, le faltaba un poco más en el horno. Con esto me refiero a, en ocasiones, alguna interfaz poco clara o incluso que, teniendo el juego un doblaje aceptable, he tenido diálogos con voces en inglés, o fallos un poco aleatorios que sacan de sus casillas. Incluso a día de hoy, tengo que logearme cerca de 3 veces para realmente entrar.

No son fallos que, ahora mismo, lleguen a desesperar mucho, pero están presentes. Se van solucionando, muchos con parches, otros por parte de servidor, y espero que en breves llegue un parche más para terminar de dejar el juego 100% estable. ¿Ahora mismo se puede jugar? Sí , y bastante mejor que en su salida, así que queréis probarlo ahora, os encontraréis una sorpresa en comparación a sus primeros días.

Conclusiones de Outriders

Outriders es un título que, si bien creo que ha cosechado un poco de éxito, y a mi personalmente me ha gustado bastante (con sus fallos), tiene una base de jugadores muy de extremos: a quién le ha gustado mucho y a quien le ha acabado aburriendo. La propuesta de Outriders es interesante, tiene muchas horas de juego, es divertido y adictivo a partes iguales, aunque no termine de implementar algunas cosas de una manera totalmente efectiva, siendo la historia el punto que más puede afear un poco el conjunto. Si omitimos su desastre de lanzamiento, y nos ceñimos al momento de este análisis, merece la pena echarle un vistazo al título, especialmente si tenéis amigos con los que jugar, ya que siempre suma puntos extra a la diversión y no vais a encontrar tantos fallos, ni en el juego ni en el matchmaking.

Sinceramente, quedo a la espera de ver cómo se acaba desarrollando los futuros contenidos y actualizaciones, porque me parece un buen producto y me está dando buenas horas de diversión, y encaja perfectamente en el tipo de juegos que me gustan.

Nota: 8/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Koch Media.

Blansi

Contact and review codes (PC & PlayStation): blansi@powerups.es