otwd-keyart

OVERKILL’s The Walking Dead – Análisis PC

Allá en 2014 creo recordar que se anunció un nuevo videojuego basado en la licencia del universo “The walking dead”, un nuevo título que se aleja de las aventuras gráficas de Telltale y nos traslada la experiencia a un juego cooperativo en primera persona. El equipo encargado de hacerlo es Overkill, creadores de Payday, por lo que el nivel que se podía esperar del juego, es bastante elevado. Además, los tráilers que nos fueron mostrando hasta la salida del juego, iban cada vez mejor, muy prometedores y mostrando posibles grandes historias tras cada personaje.

El mes pasado ya se pudo probar una versión beta, de la cual escribí unas impresiones. Durante esta fase no quería prejuzgar demasiado el juego, ya que me había dejado una mezcla de amor odio más que interesante. Por desgracia, tras jugar la versión final no se han terminado de aclarar mis dudas ya que, según el grupo con el que he jugado, he disfrutado o me he frustrado.

OVERKILL’s The Walking Dead comienza con una premisa muy simple: Enfrentamiento entre campamentos de supervivientes, y, de hecho, al final el juego prácticamente se centra en eso. Primero, se nos presenta nuestro campamento en una misión de defensa, la cual hace un poco de tutorial para los controles. Una vez la completamos, tenemos acceso a un mapa que actúa a modo de menú principal. En él, podemos ir a hacer las misiones, gestionar nuestro campamento, acudir a las opciones para cambiarlas, etc. Así que vamos por partes, ya que esto podría llegar a hacerse más extenso de lo necesario.

El campamento como eje central

Una de las cosas que me gustan del juego, y que quizá podría estar algo más explotada, es la gestión de campamento. Como ya explicaba un poco en las impresiones, era el punto que más ganas tenía de ver como evolucionaba y lo malo es que no lo ha hecho. Sigue siendo simple, llegan supervivientes, los mandas a misiones, traen objetos, suben de nivel y los dejas trabajando en diferentes campos para adquirir bonificaciones pasivas en las partidas. Pero hay que tener cuidado, ya que el campamento necesita tener una moral alta para que funcione bien e incluso con bonificadores extras, y tiene un gasto de recursos que hay que cumplir y mantener cada ciertos días.

Dichos recursos se consiguen en las misiones del juego, pero cuidado, para adquirirlos es necesario completar la misión satisfactoriamente y, aquí, es donde comienzan los problemas del juego. El juego solo tiene un modo: Online. Puedes jugar tu solo ajustando la privacidad del matchmaking a privado, pero no es precisamente “fácil” a menos que ya tengas buen equipo o las habilidades necesarias para ir en sigilo. Mientras intentas llegar a este punto, puede llegar a ser realmente frustrante. La dificultad de las misiones incluso en su dificultad normal (hay superiores), es elevada. Los zombis pueden llegar a ser de lo peor, agarrándote a cierta distancia y quitándote mucha vida de un único ataque. El juego premia el sigilo por encima de todo lo demás, pero el problema es que incluso los enemigos humanos generan sonido al matar zombis.

También existe un indicador de horda que aumenta con el ruido generado mediante diferentes elementos y atrae más y más zombis, siendo ya casi imposible realizar una misión si llega al último nivel. Además, cuando juegas con matchmaking pueden pasar dos cosas: El grupo sabe cómo actuar y se coopera usando el chat de texto in-game o bien cada uno va por su cuenta, todos haciendo ruido y al final se fracasa. Sin duda, como pasaba en Payday, es un juego que está diseñado pensando en el jugador como un equipo de cuatro personas.

Las misiones: distintos mapas, “mismos” objetivos

A esto hay que sumarle que una vez avanzado el juego, se hace repetitivo. Las misiones acaban resultando tediosas, ya que además de buscar cajas especiales con recompensas (armas, accesorios, recursos…) siempre hay que hacer lo mismo. Definiéndote de zombis o humanos, recogiendo fusibles porque el ascensor no va, buscando una escalera, una llave… Igualmente de vez en cuando hay cambios en las rutas de los escenarios si buscas lo suficiente, o si la aleatoriedad lo permite, pero llega un punto que siendo un título donde hay que, obligatoriamente, repetir misiones para conseguir mejor equipo, se estanca malamente.

Tod esto me lleva a otro punto clave, el grindeo constante. Los personajes suben todos de manera individual, con 2 arboles de habilidades diferentes: especifico de clase y general. En el especifico se centran en habilidades que pertenecen a esa clase, por ejemplo, Aidan usa escopetas y bates de béisbol, pues se potencian esas habilidades. Mientras tanto, el general permite mejoras de defensa, resistencia, capacidad de carga, etc. Ganas experiencia en cada misión, subes de nivel y distribuyes puntos. No hay mucho más misterio en este sentido.

Sin embargo, llegamos el equipamiento: armas y accesorios. A diferencia de otros títulos cooperativos en línea, OVERKILL’s The Walking Dead, usa un sistema más parecido a un MMORPG que de su propio género. Cuando acabamos misiones, y si encontramos cofres, nos otorgarán equipamiento que se distribuye principalmente por puntos de poder y color (rareza).

Experiencia de juego tediosa para su género

El primer punto negativo, es que la variedad de armas es muy poca y te obliga a que, si usas un personaje, lleves las armas que pertenecen a su clase para aprovechar las mejoras, limitándolo aún más. Lo segundo es que si sumamos la repetitividad de las misiones junto al común fracaso del equipo (al menos he tenido esa mala suerte), al final se vuelve frustrante en relación tiempo jugado/objetos conseguidos, y sin contar que te salga algo para tu personaje, o que tenga los modificadores que quieres…

Tengo la sensación de que la jugabilidad y la experiencia de usuario no han sido realmente bien testadas, y eso que durante la beta hubo bastante feedback por parte de los usuarios debido a que presentaba graves fallos, como que por defecto tuviera el chat de voz activado y no hubiese manera de desactivarlo.

Pero antes de las conclusiones, quiero añadir una última cosa. Durante los tráilers se presentaban historias para cada uno de los personajes, que aparentemente se han quedado ahí, en los tráilers. Lo más que hay para conocer a cada uno es buscar una serie de objetos durante las misiones que “cuentan” ligeramente algo o nos dejan caer cosas sobre ellos. Es que incluso la historia me ha resultado bastante simplona para todo lo que aparentaba durante las presentaciones del título.

Conclusiones

OVERKILL’s The Walking Dead, pese a supuestamente estar en una “fase final”, aún se nota verde. Tiene muchos fallos a nivel técnico (bugs, rendimiento, IA bastante mala) como a nivel de experiencia para el usuario. Realmente no tiene nada que vaya a retener a la gente jugando a largo plazo, más allá de futuras expansiones y actualizaciones. De hecho, me es casi imposible encontrar gente con la que hacer misiones en dificultades elevadas, por lo que supone una barrera aún más grande para avanzar nuestro desarrollo. Desde luego si tenéis pensado jugarlo, creo que lo mejor será hacerlo con amigos, ya que insisto, cuando he jugado con gente bien, hasta he llegado a disfrutar el título pese a sus fallos.

Quizá haya tenido un lanzamiento ligeramente prematuro, se ve que faltan cosas por terminar de pulir. Teniendo en cuenta que la versión de consolas sale más tarde, espero que terminen de arreglar los fallos existentes y sigan el feedback de su comunidad. Es un juego que tiene buen potencial, pero falta terminar de buscar la formula para ello.

Blansi

Article by Blansi

Amante del survival horror, rpgs y shooters. En particular fan de Resident Evil y todos los juegos que se asemejen un mínimo. Streamer en twitch: https://www.twitch.tv/blansis Contacto: blansi@powerups.es