PowerUps
Maiden of Black Water

Project Zero: Maiden of Black Water – Análisis Switch

El miedo sabor japonés sometido a la prueba del tiempo.

Desde que Project Zero/Fatal Frame: Maiden of Black fue lanzado para la Nintendo Wii U el pasado 2014, en su momento el juego lo disfruté como nunca  y con la llegada de las nuevas consolas de videojuegos, así como los relanzamientos de los juegos de Wii U en Switch, mis esperanzas quedaban depositadas en Koei Tecmo para traernos de vuelta el título.

Debo decir que mi primera impresión fue escepticismo, en razón que este título de horror sobre fotografiar monstruos fue concebido para aprovechar las bondades de la incomprendida Wii U, me parecía un enorme reto su adaptación para la Nintendo Switch, ya que no se cuenta con el apoyo de una segunda pantalla.

La narrativa se toma su tiempo para que la disfrutemos.

Maiden of Black Water se desarrolla en el Monte Hikami y sus alrededores, un sitio rural en Japón que tiene una historia de siglos de traer la muerte a quienes lo visitan, inclusive a aquellos que ven la puesta de Sol a sus espaldas.  Este extraño lugar atrae a las personas a su desaparición, a pesar de las múltiples advertencias, incluso gráficas en el lugar.

Durante la narrativa tomaremos el mando de tres distintos personajes; Yuri Kzoukata, Ren Hojo, and Miu Hinasaki. Aquellos entendidos de la saga, les resultará familiar el apellido de este último personaje, ya que Miu es hija de la mítica Miku Hinasaki, la protagonista principal del primer juego  y de Fatal Frame III: The Tormented.

La historia comienza poniéndonos en los zapatos de Miu, quien está atrapada en un santuario en las montañas, donde la tensión se empieza a sentir rápidamente luego de despertar en una habitación llena de agua, además de la aparición de los fantasmas que no buscan ayudarnos obviamente. Luego de una breve introducción, tenemos el mando de Yuri, en donde aprenderemos todo sobre el manejo de la cámara obscura, un dispositivo único que será nuestra mejor arma en esta aventura paranormal.

La jugabilidad es sencilla y fácil de aprender.

Debo mencionar que los personajes ‘corren’ exageradamente lento, tomando en consideración las peligrosas situaciones en las que nos encontraremos con frecuencia. Tenemos una perspectiva de tercera persona y constantemente nos estaremos peleando con la perspectiva porque deseamos huir en la dirección contraria y la cámara no nos sigue el ritmo.

Maiden of Black Water tiene un ritmo lento y se toma todo el tiempo del mundo para sumergirnos en su historia, dependiendo a nuestra dedicación nos puede tomar de 14 a 19 horas superar la campaña. El manejo de la cámara obscura es sencillo y podemos controlarla a través del giroscopio del Pro Controller o los Joycons. Sin embargo, tenemos la opción de usar la palanca derecha, la cual nos da una mejor precisión y comodidad.

Nuestra única herramienta de combate contra los fantasmas es la cámara oscura, la cual solamente necesitaremos alinear la toma sobre el espíritu para causarle daño, todo el tiempo debemos tener cuidado ya que la cámara no toma fotos de forma continua y podemos quedar expuestos al estar rodeados por múltiples fantasmas.

Con el gatillo izquierdo podemos darle estabilidad para tener una mejor toma en esos momentos cruciales en donde debemos ser precisos. Hay un momento especial cuando un fantasma intenta cojernos, en que podemos realizar un contraataque llamado ‘Fatal Frame’ que nos permitirá tomar múltiples fotos y causar más daño.

Afortunadamente, con nuestro progreso podremos mejorar la obscura con puntos que obtengamos al terminar los niveles, pudiendo aplicar nuevos agregados con distintos beneficios, uno en especial nos permitirá exorcizar a los fantasmas mientras que la mayoría solamente los paralizará.

Algo que Project Zero hace bien es crear la atmósfera lúgubre, no importa dónde miremos se siente que el peligro nos asecha y los fantasmas en cualquier momento nos sorprenderán, a pesar de no ser un portento gráfico, los alrededores oscuros logran sembrar inquietud en nosotros.

El juego corre a 30 fotogramas por segundo a una resolución de 1080p en la Nintendo Switch en modo TV, mientras que en modo portátil la resolución va a 720p. Lamentablemente, tiene pequeños hipos y caídas en los fps, no son catastróficos, mas, son notorios.

Koei Tecmo ha dado una mejora gráfica al título que inmediatamente se nota al jugarlo, aunque inevitablemente se le nota la edad al juego en algunas de las animaciones como el movimiento del cabello. Mención especial al movimiento de los pechos que es imposible de ignorar al correr.

Maiden of Black Water cuenta con un modo foto llamado Snap Mode que nos permitirá tomar fotos con una total libertad, así como filtros, agregados y más. Incluso podemos variar las poses y expresiones de los personajes, un apartado bastante interesante que me ha dado mucho entretenimiento.

Gráficamente es conservador con buenas mejoras y su música logra transmitir miedo.

En lo musical el juego cuenta con melodías bastante tenebrosas que se acoplan según nuestro avance y el peligro, Koei Tecmo nos ha entregado un gran trabajo. Ahora, las actuaciones de voz tenemos las opciones de japonés e inglés, con mi recomendación de jugarlo en japonés. Caso contrario en los subtítulos que solamente están en inglés y se requiere un nivel medio-bajo para poder comprender la historia.

El doblaje en inglés es un poco soso y se siente tan natural como el japonés, el tamaño de los textos es normal, no tenemos posibilidad de cambiar el tamaño, por fortuna en modo portátil se pueden leer sin mucha complicación.

Como agregados en la edición de Switch se han reemplazado los atuendos de Nintendo que estaban presentes en la edición de Wii U por otros un poco más sensuales y variados, lo cual es un interesante incentivo.

Conclusión

Maiden of Black Water es una buena remasterización y ha sido bien adaptado a la Nintendo Switch, a pesar de tener un rendimiento no muy estable. Puedo decir que se disfruta sin problema, su estilo de juego es sencillo de aprender y es recomendable para los fieles de la franquicia como para aquellos curiosos que buscan adentrarse en el universo de Project Zero.

Su ambientación tiene una buena construcción que logra transmitir miedo y ansiedad, el combate es satisfactorio y su narrativa engancha rápidamente. Su ritmo no es el mejor, mas, logra mantenernos entretenidos, un título ideal para la temporada de Halloween. Lamentablemente, solo tenemos textos en inglés, así como doblaje en inglés y japonés.

8

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Koch Media España.

Hugh Belmont

Autor madrileño 2.0: Abogado de día, videojugador de noche. Amante de los juegos de plataformas, acertijos, RPG por turnos y un poco más. Iba ser un videojugador profesional, pero me lastimé la rodilla

Prozis gaming

MakeGoodArt