PowerUps
returnal

Returnal – Análisis PS5

Housemarque irrumpe en la nueva generación por la puerta grande.

El ser humano, desde la antigüedad, siempre ha anhelado viajar a otros mundos. Ya por la época Romana, filósofos como Plutarco o Luciano de Samósata, escribían relatos sobre pueblos que conocían cómo llegar a la Luna o sobre viajes al satélite natural del sistema Solar. Desde entonces, siempre nos ha recorrido por el cuerpo esa ilusión de visitar otros planetas, primero a la Luna y en menos de cuatro años Marte, el planeta rojo.

La nueva obra del conocido estudio independiente Housemarque, conocido por sus trabajos en Resogun, Nex Machina, Alienation, entre otros, se trata de Returnal, una nueva aventura interestelar que experimenta una mezcla de mecánicas y una ambientación digna de películas de ciencia ficción, así es Returnal y aquí hemos venido a romper el ciclo.

Hace apenas unas semanas, Housemarque nos hacía llegar Returnal, su nuevo trabajo mediante su colaboración con Sony International Entertainment. Una obra que como nos tienen ya acostumbrados desde PlayStation Studios prometía mucho ya desde sus primeros detalles publicados en los medios. Returnal, gracias a su llamativa mezcla de géneros, roguelike y bullet hell, y su increíble estética y ambientación, se dejaba querer incluso antes de lanzarse al mercado.

Buscando la señal Sombra Blanca

Intentando no spoilear demasiado, en Returnal nos pondremos en la piel de Selene, una astronauta que recibe una señal de radio a la que llama Sombra Blanca desde el planeta Atropos. Al entrar en la atmósfera del planeta, durante el aterrizaje, sufre un inesperado accidente, perdiendo uno de los propulsores y, aterrizando, de una manera bastante aparatosa en una zona desconocida.

Tras despertar, Selene se encuentra en un planeta totalmente desconocido, sin embargo, nuestra protagonista aparte de encontrarse con todo tipo de criaturas hostiles se topa con los restos de una civilización Xenos extinguida. A todo esto, le sumamos que, Selene, comienza a tener una serie de extrañas visiones, algunas relacionadas con su vida en la tierra y otras, en las que ve a un extraño astronauta o relacionadas con criaturas extraterrestres y la extraña civilización. Unos acontecimientos desconcertantes que nos mantendrán en vilo durante toda la aventura, y que nos irán esclareciendo a un ritmo constante, manteniendo nuestro interés todo momento.

Atropos, un cambiante planeta hostil

Como la dije, la historia de Returnal se desarrolla en el peligroso e impredecible planeta Atropos. Allí nos veremos inmersos en un continuo y extraño bucle espacio temporal, en el que, cada vez que Selene muera, volverá al punto de partida, su nave Helios, en un nuevo reinicio del ciclo que cambiará la forma y la distribución del planeta de forma procedural.

Esto también provocará que, nuestra protagonista, tenga nuevas visiones y que, tras despertar, recuerde todo lo echo anteriormente. Una excelente forma de integrar la mecánica roguelike junto a la misteriosa atmósfera que envuelve esta aventura.

En su desarrollo, se ponen en práctica todo tipo de mecánicas, por supuesto las de un roguelike al uso con pequeñas pinceladas de metroidvania, donde morir se convertirá en lo más usual. Pero también iremos descubriendo nuevos objetos y artefactos que nos ayudarán a continuar la aventura, alguno totalmente imprescindibles, ya que sin ellos no podríamos acceder a ciertas zonas.

La aventura se desarrolla a través de biomas o zonas diferentes, pasando de frondosos bosques, a extensos desiertos, o ciudades abandonadas… En total, seis biomas con cantidad de enemigos y sus respectivos bosses que para nada nos harán el camino fácil hacia la señal “Sombra Blanca” y que, junto a la ambientación y diseño de muy cuidados harán que nuestro paso por esta aventura sea una gran experiencia.

Y hablando de diseños también quiero aprovechar para hablar del apartado gráfico. Podríamos decir que en este título se están aprovechando las capacidades de la nueva generación, con un apartado gráfico muy cuidado en todos los aspectos al que poco, o prácticamente nada, se le puede reprochar, con todo tipo de animaciones de gran detalle y calidad, como el movimiento de las hojas sueltas por el viento, el efecto de la niebla, las tormentas de arena, las iluminaciones o el efecto de la caída de la lluvia sobre el suelo, que hacen que recorrer el planeta Atropos se convierta en una excelente experiencia visual.

Además, el motor gráfico Unreal Engine 4, se comporta perfectamente en todo tipo de situaciones sin apenas hace resentir su rendimiento en los momentos más extremos. El equipo ha optado por bajar la calidad de los diseños para mantener una buena tasa de fotogramas por segundo, sobre todo para que en los combates, en los cuales no podemos ver inmersos en enfrentamientos con multitud de criaturas en pantalla, explosiones, partículas y cortinas de disparos enemigos, todo ello, sin que exista ningún tipo de caída ni detrimento de la experiencia de juego.

Frenético, intenso y bastante complejo

Siguiendo con el apartado jugable, tengo que reconocer que, el trabajo de Housemarque con Returnal es totalmente impecable en cuanto a jugabilidad. Nos encontramos con un gameplay frenético que mezcla todo tipo de mecánicas de juego de varios géneros; roguelike, metroidvania, shooter en tercera persona, bullet hell… y que apenas, nos dará un momento de respiro en nuestro desconcertante periplo.

En cuanto al movimiento de Selene se muestra bastante rápido, utilizando los dos sticks analógicos para ello, algo que seguro nos chocará durante los primeros minutos de juego debido a la velocidad del personaje, sin embargo, al cabo de un par de horas nos encontraremos totalmente a gusto, ya que entenderemos que casa perfectamente con la frenética mecánica de combate al más puro estilo bullet hell, algo que podría asemejar a lo visto en Nier: Automata. Selene podrá realizar todo tipo de acciones, saltar, realizar un dash, abrir cofres, interaccionar con los dispositivos Xenos… y por supuesto, disparar.

En cuanto al combate es donde se encuentra la mayor parte de la acción de la aventura, enfrentándonos a todo tipo de feroces criaturas y Xenos que habitan en el planeta a una velocidad frenética que nos pondrá al límite por la gran variedad de criaturas que nos lanzan todo tipo de ataques sin piedad alguna, poniendo a prueba nuestros reflejos y la capacidad de resolver situaciones de todo tipo.

Selene podrá realizar tanto ataques cuerpo a cuerpo y a distancia mediante armas de fuego que, también podrá cambiar durante la aventura. Las armas no tienen un número limitado de disparos pero, sí tenderán a sobrecargarse tras cierto número de disparos, para evitarlo, tendremos que pulsar el gatillo R2 en el momento que se nos indique en pantalla, realizando una recarga instantáneamente sin quedarnos expuestos al enemigo.

Además, también tendremos un indicador de adrenalina, el cuál irá subiendo de nivel a medida que hagamos rachas de bajas sin recibir daños. En total existen cinco niveles de adrenalina y cada uno proporciona ciertas mejoras positivas a la protagonista. En el caso de que recibiéramos algún daño, el nivel de adrenalina se reiniciaría y perderíamos todas esas ventajas.

En cuanto a las armas, también se pueden mejorar, cuanto más las usemos, más subirá el nivel de especialidad, mejorando sus estadísticas y siendo más mortíferas contra los enemigos incluso al reiniciar el ciclo. También se puede mejorar la especialidad mediante los calibradores, unos objetos que se pueden encontrar repartidos por el mapa.

Igualmente, en el apartado de jugabilidad quiero aprovechar para comentar la magnífica experiencia totalmente inmersiva gracias al controlador DualSense de PlayStation 5. La retroalimentación háptica representa todo tipo se sensaciones; desde vibraciones por explosiones, disparos, golpes o el ritmo cardíaco de la protagonista al aumentar el medidor de adrenalina. Además, los gatillos adaptativos hacen su trabajo perfectamente, mostrando la resistencia del disparador e incluso, mostrando dos resistencias distintas para pasar del disparo principal al secundario.

Todo este tipo de sensaciones se complementan con sonidos que reproduce el altavoz integrado y que mejora aún más la inmersión del jugador durante el juego.

Las mejoras del traje, un elemento imprescindible

Durante la aventura nos toparemos con ciertos elementos de la civilización Xenos, de la que nuestra protagonista, se puede beneficiar acoplándolos a su traje. Estos dispositivos se obtienen en ciertos momentos de la aventura, aportando nuevas habilidades al mismo. La Espada Atropiana, nos permite realizar un ataque cuerpo a cuerpo o, el Rezón Ícaro acceder a lugares inaccesibles, son algunos de estos elementos. Este tipo de equipamientos siempre quedarán equipados incluso después de reiniciar el ciclo y son imprescindibles para poder avanzar en la aventura.

También podremos acoplar parásitos a nuestro traje que, además de beneficiarnos con ciertas mejoras, también nos perjudican. Por lo tanto, siempre deberíamos de valorar, dependiendo del momento, cuando y cuales son los parásitos con los podremos salir mayormente beneficiados que perjudicados. Los parásitos también se pueden desacoplar aleatoriamente en ciertos dispositivos Xenos distribuidos por las salas de cada bioma pero, es posible, que no todo salga como esperamos.

Otra de las maneras de descubrir nuevos artefactos es, mediante la búsqueda de cubos de datos, los cuales tenemos que llevar hasta los procesadores de cubos de datos para desbloquearlos que, por norma general, se encuentran al final de la zona.

Por otro lado tenemos los objetos, donde se encuentran los artefactos y los consumibles. Los artefactos se tratan de una serie de dispositivos que, al recogerlos, nos benefician con ciertas mejoras, ataques … En cuanto a los consumibles, Selene puede disponer de hasta tres espacios o slots, dependiendo del progreso en la aventura para equipar los consumibles que encontremos o fabriquemos. De entre los consumibles tenemos, viales de silfio, que recuperan la integridad (vida) del traje, recolectores de obilitos, barreras, recolectores de obolitos…También  podrán descubrir nuevos consumibles intercambiando éter en el dispositivo Cthonos situado junto a nuestra nave a cambio de Éter.

Eter y Obolitos, las monedas de cambio

El éter es otro de los elementos que podemos encontrar esparcido por Atropos, el cual, básicamente nos servirá para intercambiarlo por, nuevos objetos consumibles en Chtonos, o para utilizarlo en los Reconstructores. Este dispositivo nos hace una copia exacta que, al morir, hace que aparezcamos de nuevo en el lugar donde lo activamos. También se puede intercambiar Éter por Obolitos, en los fabricadores y, como comenté anteriormente en Cthonos a cambio de desbloquear nuevos consumibles.

Los obolitos son unos elementos que dejan los enemigos al eliminarnos, o simplemente los podemos encontrar por las zonas. Básicamente este elemento es como si fuera una moneda de cambio, y con el que podremos obtener/comprar consumibles o mejoras en los fabricadores.

Los objetos se podrán conseguir durante la aventura pero también, junto a Helios, hay situado un dispositivo, Cthonos, el cual desbloquea un nuevo objeto a cambio de una cantidad de Éter.

Magistral apartado sonoro

En cuanto al apartado sonoro tengo que decir que el equipo de Housemarque ha hecho un excelente trabajo, aderezando la aventura con todo tipo de sonidos ambientales, de armas, y de las criaturas con las que nos encontramos. Todo esto se  suma a una interpretación magistral de Selene, con voces en castellano, que transmiten la sensación de soledad y de incertidumbre que está experimentando la protagonista en la aventura y que junto a una banda sonora que cambia de composiciones lentas, para los momentos más intrigantes, a más rítmicas para los combates y momentos de acción, cierran un apartado redondo.

Alrededor de las 40 horas

Finalmente, toca hablar de la duración. Considero que Returnal no es para nada un juego corto. Su historia principal nos costará superarla alrededor de las 40 horas sin entretenernos demasiado en hacer desafíos, el modo con conexión online de Returnal al que se puede acceder desde la consola de Helios, o quizás algunas menos si sois algo hábiles que yo. La cantidad de muertes que nos esperan podrían estar a la altura de títulos tan injustos como la serie Dark Souls, y más, cuando lo que nos espera tras el reinicio es comenzar desde el punto 0. Seguramente más de una vez pensemos en tirar la toalla pero simplemente será momentáneamente, ya que siempre nos podrá el interés por descubrir que es lo que nos espera en la siguiente sala o bioma y, os puedo asegurar que, merecerá la pena.

Conclusión

Returnal, se trata de uno de esos títulos en los que no hace falta demasiado rato para saber que nos terminará enganchando. Su jugabilidad, fresca y dinámica sin mecánicas abusivas, hará las delicias de los fans del frenético subgénero Bullet Hell. Todo esto se une  a una perfecta integración de las mecánicas roguelike que junto a una historia que nos desconcierta desde los primeros compases, nos sugerirá seguir adelante en el oscuro periplo de Selene por descubrir, que es lo que ocultan sus extrañas visiones y cual es su relación con el misterioso bucle en el que se ve inmersa el planeta Atropos. Una excelente manera de adentrarnos en la nueva generación con una historia de ciencia ficción y terror cósmico de alrededor de 40 horas de juego a la altura de la potencia de PlayStation 5.

Nota: 9/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Precision Spain.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".