Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition – Análisis PS4

No se trata de un Shmup cualquiera, sino del Shmup

El espíritu de los shoot’em ups parece seguir vivo entre las desarrolladoras. Los recopilatorios de Darius, la secuela de Habroxia, el anuncio del nuevo R-Type o los sucesivos ports de Super Hydorah de Locomailto entre las distintas consolas, parecen mantener activa a la extensa comunidad de fieles del género más arcade que existe. Hoy os vengo a hablar de Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition, el shoot’em sidescroller de SideQuest Studios, y secuela directa de Söldner-X, que ya tuvo el honor de estrenarse en Windows PC y PlayStation 3 en 2007, y que ahora, vuelve con un apartado gráfico mejorado y algunos extras.

Volvemos una vez más al terreno de los shoot’em up gracias a Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition, como ya he dicho este shoot’em up ya tuvo el placer de deleitarnos con su peculiar sistema de progresión por niveles y su increíble rejugabilidad y que, gracias a EASTASIASOFT, ahora lo tenemos en PlayStation 4 en su Definitive Edition, con novedades y su DLC, The Last Chapter, que añade tres nuevas misiones al conjunto, haciendo las delicias de los fans del género una vez más.

Una amenaza, un objetivo

Tengo que decir que en Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition no es que se hayan dedicado a desarrollar una gran trama argumental, de todas maneras, considero que tampoco haga demasiada falta. El argumento de esta nueva entrega nos sitúa veinte años después de los sucesos de Söldner-X, en plena invasión alienígena de los D’Aarg, una raza superior, que de nuevo está poniendo en peligro de nuevo a toda la humanidad y, como piloto del escuadrón Söldner-X 2, nuestro objetivo es librarla de tal amenaza. No es nada fuera de lo normal, más bien se trata de lo que se despacha habitualmente en el género, pero, al menos, se han preocupado en que haya algo de trama tras la cantidad de disparos y enemigos a los que destruir que nos quedan por delante.

Desarrollo lineal pero efectivo

El mayor problema que presentan los juegos de este tipo de género es que a las desarrolladoras ya les cuesta innovar en muchos de los apartados jugables. En Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition parece que lea hayan dado una pequeña vuelta de tuerca más y el resultado, es bastante interesante.

Si bien tenemos que ir superando una serie de fases consecutivamente, diez para ser exactos, si contamos las tres extras que añade su DLC. Cada una desarrollada a través de diferentes biomas y con sus respectivos jefes de nivel. A pesar de que el sistema de progresión por ellos es lineal, uno tras otro sin que haya posibilidad de elegir distintos itinerarios como en Darius o Súper Hydorah, por mencionar uno más actual, no nos va a ser fácil ir superándolas, ya que para ir a la siguiente no nos bastará superar a su jefe, sino que también tendremos que ir recolectando llaves secretas, ocultas entre los enemigos o consiguiéndolas cierto nivel de rango. Básicamente esto ocurre a partir del quinto nivel que, será cuando, entrará a jugar esta mecánica hasta el nivel 7. A partir de entonces, sólo habrá que ir superando a cada jefe del nivel. También, tras cada bloque de niveles, disfrutaremos de un final, pero, hasta que no completemos todos, no podremos desbloquear el verdadero.

Pequeñas pinceladas gráficas

Como ya he comentado Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition se trata de un remaster del título lanzado en 2010. Este título, a pesar de que no ha experimentado un gran cambio estético, le ha beneficiado los 60fps estables proporcionándole un plus de calidad gráfica frente a lo que pudimos ver en el original. Como ya he dicho, no se trata de un gran cambio, ya que el título ya contaba con un excelente trabajo a sus espaldas pero que, siempre se agradecen.

A pesar de ser un shoot’em up side scroller, veremos unos excelentes diseños pseudo-3d, como las naves Söldner-X 2, algunos de los enemigos o los fondos, que proporcionan un efecto tridimensional muy conseguido en muchos de los niveles.

Tampoco puedo olvidarme de los jefes de nivel, imponentes y de gran tamaño, tal y como se despacha en el género y que, además, se nota que le han dedicado su tiempo en darle forma. Si bien podemos ver en el modo galería del menú principal, que por cierto se trata de una de las novedades del juego, muchos de los bocetos de los diseñadores para darle forma a estos engendros que nos pondrán en más de un aprieto antes de superar el nivel.

Extremadamente jugable

Que sería de un shoot’em up si no fuera por su jugabilidad. Pues en Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition nos encontramos con una jugabilidad digna del género, a pesar de ser un euroshmups, un subgénero en donde la parte jugable no era su mejor apartado, el trabajo de su desarrolladora ha dado en el clavo con unos controles muy fluidos y unas mecánicas que hacen que disfrutemos de la aventura desde el primer momento, tanto sólo como en modo cooperativo local.

Igualmente, su rendimiento hace honor a los mejores títulos japoneses del género, sin incomodarnos con bajadas de frames ni nada por el estilo por más enemigos y disparos que tengamos en pantalla. Así mismo, los controles responden correctamente y hacen un uso razonable de cada uno de ellos, dejando los cambios entre las armas equipadas para los botones superiores y los del panel frontal para el disparo principal y los especiales como el Shock Wave o el Limit. También podremos elegir si usar el stick izquierdo o el pad para controlar nuestra nave, además, todos los controles se pueden adaptar a nuestro antojo desde el menú de juego.

Además, una de las cosas que me llamó bastante la atención fueron su cantidad de mecánicas jugables. Los enemigos que ataquemos irán soltando anillos al estilo Sonic the Hedgehog. Esto hará que, si los vamos recolectando, rellenará un indicador que aparece en la esquina inferior derecha llamada “chain”, una vez se complete soltará un power up con el que equiparnos, pero ojo, el que aparezca antes o no dependerá de lo precisos que seamos al disparar. Y hablando de power ups tengo que decir que disponemos de una gran variedad: módulos, mejoras de potencia para las armas, bonus de puntuación, de ranking, escudo, mejoras de vida, vidas extra… Una buena de cantidad de power ups con los que mejorar nuestra nave y puntuaciones.

Finalmente tenemos el modo “Berserker”, que básicamente se trata de un estado alterado al que entraremos cuando nuestra barra de vida llegue a un nivel bajo. Saber que estámos en este estado no va a ser difícil ya que además de aparecer un indicador cambiará el tema musical. Sin embargo, podremos salir de este modo u obteniendo un power up que nos recupere la barra de vida o, si aguantamos un tiempo sin que nos dañen, se recuperará progresivamente hasta cierto punto.

Sistema de puntuación, rankeo y dificultad dinámica

Entender todo el hud de Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition me ha costado un buen puñado de horas de juego y aun así podría decir que estoy del todo seguro de entenderlo, sobre todo su sistema de rankeo, que mejora a todo lo que hayamos visto hasta el momento en el género. Pero aquí estamos para explicarlo un poco por encima, sin sumergirnos demasiado ya que es algo peliagudo.

En la parte superior derecha de la pantalla, tenemos el marcador de puntuación y, justo encima, el multiplicador de puntuación que, básicamente lo que hace es multiplicar por ese número los puntos por bajas enemigas.

También tenemos el rank, este último muestra una letra dependiendo de cómo juguemos, desde la F hasta la S, creo recordar, y su funcionamiento es el siguiente: Cuanto más alta sea el rank, más agresivos serán los enemigos contra nosotros, o lo que es lo mismo, más disparos habrá en pantalla. Algo así como un sistema de dificultad dinámico que se adapta a nuestra habilidad premiándonos con más dificultad.

Finalmente tenemos la puntuación final del nivel. Aquí ya dependerán muchos más factores, como los enemigos eliminados, el tiempo que invirtamos en superar al jefe o el daño que nos hayan hecho. Básicamente un conjunto de nuestra actuación en el nivel, pero, nada tiene que ver el rank que hayamos llevado durante el mismo.

Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition es mucho más

Hasta el momento únicamente he estado hablando de sus mecánicas jugables y sistema de rankeo pero, Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition es mucho más. Además de su excelente apartado sonoro, con composiciones tecno de gran nivel por parte del alemán Rafael Dyll, en esta edición se incluye el contenido del DLC: The Last Chapter, que añade tres fases más a la aventura y que cierra con el verdadero final del videojuego.

Pero, además, se han añadido algunos extras, como el modo Desafío, que suman muchas más horas de juego y esfuerzo por nuestra parte para conseguirlos y que nos premiará con potenciadores, créditos, imágenes… o la posibilidad de subir al servidor nuestras puntuaciones y compararlas con nuestros amigos o jugadores de todo el mundo en clasificaciones mundiales, además podemos ver la repetición de la partida con la que hicieron el récord.

Conclusión

Söldner-X 2: Final Prototype Definitive Edition vuelve con más ganas que nunca con una edición definitiva que, además de incorporar nuevos modos de juego y algún que otro extra, añade el DLC, The Last Chapter, el cual cierra el episodio de este videojuego como se merece. Un título desafiante, divertido y con montones de mecánicas jugable, desafíos y horas de juego que lo hacen muy pero que muy entretenido. Además, su modo cooperativo local hace que la diversión se multiplique por dos recordando nuestros mejores momentos en los salones recreativos. En conclusión, un título que no debería faltar la biblioteca de los fans del género shoot’em up.

Nota:9/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de EASTASIASOFT.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".

Salir de la versión móvil