PowerUps

Super Hydorah – Análisis

Regresando a la época de los matamarcianos

[dropcap]E[/dropcap]n tiempos modernos, no es de acostumbrar el hecho de encontrarnos con juegos que representen un genero tan añejo como lo es el Shoot’em Up. Y esta es la apuesta que trae el estudio Locomalito con su título, Super Hydorah, traer de vuelta uno de los géneros mas hardcore en los videojuegos, con un estilo de shooter horizontal y ajustándolo técnicamente a las exigencias del público actual. Como es de saber, esta entrega se trata de una remasterización del título original Hydorah, videojuego de PC que salió a la venta en el año 2010. Así que, manteniendo la misma base, el estudio español busco refrescar el clásico con arreglos gráficos y sonoros, este último con la ayuda del compositor Gryzor87.

Observando como antecedente a Maldita Castilla, un título que recibió muy buenas criticas por parte del publico, damos pie a las expectativas que tiene sobre los hombros Super Hydorah, que sin pasar desapercibido, busca revivir y traer de vuelta uno de los géneros mas “rompe mandos” del mundo de los videojuegos. Si pensábamos que los juegos de gran exigencia estaban desapareciendo, Super Hydorah se encargará de refutar que estamos muy equivocados.

Niveles que requerirán de gran ímpetu para sobrepasarlos

Desde un inicio el juego se nos presenta sin muchas complicaciones, no es un juego que se enfrasque en resaltar su historia. Por obvias razones, sabemos que su fuerte se destaca al momento de jugar, con el gran objetivo de sobrepasar los 21 niveles subdivididos en 35 fases. Bajo un sistema de scroll horizontal deberemos hacer frente a los enemigos que se nos interpongan. Con una gran variedad de enemigos, de diferentes aspectos y formas de ataque, será fundamental la coordinación a la hora de destruirlos mientras esquivamos los disparos de otros atacantes. Cabe a destacar que habrán enemigos que irán dejando power ups, que nos recompensarán con habilidades que varían según el color que tengan. Quizás uno de los primeros fallos que nos encontramos es el desequilibrio en los niveles, que aunque gozan de momentos de frenetismo, hubiera sido mas satisfactorio contar con recorridos mas balanceados.

Antes de cada nivel, se deberá escoger las armas que equiparemos para hacer frente al mismo (arma principal, secundario y especial), con una gran variedad de armamento será de vital importancia seleccionar la que sea de nuestra mayor comodidad o agrado. A la hora de entrar en acción nos daremos cuenta del gran trabajo que tienen los controles, ya sea jugando con mando o con mouse y teclado, la verdad es que se muestra muy preciso y fácil de manejar, por lo que no podremos culpar a los controles al momento de morir. Uno de los grandes aciertos de Super Hydorah, es ofrecer la posibilidad de jugar en mmultijugador. Podremos invitar a un amigo a sumarse a este gran reto, sobre todo al momento de enfrentar a los jefes finales, muy bien diseñados y con diferentes patrones de movimientos y ataques.

El infierno acecha en el espacio

Una de las incógnitas más resaltantes que se tenía desde un principio, era el hecho de saber si su dificultad estaría a la altura de lo que se prometía, y después de jugarlo no hay duda de que lo han cumplido. Incluso más de lo pensado, si hablamos de referentes del harcore gaming, muchos nombraran juegos como Dark Souls, DOOM, Super Meet Boy, etc. Pues Super Hydorah homenajea de gran forma y explota su potencial con una dificultad que llevará nuestra paciencia a límites nunca antes vistos. Este tópico tiene Pros y Contras, por un lado hay que tener en cuenta que no hablamos de un título apto para todos los públicos, solo los jugadores más veteranos en el género se atreverán a afrontar este infierno espacial. No obstante, cabe a destacar que las constantes muertes llegan a tornarse agobiantes, llevando a un casual a alejarse y abandonar el juego permanentemente.

En cuanto a su diseño de niveles, no hay nada que cuestionar, con fondos que no son tan resaltantes como para distraernos, pero tampoco tan genéricos como para pasar desapercibido. No nos dejemos engañar que por el hecho de que se trate de un shoot’em up horizontal, los niveles serán tan comunes entre ellos. Si algo destaca en este juego, es la variedad, en la música, enemigos, armas y en este caso la ambientación de cada uno de los niveles. Incluso los escenarios pueden jugarnos una mala pasada, ya que no solo bastará con estar atentos a los enemigos, sino que también a la estructura del nivel, presentándonos elementos que pueden obstaculizar nuestro camino y dándonos algo más de que preocuparnos.

Técnicamente esplendido y gratificante

Por su parte, el apartado gráfico cumple de gran forma su cometido, a pesar de que hablamos de un titulo de 16- bits, logra darnos una entrega refrescada por su calidad de imagen y su fluidez, ofreciendo la opción de funcionar a una resolución 4K con 60 frames por segundos. Cada detalle esta formado minuciosamente, trabajando con gamas de colores que no pasan desapercibido. ¿Que podemos decir de la banda sonora? Pues aquí queda exaltado el excelente trabajo de Gryzor87, con mas de 60 temas a lo largo de todo el juego, la musicalizacion cumple su objetivo de adentrar al jugador en el juego, ya sea en cada uno de los niveles, los enfrentamientos con jefes, menús, etc. Los efectos de sonidos están muy bien justificados en cada uno de sus apariciones, siempre con la intención de  el momento de juego.

En cuanto a la innovación, se esperaba algo novedoso dentro del genero, por más que se renovara técnicamente. Seguimos contemplando algo que ya muchos conocen a la perfección. De igual forma, se puede suponer que el estudio no quiso salirse de los lineamientos que tanto caracterizan al genero, pero nunca esta de más reformar e incluso llevar más allá de lo pensado a un título que a la final tuvo un balance positivo y que pudo en cierta forma dar un nuevo aire a lo que conocemos como shoot’em up.

Conclusión

Sin duda alguna, Super Hydorah nos recuerda aquella época donde no era necesario un proyecto de gran envergadura para tener un juego de buena calidad. Una historia que pasa a un segundo plano colocando en práctica una esplendida jugabilidad, banda sonora de primera y diseños de nivel muy dinámicos. Un claro homenaje para los que disfrutaron en su momentos la mejor época de dicho genero, con una dificultad que aunque para muchos sobrepasa los límites de exigencia, cumple su intención de complacer a un publico más hardcore.