TESO Morrowind

The Elder Scrolls Online: Morrowind – Análisis

Morrowind, esto si es The Elder Scrolls

Tras haber lanzado hace tres años “The Elder Scrolls Online“, Zenimax lanza esta nueva expansión. Con Morrowind, volveremos a esta tierra querida por muchos. Un añadido que le hacía mucha falta al juego, y que le hace mucho bien. Ante nosotros, tenemos lo más parecido posible a una nueva entrega de la franquicia, aunque lamentablemente también nos llegue en inglés, al igual que el juego principal.

Regreso a Vvanderfell

En esta aventura, estaremos de vuelta en la querida provincia de Vvanderfell. Se trata del mismo lugar en el que se desarrollaba la tercera entrega de la saga. En esta ocasión, tendremos que ayudar a Lord Vivec a recuperar el poder perdido. No será una tarea sencilla, pues nos encontraremos con enemigos de toda clase. Hay que decir que no solo tendremos acceso a este zona del mapeado, también tendremos la posibilidad de acceder a todos los lugares de Tamriel. Aproximadamente los sucesos de esta aventura ocurren unos 1000 años antes en la quinta entrega de la saga, Skyrim.

El Guardián, una clase realmente innovadora

Es uno de los aspectos donde más innova esta aventura. Con The Warden (El Guardián) tendremos la habilidad de poder invocar valerosos animales de compañía que serán quienes nos ayuden en los combates. No es su único punto fuerte, pues también será muy habilidoso usando magia y en combates a cerca distancia. Ciertamente, hay que decir que es un personaje bastante fuerte. No nos costará demasiado avanzar si elegimos esta opción.

Sabiendo esto, hay que decir que todo estará muy relacionado en nuestras elecciones. Entre las alianzas tenemos Daggerfall Covenant (Pacto de Daggerfall), Aldmeri Dominion (Dominio Aldmeri) y Ebonheart Pact (Pacto Corazón de Ébano). Todas y cada una de estas alianzas, están unidas a las razas del personaje. Tendremos 9 razas a elegir, todo dependerá de la alianza que hayamos escogido anteriormente.

Dejando para el final lo más importante, la Clase. Será muy decisivo, pues a partir de esta decisión iremos desarrollando al personaje y sus características. Como en anteriores aventuras, tenemos algunas más diestras en la magia como Sorcerer (Brujo o Hechicero), y el Templar (Templario). Si somos de los que preferimos el combate cuerpo a cuerpo, pues podemos decidirnos por Nightblade (Hoja o Daga Nocturna) o Dragonkinght (Caballero del Dragón). La nueva clase The Warden (El Guardián) es muy versátil, nos puede servir un poco para todos los frentes, aunque se especialice un poco más en la magia.

En lo jugable supone una evolución apta, aunque no demasiado innovadora

Si miramos los antecedentes de la serie, sabemos que ha sido una franquicia que jugablemente ha estado lejos de la perfección. Aún así, podríamos decir que supone una buena evolución desde la anterior entrega. Tampoco es que sea un grandísimo avance, pero se mira con buenos ojos. Los tiempos de carga han mejorado considerablemente y esa es una muy buena noticia. Estamos ante un juego en el que tendremos que entrar y salir en muchas ocasiones de lugares cerrados, esto supone un gran alivio.

Solos o acompañados

Uno de los aspectos en los que Bethesda y Zenimax han puesto más atención ha sido en este. Desde que empezamos esta historia, tendremos la posibilidad de recorrer el camino solo o acompañados de otros jugadores. En algunos momentos, notaremos un poco de lag pero nada que sea realmente importante, podremos jugar sin temor.

Más allá de lo principal…

Al igual que en otras entregas de la saga, este juego nos ofrece muchas tareas extras. Podremos hacer algunas misiones secundarias, con las que entrenaremos un poco a nuestro personaje, o bien pescar si nos apetece. La variedad de estas misiones está muy conseguida. Es un gran sello de la franquicia, algo que casi siempre cumplen. Tampoco se olvida en raras ocasiones de un puzle. Aunque he de decir, que estos no tienen demasiada dificultad, nada que no se solucione si pensamos un poco.

Bien en el apartado online

Cuando nos enfrentamos a este videojuego, vemos que estamos ante un título realmente enfocado al apartado online. Como en otros MMORPG, aquí podremos hacer multitud de misiones acompañados de otros jugadores. Podremos ayudarnos mutuamente en numerosos jefes opcionales. Mientras que también podremos combatir entre la comunidad con unas batallas PVP (Player Versus Player) de lo más moviditas. Estos combates, serán en una arena de batalla, estaremos en unos escenarios distintos a los del juego principal.

Podremos elegir dos servidores: Europeo o Norteamericano. Puedo decir que ambos funcionan bastante bien. Puede que tengamos alguna ligera caída de la partida, pero es muy ocasional. Lo han montado todo de una forma bastante sólida.

Una ambientación digna de la franquicia

Cuando se anunció esta expansión, muchos estaban ansiosos de volver a Morrowind. Habiendo llegado el momento, podemos decir que han logrado una ambientación muy digna de la serie. Habrá momentos en los que quedaremos realmente maravillados por todo lo que nos rodea. Siempre tendremos la sensación de estar alrededor de una tierra crepuscular en la que al hacerse de noche ocurren los sucesos más peligrosos. Zenimax ha acertado con buena nota al elegir esta estética, le ha sentado muy bien al título.

Gran banda sonora que nos acompaña en todo momento

La saga “The Elder Scrolls” siempre ha tenido una buena fama en el aspecto musical. Todos los que hayan jugado a Skyrim, recordarán el épico tema Dragonborn. En esta ocasión, Brad Derrick ha sido el encargado de componer el score de este título. Aunque se han cogido prestados algunos temas del juego original, cuya partitura compuso Jeremy Soule, el encargado habitual de la saga en esta faceta. En todo momento, estamos ante una selección de temas orquestales realmente bonitos. Cabe a destacar el tema principal, que se ha rescatado del juego original. Aunque tendremos diferentes sinfonías, todas para cada momento y lugar de la aventura.

Podremos perdernos mucho tiempo por Vvanderfell

Si bien es cierto que la aventura principal nos llevará unas 15 horas sin problemas, hay que decir que si le dedicamos más tiempo a entrenar, hacer misiones secundarias podremos hasta doblar el tiempo total. Llegaremos a más de 30 horas si queremos hacerlo todo. Aunque claro, es un título hecho para que nos dure, hay mucho contenido y un gran mapeado por explorar.

Aunque no podremos acceder a todos los lugares sin un permiso especial…

Obviamente estoy hablando de los famosos micropagos. Como he dicho anteriormente, la aventura nos permite recorrer y aventurarnos en un terreno muy grande. Aunque no podremos ir con tanta libertad, pues habrá zonas en las que tendremos que pagar con dinero real. Es sin duda una de las características de este tipo de juegos. También tendremos algunas limitaciones a la hora de avanzar en el personaje, aunque no influyen profundamente a la hora de luchar con otros jugadores de este mundo.

No es un portento técnico, pero si que luce muy bien

Esta saga, nunca ha sido de las más punteras en el aspecto técnico. Es cierto que al ser juegos con mundos tan grandes, tienen que poner algunas limitaciones en este sentido. Aún así, hay que decir que el resultado general es bastante bueno. No podemos obviar algunos momentos en los que parecerá que veamos texturas de consolas más antiguas, pero serán muy pocas.

Nosotros, lo hemos jugado en una PS4 Estándar. Nos ha dado muy buenos resultados. Es un título muy pulido, pues los bajones de FPS son inexistentes, está realmente logrado en la fluidez. Se mantiene estable como una roca en 30 FPS (Imágenes por segundo).

En ingleś, francés y alemán pero no en español….

Lamentablemente, tenemos que decir que “The Elder Scrolls Online: Morrowindnos llega sin subtítulos en nuestro idioma. A mi parecer, es un aspecto muy importante y realmente negativo del juego de Zenimax Online. Es una faceta realmente decisiva en un juego de rol. Sin duda la ambientación y banda sonora ayudan mucho a sumergirte en esta aventura, pero en un título con tantos textos, conversaciones, libros por leer, hubiera sido realmente bueno que hubiera estado traducido al menos. Es una autentica pena, pues esta franquicia tiene muchos seguidores por aquí y tiene mucho potencial. Hay que destacar que más que un nivel alto del idioma, se basa en aspectos concretos del universo y de este tipo de títulos. Desconocemos si en un futuro llegará una traducción, por ahora no contemplamos esa posibilidad.

La vuelta ha sido buena, aunque podría haber sido mucho mejor

En líneas generales, tenemos un juego que merece la pena echarle el diente. Un buen aperitivo para aquellos que esperan ansiosos la sexta entrega numérica. El regreso a Morrowind, nos trae un mapeado y una nueva clase, The Warden (El Guardián). Una aventura principal que no está nada mal en duración, aunque el verdadero potencial estará en perdernos en este gran mundo. Una odisea, que podremos disfrutar totalmente solos o en compañía. Nos trae algunas posibilidades online como las divertidas batallas contra otros jugadores (PVP).

Jugablemente y tecnicamente se nota que hay una mejora respecto a la anterior entrega de la saga, pero sin ser de lo mejor en la actualidad.Sólido como una roca, podremos disfrutar de esta aventura a 30 FPS totalmente estables. Una banda sonora creada por Brad Derrick bastante decente. Aunque los temas que más despuntan son los repescados de Jeremy Soule. Lamentablemente, no todo es bueno ni mucho menos. Nos molestarán algunos micropagos que si bien no entorpecen el desarrollo, pero si que llegan a ser un poco molestos. Por no decir de la falta de traducción en nuestro idioma, algo realmente imperdonable por parte de Zenimax Online. A pesar de todo, es un título totalmente obligado para cualquier fan de la serie.

 

*De acuerdo con nuestra política, os informamos de que este título lo hemos podido analizar gracias a una copia de prensa que nos ha proporcionado Ziran.

Article by anthohearts

Frikazo hasta la medula. Fiel seguidor de Kingdom Hearts, Dragon Ball y muchas frikadas más. No debemos mirar a este arte con marcas, sino con juegos. El tener muchas aficiones es un don, no una maldición!