Mastodon
PowerUps
The Eternal Cylinder - Análisis PS5

The Eternal Cylinder – Análisis PS5

¿Evolución o revolución?

En un planeta en el que un cilindro gigante nos persigue cíclicamente, descubriremos la verdad sobre él y otros misterios que se presentan en este colorido juego. Un híbrido entre el aclamadísimo en su día Spore y un juego de mundo semiabierto que seguro que si le dedicas tiempo acabarás satisfecho.

En Septiembre de 2021 salía en PS4 y XBOX One un juego diferente, con unas características peculiares y que llamaron la atención de más de un aficionado. La primera visión que se te viene al encender la consola y ver la introducción es claramente la de Spore, el muy atrevido juego de EA en el que Will Wright dejó rienda suelta a la imaginación y, con los limitados recursos de esa época, dio vida a un maravilloso mundo en el que lo importante era evolucionar nuestros personajes en una mezcla de God simulator y estrategia. Y es que fue muy difícil encasillar Spore en su día y difícil es también tratar de dar nombre a lo que es The Eternal Cylinder. Para regocijo de muchos el pasado 13 de Octubre salió para las consolas “mayores” y PC.

Pero comencemos por el principio, esto es, por quienes tuvieron la idea original. ACE Team es un estudio de origen chileno creado por los hermanos Andrés, Carlos y Edmundo Bordeu, por eso lo de ACE, por sus iniciales. Estos intrépidos hermanos decidieron en su día trasladar su amor a los videojuegos a la práctica y empezar un grupo de desarrollo de mods. Tiempo después, en 2003, sacaron Zeno Clash, un juego de acción y aventura en primera persona muy aclamado en su día, al igual que su secuela. Ahí empezaron a ser reconocidos, dando forma años después a un juego al que se le agradeció sobretodo su manejabilidad finísima, Rock of Ages. En 2014 lanzarían Abyss Odyssey, un plataformas de acción y aventura, y en 2015 The deadly Tower of Monsters. Por último, en 2017 sería el turno de la secuela de Rock of Ages y en 2019 Solseraph, espectacular juego que recordaba a Actraiser juegazo de consola de 16 bits de toda la vida. Este juego ha sido distribuido por Good Shepperd Entertainment.

Como decía al inicio, la primera vista te lleva ineludiblemente a Spore, pero una vez pasado el primer vistazo, ¿Qué más hay? Pues intentemos explicarlo. El juego comienza contigo, un bicho bastante peculiar de raza Trebhum, con un cuerpo, dos piernas y una trompa, naciendo. El narrador es quién guía nuestros pasos, dándonos a entender que para conseguir sobrevivir tendremos que utilizar, primero, nuestra capacidad de absorción para conseguir agua y tomar alimento, y, segundo, esa misma capacidad para evolucionar a nuestro amiguito y adaptarnos al entorno, un planeta hostil y que rápidamente nos demuestra que no vamos a poder estar perdiendo el tiempo mucho, ya que enseguida un cilindro espectacularmente gigante comienza a rodar y pretende aplastarnos.

Con esto llegamos a la segunda mecánica y que se repetirá con muy pocas excepciones. Hay que llegar a unos pilares con una luz azul en su base y un haz de luz rojo entre cada uno de esos pilares para detener al cilindro maldito. El modus operandi se repetirá, exploramos la zona en busca de nuevas mutaciones, agua, comida y huevos, donde encontraremos más compañeros Trebhum, y después correremos del cilindro hasta llegar a una zona nueva. ¿Repetitivo o aburrido? En absoluto puesto que estas zonas están salpicadas de puzles, historia de los Trebhum y lugares donde encontrar secretos. La primera vez que se te muere uno de tus compañeros, que además es difícil que sepas porqué ha sido, te pones un poco triste pero al final el juego te deja a las claras que lo importante es que la especie sobreviva, no el individuo. Es bueno que siempre vayas con más de dos personajes, ya que al haber tantas habilidades diferentes no conviene que las tenga uno solo ya que si muere tu personaje con todas las mutaciones puedes dar por terminado el juego, la fauna es muy poco acogedora y todos te atacan si entras en su radio de acción. Luego conforme avanzas todo se mueve en una escala aun mayor, con jefes, no muy complicados, puzles más elaborados y habilidades más vistosas que las que ves al principio.

El juego tiene unos gráficos muy bonitos, coloridos y muy diferentes entre sí, pasando de tonos cálidos en zonas más desérticas a bosques en colores más marrones y azulados en frías, como toda la vida, pero muy variados y con mucho mimo. No cae en ser repetitivo, en cada zona se puede explorar sin problema ya que hay indicadores de cuando vuelve a ponerse en marcha nuestro enemigo cilíndrico. Estos paisajes son profundos, bien renderizados e incluso en PS5 y XBOX Series X podemos disfrutar de unos efectos de Ray Tracing a 1080p y 60 fps en 4k que me han sorprendido porque no creí que fueran a estar bien implementados y han hecho un trabajo bastante bueno teniendo en cuenta la multiplataforma y los problemas que ello conlleva.

Algo que llama mucho la atención y que es para destacar sería el sonido, no ya la banda sonora en sí que es bastante normalita, sino los efectos sonoros que te hacen meterte de lleno en la aventura y por momentos parece que estás en ese mundo de fantasía creado por la desarrolladora.

Mención aparte de la exquisitez y detalle que tiene el narrador con una voz muy adecuada y que no es como otros juegos en los que te cansas de que siempre te repita las mismas cosas o se hace pesado por monótono. Hay música para ambientar ciertos momentos que sin ser inolvidable si logra su cometido, hacerte sentir desesperanza o justo lo contrario, una luz al final del camino después de devanarte los sesos intentando completar un puzle.

Conclusión

En resumen, que sin llegar a ser un best seller, ni siquiera ser tan divertido como Rock of Ages, aunque comparte su muy bien conseguido control, The Eternal Cylinder es un juego muy divertido, al final le coges cariño a nuestros Trebhum y ves cómo pasan de ser unos bebés hasta llegar a la madurez evolucionando, y de paso te enteras de todos los secretos que tiene este planeta, que son muchos.

En un mundo utópico y colorido los chicos de ACE Team Entertainment nos demuestran que con muchas ganas y saber hacer se puede divertir al consumidor sin ser un triple A, solo con mecánicas poco usadas pero muy bien implementadas.

7

De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Cosmocover PR.