Mastodon
PowerUps
The Knight Witch

The Knight Witch – Análisis Nintendo Switch

Se acabaron las princesas guerreras, ahora son brujas.

Los metroidvania están de moda. Desde que Hollow Kingth lo petó tan fuerte, es común entre los estudios indies lanzarse con un juego de corte similar. Esto tiene partes buenas y malas… veremos qué tal les ha ido a Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team.

Brujas y guerreros, brujas guerreras

The Kinght Witch nos cuenta cómo se creó Dungeonidas, una ciudad subterránea. La familia Daigadai tenía el poder, pero en su afán por seguir creciendo y creciendo a toda costa, arrasaron con todo. Así, tras el encarnecido enfrentamiento, los supervivientes crean Dungeonidas, huyendo de la desolada superficie.

Para poder derrotar al monarca, hacen uso de las Knight Witch, un grupo de cuatro brujas entrenadas para hacer frente a ejércitos enteros.

Estas felicidad y paz no iban a ser eternas… se cierne una nueva amenaza. En el festival en honor a la Knight Witch líder, la ciudad es atacada por golems de nuevo. Mientras las brujas están vete tú a saber dónde, Rayne, nuestra protagonista, se hará cargo de la situación. Y es que la pequeña es una de las que al parecer no pasaron el corte para formar parte del equipo, pero sabe defenderse.

Qué bonito día para liarse a tiros

The Knight King es un juego que personalmente me ha parecido muy bonito (en los pocos ratos que tienes tranquilos para admirarlo). Se me hace difícil definirlo así que optaré por una metáfora: The Knight King es un paseo por el campo con 50 vacas corriendo detrás de ti.

Cuando pensamos en un metroidvania, suele venirnos a la mente un avance en 2D, con algunas zonas de combate sin formar el grueso del juego. Exploración y objetos por doquier que nos cuentan la historia mientras nos deleitamos con unos escenarios preciosos.

Y hasta aquí, todo nos cuadra en The Knight Witch, pero debemos sumarle que esas zonas de combate serán el grueso del juego. Constantemente nos vemos rodeados de enemigos que llenan la pantalla con sus ataques y a los que respondemos de igual modo.

Disparos y más disparos completados con toda una serie de habilidades que hacen de los combates auténticos momentos de frenesí (confieso que en alguna ocasión no sabía dónde estaba la pequeña Rayne). Para luchar, debemos usar los dos joysticks: uno para movernos y otro para apuntar mientras disparamos, aunque se facilita el combate con el modo de “autoapuntado” que hace menos daño, pero no suele fallar.

Una locura de combate que reduce significativamente el interés que podemos tener en la historia ya que, aunque también es importante la parte narrativa, tiene mucho más peso el combate.

No todo son disparos

Cuando tenemos claro que la pantalla se llenará de proyectiles y que debemos hacer frente a ellos, podemos hablar del resto de cosas.

En primer lugar, será vital tener un buen control de nuestro personaje ya que sobrevuela el mapa haciendo que la esquiva sea más sencilla, pero también reduciendo los sitios donde cubrirse. En este aspecto es muy necesario hacerse al escenario y usarlo a nuestro favor ya sea cubriéndonos o haciendo que los proyectiles den donde queremos.

Lo genial en este aspecto es que si la cosa se pone fea (que me ha pasado más de lo que me gustaría reconocer) el mapa es muy sencillo y para nada lioso, por lo que sabremos en todo momento dónde estamos, dónde estábamos y dónde debemos ir.

En segundo lugar, no solo íbamos a tener armas. Rayne cuenta con un mazo de cartas (a lo Sakura) que, mediante el uso de magia para invocarlas, nos otorgan ciertas habilidades: escudos, explosiones, mejoras de arma… una locura que combina genial con el tipo de combate que se nos viene.

En último lugar, contamos también con un pequeño desarrollo del personaje que irá ganando experiencia con el avance de la historia y nos permitirá aumentar la vida, la magia, el daño… etc.

Hacha gigante, te invoco a ti

Dado que las cartas es algo novedoso y realmente lo que más me llamó la atención, siento la necesidad de pararme aquí algo más.

El sistema de cartas es bastante sencillo de primeras, pero guarda cierta complejidad. Lo primero que debemos saber es que las cartas las iremos consiguiendo en nuestra aventura de dos maneras: o sueltas por el mapa, o combatiendo contra enemigos finales (estas son cartas recuerdo).

Una vez que las tenemos, podemos montar nuestro mazo. El mazo cuenta con un límite de cartas disponibles en combate y que colocaremos en orden y cantidad que prefiramos teniendo en cuenta los costes de magia.

Lo curioso aquí es que las cartas se asignan a diferentes botones y una vez que las usamos, “se consumen” y dejan paso a la siguiente, por lo que, en el mismo botón, tendremos diversos hechizos según gastemos cartas. Importante saber que consumirlas no significa que las perdamos.

Esto en cierto modo se asemeja a los juegos de cartas clásicos (tipo Magic), pero en este juego genera el inconveniente de estar en pleno combate y que te quedes sin magia antes de que aparezca el hechizo que querías.

¿Has oído eso?

Ya he mencionado que el juego me parece muy bonito. La dirección artística es genial y constantemente ofrece escenarios llenos de color y detalles que invitan a la observación.

Hay también variedad suficiente de zonas (también para alargar la aventura) que evitan la sensación de repetición. Además, los mapas no son demasiado extensos por lo que, aunque estemos en la misma zona (ej. Un volcán) no se nos hará pesado.

Donde más peca de insulso a mi parecer es en el apartado sonoro. La música no acompaña en exceso, pasando bastante desapercibida en zonas de avance y dando algún toque en los combates grandes, pero nada más. Podrías disfrutarlo igual sin sonido alguno.

Conclusión

The Knight Witch me ha gustado. Opté por probarlo porque me llamó mucho el apartado artístico y ha terminado atrapándome.

El hecho de que sea una lluvia de proyectiles constante solo consigue picarme más y más para ver si reduzco el número de veces que muero (no siempre con éxito) mientras resuelvo todo tipo de problemas en esta guerra sin sentido que comienza.

Un juego muy recomendable, aunque debido a la dificultad que tiene, igual no para todos los públicos y gustos.

7

De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido jugado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Press Engine.

Seina

Nací pegada a un mando. Cualquier género y plataforma son bienvenidos.
Doy mi opinión no siento cátedra. Paso el tiempo en PowerUps.