The Lost Child

The Lost Child – Análisis de Nintendo Switch

Una misteriosa e intrigante aventura paranormal

The Lost Child inicia planteándonos un intrigante misterio de forma casi inmediata. Ambientado alrededor de una lucha entre ángeles y demonios, en la que deberemos participar como el “Elegido por Dios”, nuestra misión será salvar a la humanidad. El título desarrolla la historia de forma muy similar a una novela visual, aunque también añade una serie de elementos clásicos de los JRPG y los Dungeon Crawler que aportan cierta variedad a las mecánicas jugables. En cuanto al idioma, es importante tomar en cuenta que el juego está completamente en inglés y cuenta con vastas cantidades de texto.

Nuestro protagonista es Hayato Ibuki, un periodista de investigación que se especializa en el ocultismo y lo paranormal para la revista LOST. La historia de The Lost Child inicia con Hayato investigando una serie de suicidios misteriosos en una estación del metro de Tokio, en la que una cantidad alarmante de personas se arrojan a las vías dejando de parecer una serie de suicidios sin más por algo mucho más siniestro. Hayato se encontraba investigando dicho misterio y el rumor de que una mujer vestida de morado siempre estaba presente alrededor de la serie de suicidios. Sin embargo, casi es víctima de otro “suicidio” al ser empujado por una extraña presencia, siendo salvado por poco por una mujer que le entrega una maleta antes de desaparecer. La maleta contiene un arma capaz de capturar demonios y entidades astrales para luchar contra nuestros enemigos.

The Lost Child

Durante los primeros compases de The Lost Child nos propone un misterio interesante e intrigante, sin embargo, el ritmo del desarrollo y los giros argumentales termina por volverse demasiado cómodo y predecible, por ello podría resultar menos atractivo con el tiempo siendo una pena, dado que estamos hablando del principal aliciente del juego.

Las mecánicas jugables de The Lost Child resultan muy limitadas

El desarrollo del juego es muy similar al de una novela visual y todo lo que ello conlleva, el paisaje plano de fondo, los personajes que aparecen frente a nosotros en perspectiva en primera persona y para avanzar lo haremos por medio de conversaciones a través de menús de dialogo y de vez en cuando alguna decisión que tomar. En este apartado si eres fan del género, seguro que te encantará el nivel visual, el diseño de los personajes bien cuidado (Salvo algunos personajes femeninos innecesariamente sexualizados). Por otro lado, el doblaje en inglés también es digno de mención.

El único problema que encuentro aquí es que Hayato, es un personaje mudo del que esperaba tener más opciones de dialogo. Pierde sentido que el personaje principal carezca de personalidad y el jugador no se la pueda dotar con distintas y múltiples opciones de dialogo a lo largo de la aventura.

The Lost Child

Las similitudes de The Lost Child con otras franquicias

Fácilmente podemos ver que The Lost Child tiene similitudes muy marcadas con otras franquicias muy conocidas. Por ejemplo, la saga Persona también nos ubica en un misterio sobrenatural en el Japón moderno, con batallas por turnos dentro de mazmorras y, sin embargo, en vez de beneficiarse de esta similitud puede resultar perjudicado. Si tomamos las mazmorras como ejemplo, en este caso cambia la perspectiva a una serie de laberintos tridimensionales con la estructura típica de un Dungeon Crawler en primera persona, en el que avanzaremos un paso a la vez, teniendo la posibilidad de entrar en un combate aleatorio y además de eso poco más hay para hacer. Resultando de esto, la sensación de que este apartado está casi por completo desaprovechado, con una serie pasillos que resultan vacíos y sin nada más interesante al resolver el laberinto más que ser atacado por un demonio y vencerlo.

Por otro lado, los combates son los clásicos por turnos en los que poco nos puede sorprender. Hayato utiliza un arma llama el Gaunger y el ataque cuerpo a cuerpo, el arma además se puede dotar de diferentes tipos de munición para utilizar el elemento más conveniente según sea el enemigo. También nos acompañará Lua, un ángel con habilidades mágicas, y un grupo de criaturas que hayamos capturado previamente. Esto gracias a el Gaunger, que nos da la capacidad de capturar a las entidades y luego purificarlas para que luchen a nuestro, siendo este un verdadero aliciente para combatir y capturar a todas las criaturas, hay más de 100 de ellas.

The Lost Child

Si no te atrae esta mecánica de capturar criaturas al estilo de Pokémon, pues me temo que poco más podría interesarte a nivel jugable, puesto que el sistema de combate carece de animaciones (resultando bastante estático) y profundidad, más allá de atacar y distribuir con un poco de cuidado el uso del MP.

En conclusión, The Lost Child es un JRPG con una propuesta muy clásica y predecible que puede resultar entretenida, siempre y cuando planees disfrutar de una historia misteriosa que poco a poco se va dilucidando. Su sistema de combate es bastante simple y su principal virtud radica en capturar las más de 100 criaturas distintas. Es necesario tomar en cuenta que la exploración en estos títulos es importante y en este caso, carece de objetivos interesantes, salvo de nuevo, encontrarse con más criaturas para capturar.

A nivel visual poco sorprende más que el cuidado y mimo que le han dado al diseño de personajes, tanto a los humanos como a los ángeles y demonios. Por otro lado, la banda sonora, aunque aparece poco, se adecua completamente a las situaciones y el doblaje tanto en inglés como en japonés son excepcionales. Como resultado, The Lost Child es una buena propuesta para los amantes del género que pese a sus falencias, se disfruta e incluso puede enganchar por sus aproximadas 25 horas de duración.

JuanLeon

Article by JuanLeon