PowerUps
The Sinking City

The Sinking City: Deluxe Edition – Análisis PS5

Una excelente adaptación de los mundos de H.P. Lovecraft

Los amantes de las novelas de terror y la ciencia ficción seguro que tienen una idea de quien se trata H.P. Lovecraft. Nacido en 1890, en la ciudad de Providence (Estados Unidos), fue el creador de una serie de novelas ambientadas en un mundo imaginario con su propia mitología, cuyas obras más importantes fueron La llamada de Cthulhu (1926), El caso de Charles Dexter Ward (1927-1928) o En las montañas de la locura (1931), inscritas dentro del ciclo Mitos de Cthulhu, y que formaban un total de trece relatos. Sus novelas, han servido de inspiración en multitud de películas, series y como no, videojuegos.

Precisamente, hace unos días analizábamos Chronicle of Innsmouth: Mountains of Madness, un título más dentro de la larga lista de adaptaciones de su misterioso universo y, precisamente hoy, os traigo The Sinking City: Deluxe Edition, un título más de esta extensa colección de adaptaciones que nos sumerge en una nueva aventura llena de misterios por resolver y que también nos daba acceso a todos sus DLCs. Una excelente oportunidad para disfrutar de una aventura más del irracional mundo del denominado Soñador de Providence.


Desarrollado por Frogwares, The Sinking City: Deluxe Edition llegaba hace apenas unas semanas a consolas de última generación. Aprovechando su potencial, la apuesta de la desarrolladora ucraniana se mostraba más que interesante. Un apartado gráfico renovado, nuevas resoluciones, tasas de fotogramas por segundo mejoradas, tiempos de carga mas rápidos y mejora de la experiencia de juego gracias al Dual Sense de PlayStation 5. Además de contenido extra añadiendo todos sus DLCs, que aportan más horas de misterio, The Sinking City mostraba una cara bastante más llamativa que en su versión para PlayStation 4. Sin embargo, no tuve la oportunidad de probarlo en esa versión y es por ello el que voy a dejaros este análisis.

Una ciudad inmersa en la locura

Como no, The Sinking City se trata de una aventura más dentro del marco de todas esas adaptaciones de los mundos de H.P. Lovecraft que, en esta ocasión, nos lleva a conocer la misteriosa Isla de Oakland. Su protagonista, Charles W. Reed, es un investigador privado y veterano de guerra que, por alguna razón, visita el lugar para investigar la causa unas implacables inundaciones. Todo impulsado por una serie de extrañas visiones relacionadas con la isla y que, además, son sufridas por otras personas que se ven obligadas a buscar respuestas viajando a la ciudad.

La historia de esta aventura nos llevará a vivir una oscura aventura llena de incógnitas, misterios y una serie de inexplicables sucesos, peligrosas sectas y criaturas espeluznantes, sumergiéndonos de lleno en una aventura ambientada de los mundos de H.P. Lovecraft de lo más conseguida que, para los fans de las historias de terror y ficción, gana valor gracias a la cantidad de documentos relacionados con los mitos de Cthulhu y su oscuro universo.

Una jugabilidad muy variada

Sin duda alguna, este apartado fue el que más me gustó de esta aventura, y todo es debido a su gran cantidad de aspectos. Esta aventura mezcla pinceladas de varios géneros, aventura, exploración y toques de survival horror, consiguiendo que el jugador vaya variando las mecánicas dentro de la aventura; lo mismo tenemos que buscar pruebas de una investigación, que explorar una zona para encontrar un pasadizo, o llegado el caso, enfrentarnos a criaturas antropomórficas para salir con vida de un edificio. Todo esto hace que The Sinking City se convierta una experiencia aburrida, aunque sí pausada, en la que nunca sabrás que es lo siguiente que debes hacer y la manera de hacerlo.

Antes que nada, The Sinking City pone a nuestra disposición en el menú de opciones dos apartados: Investigación y Combate, cada uno con tres niveles de dificultad, las cuales determinan la dificultad y las ayudas que tendremos durante la aventura. En el apartado de Investigación existen tres opciones; Forastero, Detective y Maestro detective; estas se diferenciarán en qué tipo de ayudas tendremos a la hora de obtener pistas y cuál es el siguiente paso que debemos realizar para continuar la investigación. En el caso del apartado de Combate, la diferencia se encuentra en la resistencia de los monstruos y el aguante a la locura que tendrá el protagonista, además de la cantidad de vitalidad que nos recuperan los equipos de primeros auxilios.

Durante el transcurso de la aventura nos encontraremos con una línea argumental principal, esta se divide en casos principales los cuales estarán relacionados trama que estamos siguiendo y secundarios, en los que de nosotros dependerá si queremos resolverlos o no, aunque recomiendo que hagamos algunos para obtener puntos de experiencia, objetos y munición, que son un bien bastante escaso en la aventura. Si bien tenemos una serie de premisas que realizar cada caso, en cada pista, aparece un icono que nos indica qué tipo de acción debemos hacer: visitar un lugar, hablar con alguien, realizar una fotografía… Las pistas también se pueden marcar en el mapa y seleccionarla para que aparezca en el hub de la pantalla de juego.

Como ya sabemos, una de las razones por la que Charles visita Oakland es debido a las extrañas visiones que experimenta y que, aprovecha para obtener conclusiones del caso mediante la habilidad el “ojo de la mente”, una extraña habilidad del protagonista con la que es capaz de ver momentos del pasado en la escena del crimen. De esta manera Charles puede ordenar los sucesos mediante la retrocognición para sacar pruebas. También podrá ver presagios o revelar lugares ocultos con los que sacar nuevas conclusiones del caso en el Palacio de la mente. En este lugar, el jugador puede enlazar las pruebas convirtiéndolas en pistas que seguir en el caso. Dependiendo de cómo lo hagamos nos puede llevar a distintas conclusiones con las que resolver el caso.

Recorriendo Oakland

En cuanto al mapa de la ciudad, tengo que decir que se muestra bastante extenso y se podrá recorrer desde el comienzo con bastante libertad, únicamente estarán bloqueadas algunas viviendas y alguna que otra zona, que se ira desbloqueando a medida que avancemos en la historia o en los casos. La ciudad en sí está perfectamente ambientada, y se divide en varios distritos;  Advent, Coverside, Las Shells, Salvation Harbor… representado en el universo y trasfondo de la aventura, una especie de Venecia pero algo más tétrica con sus calles inundadas por el extraño suceso.

Como ya sabemos Charles W. Reed, está investigando las misteriosas inundaciones que están dejando a la ciudad sumergida, por lo tanto, nos encontramos que parte de la ciudad estará anegada, teniendo que hacer uso de un bote para llegar a otras zonas, acceder a ciertos edificios, o recorrer ciertas calles o avenidas. Charles también puede nadar pero, no es nada recomendable si no queremos ser devorados por unas anguilas carnívoras que nos esperan. Además, también podremos llegar a otros distritos mediante la opción de viaje rápido, pero para ello antes tendremos que haber descubierto los puntos de viaje rápido del mapa que, básicamente son, unas cabinas de teléfono hay en las calles.

En cuanto al sistema de navegación, nos encontramos que disponemos de una especie de brújula en el hub de la pantalla de juego. En ella se nos muestran los puntos de interés del mapa que vayamos marcando entrando desde el panel táctil o el botón de opciones para llegar a ellos. Sin embargo, he echado en falta la aparición de un mini mapa que nos ayude al orientarnos sin tener que estar entrando en el mapa repetidas veces.

The Sinking City_20210320165707

Siendo un mejor detective

Otro de los aspectos a tener en cuenta del juego se trata del sistema de habilidades. Accesible desde el botón de opciones, se divide en tres apartados: Combate, Vigor y Mente. El jugador irá ganado puntos de experiencia a medida que resuelva casos, mate a monstruos o avance en la historia principal. Al llegar a cierta cantidad de puntos de experiencia, se nos recompensará con puntos de conocimiento, y que se pueden invertir en cada uno de los apartados anteriormente mencionados. Cada apartado, tiene un pequeño árbol de mejoras que mejoran los atributos del protagonista, tales como la mejora de la vitalidad, capacidad de carga de munición, velocidad de recarga o una mejor resistencia a la bajada de cordura.

Por otro lado tenemos el apartado de Inventario, en el cual se puede visualizar las armas que vallamos encontrando, su munición, trampas que fabriquemos o el equipo médico que llevamos en ese momento. Además, en la parte inferior se reflejan los materiales de fabricación que vayamos recogiendo, y con los que se podrán fabricar munición, trampas, medicamentos…

Finalmente, en la opción trasfondo, podremos leer todos los documentos que vayamos encontrando en la aventura, unos relacionados con la aventura y otros, básicamente relacionados con el lore de los relatos de Chtulhu.

Lucha por sobrevivir

En cuanto al combate, no es que sea uno de los apartados más elaborados del videojuego, más bien se queda en un segundo plano, aunque complementa la aventura perfectamente aportándole variedad con unos pequeños toques de acción a modo resolutivo de ciertos casos o, dándonos más de un sobresalto cuando menos nos los esperemos dentro de ellos. Como suele pasar en la mayoría de los survival horror, básicamente tendremos los controles distribuidos en uno gatillo superior para apuntar y otro para disparar, combate cuerpo a cuerpo, además un botón reservado para acceder a las armas u objetos rápidamente y otro para recargar el arma, al cual debemos estar atentos porque no se recarga automáticamente.

Claramente, el combate se verá supeditado a la escasez de munición, siempre tendremos que ahorrar la máxima posible, sin malgastarla, y dejando la más potente para los enemigos más resistentes y, la que menos, para los humanos !sí! En ocasiones tendremos que enfrentarnos a ellos. Aparte de la munición, también tendremos que estar atentos tanto a la barra de salud y a la de cordura. En cuanto a la de salud, poco tengo que decir, si llega al mínimo moriremos pero, la barra de cordura irá disminuyendo a medida que veamos criaturas, cadáveres, etc. haciendo que podamos enloquecer, ver criaturas inexistentes y hasta que intentemos suicidarnos.

 

Los combates y la exploración también nos llevan a las profundidades del mar. En determinados casos, nos veremos obligados a sumergirnos en las profundidades de Oakland, a lo que Charles Reed, como buzo retirado de la Marina estadounidense, no es que se le dé demasiado mal. En este medio seremos bastante más vulnerables, ya que a las criaturas de los fondos  únicamente podremos lanzarles un arpón o bengalas para confundirlas. Intenta siempre evitar el enfrentamiento en este medio si quieres salir con vida a la superficie.

Demasiados detalles por pulir

En cuanto al apartado técnico de The Sinking City: Deluxe Edition tengo que decir que deja que desear en muchos detalles. No me cabe duda que se trata del apartado más flojo del videojuego y, a pesar de que se han esmerado en mejorar varios aspectos estéticos respecto a las versiones de PlayStation 4 y Xbox One, no han conseguido el efecto que me esperaba.

Como ya comenté en las primeras líneas del análisis, la versión para consolas de última generación llega cargada con mejoras gráficas que, en el papel, quedan genial pero que, en la práctica, no terminan de ser tan espectaculares como podrían haber sido. El trabajo de Frogwares ha mejorado en su parte estética, la mejora de la calidad de las texturas, las resoluciones y la nueva tasa de fotogramas por segundo, consiguen que la ciudad de Oakland se muestre aún más misteriosa, consiguiendo estampas realmente espectaculares en muchos momentos de la aventura. Además, la transición entre el día y la noche, los efectos meteorológicos, como la lluvia y la niebla, o los reflejos, como los del sol en los edificios al atardecer o en el agua, hacen que se consiga un gran nivel de realismo y el pasear por las calles de los distritos de Oakland se convierta en un gran espectáculo.

Sin embargo, todo estos puntos positivos quedan devaluados por muchos detalles que menguan la experiencia, como la lentitud de la carga de algunas texturas, el pop-in, el extraño comportamiento de algunas físicas, o la cantidad de bugs que nos iremos encontrando, como el errático comportamiento de los habitantes, que ya me dejaron en duda si era porque están como una verdadera chota o es un fallo más del juego que, en conclusión, no terminan por arruinar la experiencia pero si de haberse trabajado más el resultado final podría haber sido muchísimo mejor.


Conclusión

En resumen, The Sinking City: Deluxe Edition, se trata de una aventura de un gran valor argumental y excelente ambientación que, para los amantes de H.P. Lovecraft, se puede convertir en una de las mejores adaptaciones de los mundos del escritor. Al margen de los numerosos fallos, sobre todo técnicos, The Sinking City, se muestra como un videojuego interesante que nos transporta a un universo capaz de abducirnos durante horas, alrededor de veintisiete en mi caso, con cantidad de casos que resolver y extras para los que no tuvieron la oportunidad de jugarlo en su versión original. Una aventura llena de misterio, con detalles gráficos muy a tener en cuenta que nos llevará a recorrer una ciudad inmersa en la locura con total libertad. Sin duda, uno de los títulos que me han divertido en lo que llevo de año y que recomiendo si eres fanático del género.

Nota 7,5/10

De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Wire Tap Media.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".