PowerUps

The Surge 2 – Análisis PS4

The Surge 2 – Bienvenido a Jericho

El equipo de Deck13 vuelve a la carga con la secuela de The Surge, un título que 2017 apostó por dar un paso más en la carrera del estudio, y adaptar un universo futurista cibernético dentro de un estilo «souls». The Surge tuvo un recibimiento un poco regular, ya que el título presentaba una historia que se notaba sin terminar y el título no parecía pulido, aunque gozaba de buenas virtudes como el sistema de combate y la ambientación.

Tan solo 2 años más tarde, Deck13 nos ha traído The Surge 2, mejorando muchas cosas respecto a la primera entrega, aunque todavía hay cosas que se le resisten a este estudio desde Lords of the Fallen. A lo largo de este análisis os contaremos las luces y sombras de The Surge 2.

The Surge 2

Las máquinas, como sus creadores, son imperfectas

Para los que lleguen nuevos a la saga, es posible que tengan dudas sobre lo ocurrido, ya que no explican demasiado, así que os resumo. En The Surge 1 descubrimos que en los laboratorios de CREO estaban trabajando en una nueva tecnología, los nanites, una especie de inteligencia artificial viva (literalmente), con mente de enjambre y que acaba decidiéndose por acabar con sus creadores. Los nanites pueden infectar todo, vivo o muerto, e incluso crear sus propias formas de vida, por lo que no tarda mucho en expandirse.

En The Surge 2, los nanites han infectado por completo la ciudad de Jericho, pero esta vez es un poco diferente. Los nanites empiezan a mezclarse con los humanos, consiguiendo en ocasiones una unión especial. En parte gracias a esto, tenemos un protagonista, el cual crearemos nosotros a nuestro gusto con una serie de ajustes, que ya adelanto, no son demasiados, pero suficientes.

Relegando la historia al propio mundo

Al despertar del coma, empezamos a sufrir visiones en las que se aparece una misteriosa niña, la cual recordamos que estaba también en el avión. Nuestra principal misión es seguir estas visiones hasta descubrir que ocurre. Y aquí es donde tenemos uno de los problemas bajo mi punto de vista, y es que la historia principal se diluye rápidamente en nuestro trabajo de recadero, y cobrando mucha más importancia las historias «secundarias».

No me malentendáis, la historia no es que sea mala, pero se centra mucho más en las facciones que hay activas en Jericho y los diferentes NPCs con misiones secundarias, haciendo que gran parte de la historia principal se quede prácticamente para el tramo final. Y una cosa buena que tiene en este sentido, de hecho, es toda la historia que hay detrás. Mediante los archivos de audio y las conversaciones con los NPC, podemos darnos cuenta de que pese al estado actual de Jericho, hay bastante más vida de lo que parece, pero hay que estar atentos y terminar las misiones secundarias, que no son pocas.

Reconozco que quizá esto es un punto a terminar de pulir, y que arrastra bastante desde The Surge 1, sin embargo, The Surge 2 se guarda un as bajo la manga que hace que nos olvidemos rápidamente hasta de qué estamos haciendo. Este as es su jugabilidad, similar a la primera entrega, pero más fluida y depurada.

Corta, aplasta y dispara

Una de las cosas que más destacaba de The Surge era su jugabilidad, y también lo hace en la segunda parte. Os confieso ya de primeras, que el disfrute que me ha dado The Surge 2 ha sido enorme, aunque también con alguna frustración.

La principal mejora en la jugabilidad la encontramos en tres partes principalmente: rapidez para configurar el equipamiento, fluidez en el combate y el dron. Una de las mejores cosas que hay en The Surge 2 es que podemos cambiar los implantes de nuestro traje en cualquier momento, y hacer hasta 3 configuraciones rápidas, pudiendo alternar rápidamente entre las bonificaciones que nos interesen según los enemigos.

 

Pero lo mejor que vamos a encontrar, es la fluidez del combate, con un buen sistema de combos y un nuevo sistema defensivo, el parry direccional. También hay cosas que se conservan de la misma manera, como los cortes de extremidades para conseguir nuevo equipamiento y piezas para mejorar, siendo igual de brutales y explícitos que siempre.

Así que, yendo parte por parte, vamos a comenzar hablando del dron, que esta vez es mucho más útil y cargado con nuevo equipamiento. Ahora podemos intercambiar rápidamente entre diferentes módulos que van desde una pistola, pasando por armas láser, ametralladoras o lanzagranadas, haciendo además bastante daño por lo general. Os sorprendería la cantidad de veces que gracias a estas mejoras he conseguido salvarme.

Un combate prácticamente excelente

Lo mejor que tiene este título se encuentra en el combate, ya que ha recibido bastantes mejoras en los combos y el excelente contraataque. En la primera entrega no es que estuviera mal, pero por ejemplo las armas pesadas eran bastante toscas de usar, aquí toda la variedad de armas se puede usar y sentir casi igual de fluidas, aunque obviamente las que son de una mano, o dobles como las garras, tienen un buen plus.

Comenzando con los combos, nos encontramos que podemos ir mezclando los ataques verticales y horizontales, junto con los ataques en movimiento, como los de esquivar. Con armas rápidas encontramos que podemos hacer combinaciones de golpe casi infinitas, perfectas para crear estados alterados o derribar una parte específica del enemigo. Con las armas pesadas, si apuntamos a la parte correcta del enemigo, podemos acabar haciendo que ni siquiera pueda atacarnos, facilitando un poco el asunto.

 

Esta nueva posibilidad combinada de las ya clásicas ejecuciones, con las que he disfrutado como un enano arrancando extremidades, nos encontramos con una jugabilidad muy satisfactoria en términos generales.

Si añadimos el último ingrediente, los bloqueos direccionales, esto se vuelve de lo mejor. Los bloqueos direccionales son el clásico «parry» de la saga souls, bloqueas un ataque y contraatacas con uno más fuerte, solo que tenemos que hacerlo en el momento exacto y en la dirección correcta. El juego nos ofrece una pequeña ayuda para saber la dirección, pero aun así, nos costará dominarlo debido a los «timings» de los enemigos.

Respecto a la mejora del personaje, se basará en subir el equipamiento, ya que al subir de nivel solo desbloqueamos más potencia de núcleo para añadir nuevos mods o equipo que requiera más puntos. También distribuiremos puntos entre Vida, Energía y Batería, pero estos puntos suman solo un poco del todo y se pueden resetear cuando queramos.

 

Los jefes siguen siendo una asignatura pendiente

Mientras que la jugabilidad hace que el título sea muy disfrutable, hay algo que falla un poco, y son los jefes finales. Con The Surge 1 teníamos jefes que de primeras eran bastante difíciles, alguno recuerdo que casi me hace estampar mi preciado mando, sin embargo con The Surge 2 ha sido una mezcla de dificultades.

Si bien el diseño y mecánicas de algunos jefes sí que están bastante bien, otros se limitan a darnos de golpes, pero bueno, de esto tampoco es que les vaya a decir nada, a fin de cuentas, el juego va de pegarse. El problema viene cuando se nota un desequilibrio en la dificultad del juego respecto a los jefes. Al inicio los jefes si que me parecieron ligeramente complicados, decreciendo la dificultad, e incluso mecánicas, de estos. Sin ir más lejos los últimos jefes del juego me costaron apenas 2 o 3 intentos acabar con ellos, ya que con el bloqueo direccional se vuelve bastante sencillo.

Me parece que este es un punto en el que mejorar, ya que precisamente la gracia está en tener unos buenos enfrentamientos contra los jefes, pero es casi más difícil el camino que estos mismos.

Jericho, una ciudad más abierta

Ahora bien, hablemos un poco del mapeado, ya que hay ligeras mejoras respecto a las instalaciones de CREO de The Surge 1, aunque a su vez, es bastante similar. El diseño de niveles esta vez es algo más enrevesado que la anterior entrega. Ahora las áreas de cada zona de Jericho son mucho más abiertas y con muchos más caminos por los que seguir. Se ha añadido bastante recorrido vertical gracias a los elevadores magnéticos, pero también muchísimos callejones ocultos que merece la pena explorar.

Lo cierto es que me ha gustado bastante más este tipo de mapa, que, sin ser excesivamente grande, cumple con lo que debe, dar ganas de explorar y no aburrirte recorriendo zonas. Además de camino al final del título desbloqueamos el viaje rápido entre las principales zonas, por lo que, si nos hemos dejado algo, no será aburrido ir de un sitio a otro.

Y otra de las ventajas de este gran mapeado, más abierto, es que está lleno de misiones secundarias que cumplir, alguna de ellas incluso se alarga al final del título y otras serán un pequeño “easter egg” para los que jugamos el primero. También se ha añadido en el menú un pequeño apartado para seguirles la pista y no olvidarnos de completarlas.

Apartado técnico

De Deck13 hay algo que siempre me ha gustado, y es que los diseños en general siempre me parecen bastante trabajados y visualmente atractivos. Sin embargo, en The Surge 2 no he podido disfrutar todo lo que hubiese querido de este apartado. En PS4 PRO con el modo rendimiento he podido observar una serie de problemas que, espero, se acaben corrigiendo en futuros parches. Hay 2 fallos principales que pueden acabar quemando nuestra moral: carga de texturas y «screen tearing».

En muchas ocasiones vamos a ver como hay texturas que se quedan a medio cargar y aparecen dientes de sierra por todas partes, y esto viene acompañado de screen tearing, que sí que es bastante más molesto. Por otra parte, los fotogramas por segundo más o menos se mantienen, con una tasa variable, pero cuando baja son bajadas suaves que raramente molestan la experiencia final.

Por lo demás, bueno, textos en castellano, banda sonora que pega con las situaciones bastante bien, y por extraño que suene, pocos fallos aparte de lo ya comentado de las texturas, incluso es la primera vez que no me quejo de las hitbox en un juego de este estilo.

Una vez acabado…

Cuando terminamos la historia, con cualquiera de los finales disponibles, se nos dará la oportunidad de comenzar una nueva. Entre las ventajas a destacar de esta partida, encontramos una pequeña secuencia nueva al inicio de la partida, que sirve para poner más en contexto los acontecimientos. Por lo demás, estamos en lo de siempre: mejorar el equipamiento, enemigos más difíciles, mejores recompensas. Aclaro, además, que en mi caso fueron unas 13h la primera partida, haciendo unas cuantas secundarias y demás. Calculo que dejar todo hecho podría llevar cerca de 20h aproximadamente.

Conclusiones

The Surge 2 recoge la formula del primer título, con la misma ambientación y una jugabilidad mejorada, consigue una experiencia bastante buena en toques generales. Eso sí, siempre y cuando te guste el estilo de juego, ya que no todos están dispuestos a morir y volver a intentarlo. A destacar el nuevo sistema de combate con la gran variedad de armas disponibles, pero en contra técnicamente tiene que mejorar y quizá ajustar un poco la dificultad en su último tramo.

Quienes busquen una historia, tampoco encontrarán aquí la gran cosa, puesto que el título acaba centrándose demasiado en eso de aniquilar todo cuanto se nos pone por delante, pero esto acaba siendo lo que hace de The Surge 2 un título entretenido. Recomendadísimo si jugaste el primero, y recomendado si te gustan los juegos «estilo souls» y buscas algo un poco diferente.

Nota: 7.5/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Koch Media.

Blansi

Blansi

Co-Administrador de PowerUps. Jugón desde bien pequeño y amante de los Survival Horror y RPG. Puedes leerme en Twitter o verme jugando por Twitch. Contacto: blansi@powerups.es

¿Te gustaría apoyarnos?