PowerUps
waves out! analisis

Waves Out! – Análisis PS4 (PS5)

Una magnética experiencia

Volvemos una vez más a la escena independiente con otro título fruto del programa PlayStation Talens en el marco del Games Camp de Bilbao. En esta ocasión hablaremos de Waves Out! del estudio indie Crevice, un videojuego de puzles con mecánicas de party game para PlayStation 4 en el que manejaremos a Magnetin, un simpático imán viviente que tiene que ingeniárselas para superar los niveles que le esperan en esta simpática aventura. Veamos cómo se les ha dado a los chicos bilbaínos en su primer trabajo en este análisis. 

3… 2… 1… Waves Out!

Como ya he comentado en la introducción, en Waves Out! controlaremos a Magnetin, un imán con forma humanoide cuya misión es llevar unas canicas metálicas a unos contadores mediante el uso de sus poderes magnéticos. A priori, estamos ante un videojuego carece de argumento alguno, por lo tanto, tras un pequeño tutorial en el que nos explican los controles y algunas mecánicas de juego, comenzaremos a enfrentarnos a los 13 puzles que componen esta experiencia.

Tengo que decir que, al carecer de parte argumental, el juego se siente demasiado vacío, no sabemos de dónde y quien es nuestro personaje, ni el por qué tenemos que ir superando los niveles, lo que hace que, desde el principio, no le veamos ninguna finalidad a nuestra aventura, hasta tal punto de que podamos perder el interés de continuar jugándolo. Sin embargo, una vez entendamos la mecánica de juego, seguro que despertará nuestro interés.

waves out!

Una mecánica “atractiva”

En el apartado jugable, es donde de verdad podemos encontrar algo más interesante que, como ya he dicho, es bastante simple. Todo transcurre a través de una serie de escenarios cerrados en los que Magnetin tendrá que valerse de sus poderes magnéticos para atraer canicas e ir, introduciéndolas en unos contadores antes de que se acabe el tiempo, mientras avanzamos entre las rondas del nivel.

El jugador tendrá un indicador de poder magnético que se irá consumiendo a medida que lo usemos y, se auto recarga, al soltarlo. De esta manera atraeremos las canicas hasta nosotros. Sin embargo, si lo consumimos al completo hará que cortocircuite y quede momentáneamente inmovilizado. Hasta aquí bien, pero, para que las canicas se contabilicen, deben ser de nuestro color. Esto se consigue cuando entran en contacto con Magnetin, por lo tanto, hay que tener en cuenta que, si reúnes demasiadas, las que queden en la parte más exterior no llegarán a cambiar y, ni mucho menos, a contabilizarse.

Una experiencia demasiado breve

En cuanto a los niveles, tenemos cuatro biomas con una ambientación diferente y dentro de cada una, distintas distribuciones de contadores y multiplicadores de puntuación. Por ejemplo, en algunos nos los encontraremos que multipliquen la puntuación por 2 (x2) o por 4 (x4), aunque alcanzarlos nos será algo más difícil.

Otro elemento importante en el juego son las torres magnéticas. Las podemos controlar mediante el stick derecho, atrayendo las canicas hasta ellas. Esta función solo se podrá usar si cargamos la pila recolectando los ítems de energía, y que se verá indicada en una especie de pila que aparece en la parte superior izquierda, activando la más próxima a nosotros.

Por otro lado, existen otros ítems, como los minions. Se tratan de una serie de potenciadores de distintos tipos y que, se accionan durante un tiempo. Tenemos de distintos tipos que proporcionan efectos alterados a Magnetin como: un poder de atracción mayor, un clon del personaje, una explosión que convierte las bolas a nuestro color, o un multiplicador x2 durante un tiempo, entre otros. Nos costará algo entender sus características ya que el tutorial del comienzo no es que sea demasiado explícito.

Mediante la combinación de todas estas mecánicas tendremos que superar los 13 niveles que, sinceramente, no me costaron demasiado en cuanto a dificultad ya que, las mecánicas de juego son bastante fáciles de asimilar. Sin embargo, cada nivel nos puntuará de entre una a tres estrellas, dependiendo de la cantidad de canicas  que recolectemos, ofreciendo un reto mayor si es que queremos conseguir todas y, descubrir algún que otro secreto en el final.

Multi local de una tarde y modo supervivencia

En cuanto a los modos de juego, a parte del modo principal, la experiencia se puede ampliar con alguna hora de juego extra mediante el modo 1vs1 y el Supervivencia. El primero de ellos nos enfrentará contra otro jugador, localmente, en un combate en donde ganará el jugador que consiga una puntuación mayor. La partida se desarrolla igual que en el modo principal en cuatro escenarios seleccionables, con un contador de tiempo, ganando el jugador que mayor número de canicas de su color recolecte. El modo 1vs1 añade una nueva habilidad: empujón, con la que podremos desplazar el jugador contrario evitando que anote.

En cuanto al modo supervivencia, se trata de aguantar el mayor tiempo posible en partida mientras las canicas que recolectemos van sumando tiempo al cronometro. Un modo que si hubiera tenido ranking online hubiera ofrecido algo más de diversión.

Audiovisualmente lejos de lo esperado

Es evidente que los estudios independientes, como Crevice, no dispongan ni del equipo ni medios necesarios para estar a la altura de las posibilidades gráficas que ofrecen las plataformas actuales. Waves Out! es el caso con un apartado gráfico bastante simple en muchos aspectos, sin embargo, aunque el título no luzca a la última, se reconoce el esfuerzo a la hora de hacer llegar su trabajo a plataformas como PlayStation 4.

En cuanto al apartado musical, en esta ocasión  han apostado por la originalidad con una original banda sonora compuesta por el artista Boris Bringas (también conocido como Orodreth), con música y efectos de sonido compuestos únicamente con la técnica vocal beatbox. En general no es demasiado variada y algo machacona, consiguiendo generarnos una sensación de nerviosismo a la hora de afrontar los puzles.

Conclusión

Waves Out! se trata de un juego de puzles fruto de un cúmulo de buenas intenciones, pero, a veces, esto no es suficiente. Nos encontramos ante un juego vacío argumentalmente junto a un apartado técnico que está bastante lejos de lo que nos pueden ofrecer las plataformas actuales, con animaciones bastante simples y algún que otro fallo en la cajas de colisiones. Sin embargo, si nos centramos en lo jugable, y le queremos dar una pequeña oportunidad, es posible que terminemos por encontrarle el atractivo.

Un título de apenas unas horas de juego que puede terminar por entretenernos durante una tarde en la que no sepamos a qué jugar. Posiblemente Waves Out! no sea el juego, pero, puede ser el primer paso de algo mayor.

Nota: 5/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de PlayStation España.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".