PowerUps
Within the Blade - Análisis

Within the Blade – Análisis PS4

Within the Blade. Una mezcla de géneros bastante atractiva.

La temática ninja siempre ha sido una de las escogidas por excelencia en el género de acción y plataformas para acompañar un videojuego. Remontándonos a los 80’, cuando títulos de calibre Saboteur (Spectrum ZX),  Shinobi (Master System) o el mismísimo Shadow Dancer, la secuela de Shinobi para máquinas Arcade entre otros muchos, por no mencionar uno de los clásicos más famosos como es Ninja Gaiden de NES, marcaron una tendencia positiva durante un buen número de años en el mercado.

Posteriormente, ha sido difícil ver una títulos que marcasen tendencia en el género hasta la llegada de Sekiro: Shadow Twice, habiendo lanzamientos puntuales como la franquicia Tenchu o el estreno de nuevas entregas de la conocida franquicia Ninja Gaiden, además de algún título que llegase desde el desarrollo de videojuegos por estudios independientes, The Messenger o Cyber Ninja, mantienen viva esta temática que no siempre ha sido tan seguida.

Within the Blade, desarrollado por el estudio independiente Ametist Studio, llegaba al mercado durante el mes de abril como título exclusivo para usuarios de PC a través de Steam, consiguiendo un buen número de críticas positivas en la plataforma y que, gracias a un nuevo trabajo entre bambalinas del estudio español Ratalaika Games, ha llegado la hora de enfrentarnos al clan “Garra de Acero” tanto en PlayStation como en Xbox y Switch.

Una trama que no se sale de lo habitual

El argumento de Within the Blade no sitúa en plena guerra civil en el Japón feudal. Mamoru Imai, jefe del clan del clan “Garra de Acero”, decide aprovechar el desconcierto en el país para tomar el control haciendo uso de fuerzas oscuras, convirtiéndose en el nuevo Shogun, y utilizando su nuevo poder para transformar a sus hombres en un ejército demoníaco prácticamente indestructible.

El jugador se pondrá en la piel Hideaki, un Ninja del clan “Flor de Loto negra”, cuya primera misión se trata de descubrir cuáles son los planes de Mamoru Imai y su cohorte de seguidores partiendo desde su aldea. Su desarrollo es bastante lineal y ya uno se imagina como es el desenlace de la aventura. Una trama no demasiado trabajada que no se sale de lo habitual en el género, con pequeños acontecimientos, que sirven como pequeña motivación para seguir hasta el final esta aventura.

aldea

Plataformas, acción, RPG y algo más

Si bien estamos ante un videojuego que mezcla varios géneros, las plataformas y la acción, junto a unas pinceladas de RPG y las mecánicas de artesanía para conseguir mejores objetos y equipo. Una buena mezcla de géneros que se lleva bien a la práctica en pleno juego, excepto el del crafteo de objetos que, de primeras, cuesta un poco de dominar, siendo más profunda de lo que parece. Esta mecánica pierde un poco de protagonismo en el nivel de dificultad más bajo, nos será poco necesario para finalizar la aventura pero, si queremos un reto mayor, seguramente os haga falta sacarle todo su jugo en las dificultades altas, fabricando todo tipo de armas, ítems y equipo para nuestro mortífero protagonista.

El jugador, deberá progresar a través de una serie de niveles que mezclan el desplazamiento lateral junto con el vertical en algunas ocasiones. Como norma general, el jugador deberá completarlo llegando al final de ellos, aunque en otros, tendremos que localizar una puerta oculta que nos lleve al siguiente nivel. También habrá misiones de hostigamiento y sabotaje, y eso hace que no siempre se trate de llegar al final del nivel para superarlo. Después de cada misión, el jugador tiene la posibilidad de regresar a la aldea y es aquí cuando el jugador se podrá tomar un descanso, entrenar, hacer labores de artesanía, comercio o gestión de inventario.

boss

La aventura consta de cinco niveles distintos y, cada uno de ellos, divididos en cinco subniveles de plataformas, algunos más que en otros. Sin embargo, el diseño de los niveles en cuanto a plataformas no terminó de convencerme, dándome la impresión que su distribución era bastante repetitiva y no demasiado elaborada. Además, un boss nos aguardará al final de cada uno de ellos.

El poder de un ninja; el sigilo

Hideaki, además de las acciones básicas como, atacar, saltar, el típico doble salto… también podrá escalar por las paredes o reptar para no ser detectado por el enemigo. El sigilo se trata de una de las piezas claves de la jugabilidad de Within the Blade, al así como en Metal Gear, en donde el jugador puede aprovechar para acercarse en silencio y ejecutar en silencio sin dar la voz de alarma. Sin duda una pieza básica en el juego, sobre todo a medida que avancemos en la aventura, ya que los enemigos serán más fuertes y responderán mejor a nuestros ataques. Es por ello el que nos prima aprender a controlarlo lo más pronto posible si no queremos que se nos complique la partida.

asesinato

A medida que vayamos superando niveles se nos recompensará con dinero y experiencia. El dinero también podemos conseguirlo matando enemigos o abriendo cofres, y nos servirá para comprar armas o materiales para la fabricación en los distintos mercaderes que se encuentran en la aldea, lugar al que volveremos entre niveles para recomponernos.

Además, podremos visitar a nuestro sensei en el dojo, donde contarle los movimientos del clan “Flor de Loto Negra” y aprender nuevas habilidades. Para esto serán necesarios puntos de experiencia que se consiguen subiendo de nivel a Hideaki, canjeándolos desde el menú de aprendizaje en el dojo. A cambio, conseguiremos nuevas habilidades como: mejorar la precisión de los shurikens, ser más silenciosos o aprender técnicas de asesinato con otras armas. Existen un total de 50 habilidades que aprender y algunas, son de lo más necesarias.

habilidades

Una mezcla equilibrada de pixel art y banda sonora

Within the Blade posee una interesante estética pixel art con un buen diseño tanto de personajes como en decorados que, junto a las animaciones del protagonista a la hora de asesinar en silencio a los enemigos, que a decir verdad son bastante sangrientas y, la de algunos jefes enemigos, conforman un buen apartado gráfico. Así mismo, en cuanto al rendimiento poco tengo que decir, ya que el juego corre perfectamente en PlayStation 5, plataforma en el que se hizo el análisis, sin ningún tipo de problema al jugarlo. Todo esto se suma, junto al apartado sonoro, que simplemente hace su trabajo aderezando la aventura con melodías típicas del folclore japonés y los efectos sonoros, hacen saque el aprobado en el bloque audiovisual.

pixel art

Nos quedamos con ganas de más

Within The Blade nos lleva a través de cinco zonas con cinco niveles cada una, un total de 25 niveles que superar en su historia principal. Además, en cada nivel nos esperan objetos ocultos que nos premiará con una mejor puntuación. Por norma general completar la historia nos puede llevar alrededor de 3 horas y media, o cuatro si no eres demasiado diestro, pero siempre nos quedará la posibilidad aumentar la dificultad o volver a jugarlo en el modo Partida +. Para los más atrevidos también tendremos el modo Retos, que básicamente se trata de una sucesión de mini niveles desbloqueables y, de gran dificultad, con los que ponernos a prueba.

Conclusión

Within the Blade se trata de una buena apuesta para acercarnos nuevos títulos de Ninjas plataformeros, sin embargo, se queda a medio camino de llegar a tener la profundidad de niveles del estilo Ninja Gaiden (NES) u otros más modernos como Cyber Ninja. A pesar de eso, el título de Ametist Studio tiene otras virtudes, como las mecánicas de sigilo al más puro estilo Metal Gear o las de crafteo de armas e ítems. Un título exigente si te decides a tomar el camino del Ninja asegurándonos un buen rato de diversión.

Nota: 6,5/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de PR Hound.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".