PowerUps

Wolfenstein II: The New Colossus – Análisis PC

“¡Tenemos a un alemán aquí que quiere morir por su patria, concédele ese deseo!”

             – Teniente Aldo Raine (Malditos Bastardos)

 

Hola lectores, lectoras y demás fauna pixelardiana que me leéis. Como bien dice el título hoy va de cosas nazis, y es que han pasado tres años desde la última entrega de este loquísimo shooter, Wolfenstein: The New Order, aclamado por muchos y odiado por otros. Aunque para mi gusto inmejorable, hasta ahora que me trago mis palabras porque vaya tela con The New Colossus y es que es, efectivamente, colosal. Wolfenstein II: The New Colossus no solo ha recibido muchísimas mejoras en el apartado técnico, si no que la historia viene cargadita, seguid leyendo y entremos en materia juntos.

“Este análisis se ha hecho en dificultad normal.”

[dropcap]P[/dropcap]rimero de todo y que es un detalle que me ha encantado, no vamos a necesitar jugar a The New Order, porque nos resumen lo que pasó en la entrega anterior y a la vez nos muestran el pasado de nuestro querido héroe B.J. Blazkowicz “Billy”. A su vez esta entrega empieza justo al final de la anterior, empezando la historia en el peor momento para el prota. Lisiado, hecho polvo, con las tripas por fuera, más muerto que vivo, este será el panorama en el que os encontraréis. Encontraremos al héroe de la entrega anterior en su peor momento tanto físico como emocional, ya que la esperanza en la rebelión parece haber desaparecido de sus pensamientos.

No obstante, y gracias al traje de combate que parece la versión Steampunk del Crysis, apretará el culo y seguirá hacia adelante. Y es que esta entrega es si cabe mucho más loca que la anterior, tanto por los personajes, como por los giros argumentales de la historia que son de vértigo. Vamos que, si mezcláis Juego de Tronos, Rick y Morty con unos cuantos nazis y un mundo distópico os acercaréis a lo que yo ya he visto. Esta vez tendremos que ayudar a Anya y al resto de la resistencia a derrotar a la maquinaria Nazi, ahora en territorio de EEUU completamente arrasado, donde los arios han tomado el control incluso lavándole el cerebro a la gente para que apoye la causa alemana. Tendremos que matar a todos los altos mandos nazis y acabar con todos los que podemos para al final conseguir decapitar a Frau Engel.

Frau Engel toma el poder

Si pensábamos que el General Calavera era un buen villano, Frau Engel es el summun de los villanos que últimamente han pasado por los videojuegos. Embriagada de poder, con un sadismo enfermizo que va desde jugar con cabezas decapitadas a ridiculizar a la persona que tiene delante reduciéndola a simple excremento de Skag. (los que hayáis jugado Borderlands me entenderéis.) Os garantizo que veréis escenas muy crueles en las que, como ya os dije, juega con el sufrimiento y la bufonería más descarada.

A veces usar el sigilo será nuestra mejor estrategia para salir victorioso de los enfrentamientos contra el ejército nazi.

La I.A. no nos lo pondrá fácil

Completar la duración de esta abrumadora batalla épica os llevará como poco unas veinte horas, y eso jugando en “Normal”, por encima de esta dificultad os encontraréis otras tres dificultades más. El juego en sí es bastante difícil, aún después de ir desbloqueando todas las habilidades y armas, que ya hablaremos de ellas porque viene una novedad, necesitaremos seguir parapetándonos en esquinas, obstáculos, pasar inadvertido y planteando bien los combates porque estos nazis vienen con una IA que os hará tiraros de los pelos, o peor, tirar el mando por la ventana. Nos hemos encontrado con cambios de posición, emboscadas, lanzamientos de granadas muy inteligentes y una resistencia elevada, y mejor no os hablo de la puntería. Alguno hasta dirá que usan hacks, en ocasiones hasta vendrán en oleadas, como os decía vais a sudar tinta. Es más, mi sorpresa fue las veces que preferí el sigilo y no el combate directo, todo ello a fuerza de ensayo y error y de estrellarme contra los nazis.

Otro cambio es la relación vida / armadura que tendremos en esta entrega, puesto que siempre tendremos como máximo cincuenta de salud, aunque a veces podremos acumular hasta cien de armadura, al menos durante el inicio del juego. Otros que vuelven son los comandantes Korvettenkapitän (rango en la Alemania nazi que correspondía a comandante) que si no los matamos en sigilo o rápidamente, empezarán a pedir refuerzos y nos veremos superados en número, armas y balas haciendo que muramos incontables veces.

Billy podrá empuñar un arma distinta en cada mano.

Disfruta de un potente y dinámico arsenal de armas

Os dije hace unas líneas algo sobre las armas, y es que aparte de contar con el abanico clásico de armas, incluyendo el Laserkraftwerk, hay una nueva invitada en la armería, ese es el Dieselkraftwerk, que viene siendo un lanzador de bolas de gasoil que podremos hacer detonar, o si por el contrario decidimos ponernos un poco más Mad Max, empuñar dos de ellas a la vez detonando los proyectiles al instante. Vamos, una auténtica locura, al igual que la historia de esta maravillad e título.

En cuanto a la arquitectura de los niveles encontraremos un mundo post apocalíptico distópico plagado de nazis de todo tipo, con armaduras, con trajes anti radiación y hasta en camisetas de tiras y cuchillos en la boca. Wolfenstein II es un juego en el que ir a destajo nunca será una opción, la mecánica del “Rush” no funciona como ya comenté antes, deberemos ir con cautela y paso a paso, de cobertura en cobertura. Podremos llegar a hacer uso de nuestro arsenal y casi poder llegar a coger las balas con las manos y tirárselas a los enemigos.

En otros lo mejor será usar nuestra hacha y si puede ser, no hacer ningún ruido. La verdad que el shooter sorprende y mucho con la combinación de sigilo y shooting, además de hacerlo en primera persona. Últimamente este formato está optando por alternar tercera y primera persona, es una alegría ver que un shooter singleplayer sigue conservando el formato subjetivo durante toda la aventura y desarrollo del juego.

No solo de historia principal vive Wolfenstein II, hay mucho más

¿Aquí se acaba? Pues no. En Wolfenstein II: The New Colossus podremos disfrutar de muchas más cosas en el juego, que como ya comenté antes, nos llevará unas veinte horas completar la historia principal. No obstante, los comandantes que hayamos eliminado nos dejarán unos códigos enigma que podremos usar en nuestro submarino “El Martillo de Eva”, estos códigos nos darán acceso a misiones con nuevos objetivos que tendrán lugar en entornos tanto nuevos como ya conocidos, tendremos acceso a unas diez misiones y aunque superarlas todas es todo un desafío si queremos completar el juego a un 100%, necesitaremos de todas ellas. A parte de este coleccionable, tendremos la gran y enormérrima posibilidad de practicar nuestras habilidades en la galería de tiro del submarino, mediante un recorrido que incluye todo tipo de enemigos que, aunque sean dianas no nos vendrá mal para afinar la puntería.

He dejado lo mejor para el final, y es que uno de los mejores extras que tiene este título es la posibilidad de jugar al Wolfenstein 3D, el antiguo el de toda la vida. Podremos jugar al título original en una máquina recreativa dentro del Martillo de Eva. A mayores, nos encontraremos los ya comunes coleccionables como cromos, ilustraciones de diseños, así que si lo que os gusta es explorar mapa y disparar muchísimas balas, este va a ser vuestro juego.

*Siguiendo nuestra política de actuación, este análisis ha sido posible gracias a la copia de prensa cedida por Prensa Ziran.