PowerUps

Wonder Boy The Dragon’s Trap – Análisis Android

Wonder Boy The Dragon’s Trap

Wonder Boy The Dragon’s Trap es el remake del tercer videojuego de la saga Wonder Boy lanzado originalmente para Sega Master System en 1989. Remasterizado en 2017 para las consolas actuales ahora le toca el turno de estrenarse en dispositivos móviles. Desarrollado por Playdigious y publicado por DotEmu y Lizardcube, este título de plataformas y acción de la vieja escuela, cuenta con un toque de rol con el que agradará a los fans, haciéndonos recordar aquellos maravillosos momentos de nuestra infancia.

Comienza la historia

Lo primero que nos encontraremos en este remake es que podemos controlar tanto a Wonder Boy como a Wonder Girl. La aventura comenzará en un castillo en el cual deberemos vencer al dragón que habita, lo que no sabemos es que este dragón una vez vencido nos va a lanzar una maldición que nos transformara en un animal. Así pues, es como deberemos continuar nuestra aventura, con esta nueva forma.

He aquí donde radica el nucleo del juego, ya que todas nuestras habilidades las conseguiremos derrotando los jefes finales. Cada una de ellas nos trasformara en un animal distinto con habilidades únicas, las cuales pueden ser pegarnos a las paredes, sobrevivir debajo del agua o incluso volar.

Estas mecánicas son las que encajan al juego dentro del género metroidvania, ya que serán las que nos permitan acceder a distintas partes del juego cuando antes no podíamos. Por ejemplo, lugares altos o zonas acuáticas, las cuales hasta que no avancemos en el juego nos va a ser imposible superar. Esto hará que enfrentemos de una manera distinta cada nivel, teniendo en cuenta las fortalezas y debilidades de cada una de las transformaciones por las que deberemos pasar para completar la aventura.

La aldea…

En este título no necesitaremos un mapa para guiarnos ya que no tiene una extensión excesiva. La aldea será nuestro punto de encuentro entre un nivel y otro, además de que nos servirá de autoguardado cada vez que terminemos cada a uno de los niveles. Como dato curioso me encanta el guiño de que en una de las casas podremos encontremos las antiguas claves de nivel, que antes servían como guardado. Este detalle hace que despierte esa añoranza y nos alegre a los que lo jugamos en su época.

Videojuego con dificultad de vieja escuela

Como ya habréis ido intuyendo en el artículo, los check-points no existen en este juego. Si caes en mitad de un nivel o enfrentándonos al jefe final, tendremos que comenzar el nivel desde el principio. Por ello aconsejo afrontar cada nivel bien preparados, ya que como he comentado antes este juego tiene un toque RPG, y es que deberemos conseguir monedas durante todo el juego para poder comprar curación y equipo cada vez mejor, evitando tener problemas en los enfrentamientos.

El juego cuenta con tres niveles de dificultad, y si bien en modo fácil se puede terminar en un periodo de tiempo relativamente corto, en modo normal y difícil nos hará sudar y repetir infinidad de veces los niveles.

Vídeo y música es todo un deleite para nuestros sentidos

La variedad en los niveles es muy buena, así como la variedad de enemigos que nos podemos encontrar. Además, visualmente es una maravilla, me parece que hay un gran trabajo sobre todo porque para los más nostálgicos, como yo, deslizando por la pantalla con dos dedos nos encontraremos el juego tal y como se veía hace 30 años y eso es algo mágico.

Por otro lado, en el apartado sonoro tampoco es algo de lo cual podemos reprochar ni lo más mínimo. Una gran banda sonora la cual, como la imagen, podremos modificar para que suene tal y como cuando el juego se lanzó. Por lo tanto, en cuanto a la música como en lo visual se me hace muy difícil reseñar algo negativo.

Juégalo en cualquier sitio

Este título como ya he mencionado antes se remasterizó en videoconsolas, pero quitando Nintendo Switch, es la primera vez que lo llevaremos en un dispositivo portátil en nuestro bolsillo. Os preguntareis si es cómodo de jugar y mi respuesta es sí, una cruceta la cual podemos personalizar, posicionada en la parte izquierda y tres botones personalizables también en la derecha que servirán para saltar, atacar y usar el ataque especial. No necesitamos ningún control más para poder jugarlo y si contamos con que a día de hoy los teléfonos cada vez tienen más parte de pantalla aprovechada, podemos tocar estos controles sin problema ya que no nos va a tapar ninguna parte importante del juego.

Si aun así no te convence jugarlo en modo táctil el juego, Wonder Boy The Dragon’s Trap acepta controles físicos externos, por lo que se podrá conectar un mando a tu teléfono y jugarlo de igual forma.

Conclusiones

Wonder Boy The Dragon’s Trap se trata de un juego de la vieja escuela que para mí, hasta día de hoy, es una de las mejores remasterizaciones que he podido jugar. Un soplo de aire fresco en cuanto a diseño y a banda sonora, pero sin olvidar esa jugabilidad compleja que vivimos hace años. Un juego con una dificultad distinta a lo que estamos acostumbrados, pero al que merece mucho la pena dar una oportunidad.

Personalmente lo he terminado en modo fácil y medio, el modo difícil se me resiste un poco al no estar acostumbrado, pero lo seguiré intentando ya que los bocetos e imágenes que conseguimos cuando lo terminamos merecen muchísimo la pena.

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Cosmocover.

gamerenfamilia

gamerenfamilia

Aficionado a los videojuegos y padre de familia. Intentando inculcar el videojuego como lo que es... un arte

¿Te gustaría apoyarnos?