PowerUps

Ya a la venta Boinas Verdes, el libro que repasa la historia de la saga Commandos y de Pyro Studios

Boinas verdes

En junio de 1998, un videojuego español consiguió colarse en lo más alto de las listas de venta de algunos de los principales mercados europeos.

Commandos: Behind Enemy Lines fue la ópera prima de Pyro Studios, un estudio nacido para pelear de tú a tú con algunos de los nombres más importantes del momento. Más de veinte años después, Boinas Verdes. De Commandos a Pyro Studios: un turbulento viaje del estrellato al olvido, escrito por Jaume Esteve, repasa a lo largo de 235 páginas la creación de todos los juegos de la saga (del primer Commandos a Strike Force, pasando por algunos proyectos que quedaron en el tintero) así como el resto de producción del estudio. El libro ya se encuentra a la venta por 18 euros. La edición digital estará pronto a la venta.

A mediados de la década de los noventa, el videojuego español todavía tenía cierto complejo de inferioridad cuando se comparaba a sus homónimos de otros países. Después de una llamada Edad de Oro en los ochenta, las producciones locales habían cosechado algún éxito puntual en el extranjero, aunque ninguna lo había logrado a escala global. Hasta que apareció Commandos.

Boinas Verdes narra el viaje vital de Pyro Studios, desde su nacimiento hasta su desaparición, para dar forma a uno de los primeros AAA creados en España: un juego que dio forma a un subgénero dentro de la estrategia en tiempo real, que se instaló en el imaginario colectivo de los jugadores y que alimentó una rivalidad entre sus creadores que todavía hoy levanta ampollas.

El libro cuenta con los testimonios de algunos personajes clave en la historia de la saga Commandos y de Pyro Studios: Ignacio Pérez Dolset, Gonzo Suárez, Jorge Blanco, Ian Livingstone, Javier Arévalo, Jon Beltrán de Heredia, Unai Landa, Francisco Javier Soler aka Makineto y muchos más.

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".