PowerUps
oniken analisis

ONIKEN – Análisis PS4

ruleta online

De los desarrolladores de Blazing Chrome y Odallus, llega hasta nuestra redacción la versión para PlayStation 4 de ONIKEN, un videojuego de aventuras y plataformas en 2D de desplazamiento lateral y estética clásica de 8 bits, que rememora los clásicos de NES y que una vez más, siguiendo la misma línea de otros trabajos del estudio independiente brasileño, quieren recuperar en consolas de última generación las experiencias con las que muchos crecimos allá por los años ’80.

El videojuego ONIKEN, fue lanzado en agosto de 2012 para PC vía Steam recibiendo un buen número de críticas positivas tanto de la comunidad como por los medios del momento. De esta manera se le propone al usuario un viaje a la época de los 80 en donde NES era una de las plataformas más queridas, proponiendo una aventura llena de acción y mecánicas jugables digna de la época.

La típica ambientación postapocalíptica

Dado a que el título de JoyMasher se inspira en los clásicos de los 80, también era de esperar que Oniken volviera a utilizar la machacona ambientación postapocalíptica futurista, en donde la humanidad está prácticamente destruida debido a una guerra mundial entre humanos y una amenaza cibernética, los Oniken. Así que únicamente existe una pequeña esperanza, una pequeña resistencia de humana liderada por el general Zhukov cuya esperanza se la deposita en Zaku, un legendario ninja cuyo pasado se desconoce y del cual se cree que es el único capaz de liberar a la civilización humana. De esta manera, Zaku se ve inmerso en una peligrosa misión de liberar al mundo de las fuerzas Oniken a través de seis niveles cargados de peligros, plataformas y jefes finales.

Gráficos y sonidos de la época

Aunque para los no aficionados a esta clase de títulos no les parezca, Oniken representa fielmente el aspecto estético de los videojuegos de la época gracias a su diseño pixel-art arcade, además, tanto las animaciones como los escenarios se muestran a un nivel excelente, haciéndonos sentir en todo momento como si estuviéramos frente a la clásica NES si no fuera que entre nuestras manos tenemos el gamepad de PlayStation 4.

Igualmente pienso lo mismo en cuanto al diseño de personajes, con los que cuenta con una buena variedad de ellos y que iremos conociendo a medida que avanzamos entre los niveles. También hacer mención a la utilización del scroll parallax, típico de le época, que hace que tengamos más sensación de profundidad en los niveles, que como hablaré más adelante no siempre mantienen las mismas mecánicas jugables.

Además, el videojuego utiliza un filtro de visualización clásico, de las típicas televisiones de tubo. Aunque que se puede cambiar desde el menú de opciones, mostrando un acabado más suave para los que prefieran algo más de nitidez en la pantalla, aunque ya os adelanto que termina por quitarle todo el encanto estético al título.

Sin embargo, Oniken no representaría de la manera que lo hace a los videojuegos de la época si no fuera por su excelente apartado sonoro. En todo momento el estilo chiptune 8-bits se encuentra presente con una recopilación de melodías que aderezan la aventura de Zeku junto al abanico de efectos sonoros que cumplen su función a la perfección.

Una mezcla reconocible entre Ninja Gaiden y Strider

Si hay algo que me ha llamado la atención en los primeros compases de Oniken fue su jugabilidad. Recordar esa mezcla de dos grandes clásicos de NES como son Ninja Gaiden y Strider, tanto en lo jugable, como estéticamente, ha sido todo un viaje a mi infancia.

En cuanto a su jugabilidad se ha mantenido la mezcla de acción plataformera clásica, creando una mezcla equilibrada de enfrentamientos contra enemigos y saltos través de niveles que van cambiando su orientación, pasando del desplazamiento horizontal al vertical. También se han incluido niveles en motocicletas a reacción, cosa que también se hizo en otro de sus lanzamientos como Blazing Chrome, que dan variedad entre niveles, suponiendo un reto diferente cada vez que aparecen.

En total ONIKEN pone en bandeja al jugador seis niveles divididos en subniveles que muestran una curva de dificultad ascendente, aunque la amayor diferencia de dificultad llega a partir del tercer nivel, convirtiéndose en un verdadero reto finalizar la aventura al completo. Sin embargo, con solo memorizar los patrones de movimiento de los bosses al milímetro no tendríamos que tener demasiados problemas en completar la aventura en unas cinco horas aproximadamente. Aun así, personalmente me supuso un verdadero reto superar al jefe final.

En general, el apartado jugable se muestra correcto, con jugabilidad clásica reservando la cruceta o el stick analógico izquierdo para el movimiento del personaje y los botones equis y triángulo para saltar y golpear respectivamente. El botón círculo se utiliza para entrar en el modo Berseker, que mejora el ataque de Zaku momentáneamente y la combinación arriba junto al botón de ataque para lanzar granadas.

Diversión extra con el contenido postgame

Adicionalmente, ONIKEN ofrece un nivel extra tras superar la aventura principal, protagonizado por Jenny, la compañera femenina de Zaku. En esta séptima misión nuestro objetivo es ir rescatando miembros de la resistencia. En esta ocasión los chicos de JoyMasher han convertido su trabajo en un run & gun de libro, haciendo honor a la aclamada serie Contra, una manera de seguir disfrutando de esta aventura una vez finalizada.

Además, una vez acabada la aventura se añaden dos nuevos modos de juego: se trata del modo Bossrush, el modo hardcore. En el primero nuestro objetivo es superar a todos los bosses finales uno tras otro, comparando nuestras puntuaciones con las de otros jugadores. En el modo hardcore, recomendado para los que busquen un reto mayor, se trata de la misma aventura, pero con un nivel extra de dificultad. De esta manera los jugadores solo tendrán una vida y si mueren, tendrán que empezar la aventura de nuevo.

Conclusión

ONIKEN es uno de esos juegos que desde el primer momento llamará la atención a todo aquel fan de los videojuegos clásicos gracias a su estética y jugabilidad. Un videojuego que, aunque parezca breve, su dificultad nos pondrá a prueba en todo momento a través de seis niveles llenos de enemigos y contenido extra en buena medida los cuales siempre son bienvenidos. Sin embargo, a pesar de ser rendir a un buen nivel, cabe destacar que, aunque en lo jugable se ha mostrado correcto, se detectaron algunos fallos en la respuesta del mando y el desplazamiento de la cámara.

Nota 7,5/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Digerati.

Alberto

Alberto

CEO PowerUps. Jugador de la vieja escuela, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. "Los videojuegos ya no son como los de antes".