PowerUps

Shattered – Tale of the Forgotten King – Análisis PC (Steam)

Shattered – Tale of the Forgotten King

No es ninguna novedad que en el terreno independiente se recojan fórmulas que funcionen y las modifiquen, especialmente la de los “soulslike”, que ya hemos visto una enorme cantidad de entregas que se basan un poco en esta fórmula. Shattered- Tale of the Forgotten King, de Redlock Studio, pertenece a esos títulos que toman una base que resulta, y la llevan a su terreno, destacando otros aspectos dentro del juego, sin ser esto su núcleo. Por ejemplo, Shattered – Tale of the Forgotten King, goza de una dirección de arte destacable, un guion muy denso e interesante o incluso secciones que apuntan más a un juego de plataformas, pero todo lo iremos viendo poco en el análisis. Así que si te interesa jugar a Shattered – Tale of the Forgotten King, igual quieres saber primero lo que te vas a encontrar, ya que hay algunas cosas que se necesitan saber.

Una historia bastante densa

En Shattered – Tale of the Forgotten King vuelven a soltarnos como en la gran mayoría de juegos, en un mundo devastado por unos seres misteriosos, que se acercan a lo que viene ser dioses, pero nuestra misión es combatirlos y llegar hasta el rey. En este juego el rey, en cierto modo, es como el dios que lo creó todo y consiguió que la “humanidad” o lo que quiera que sea en este juego, viviese en paz y armonía. De hecho, fue su desaparición lo que acabó haciendo estallar el mundo.

Sencillo objetivo, pero se complica acabar entendiendo todo, y es que la historia es bastante c0mpleja. Hay que prestar bastante atención a todos los diálogos que tenemos con los diferentes NPCs, buscar todos los fragmentos de memoria, encontrar todos los pequeños monolitos, prestar atención a los consejos en pantalla… Es un conjunto bastante grande, cobrando mayor importancia los fragmentos de memoria, que necesitamos incluso un objeto previamente para activarlos. Lo que más llama la atención es lo perdido que puedes llegar a encontrarte, aun cuando te están soltando en tu cara cosas de la historia, muchas de ellas sin contexto ninguno hasta más tarde.

Desde luego tiene bastante contenido para aquellos que se interesen más por conocer lo que está ocurriendo, de hecho, es uno de los apartados más trabajados si miramos el conjunto global. Aunque eso sí, ya aviso que es bastante densa y nos costará ir entendiéndola, pues hasta que no hayamos leído gran parte de lo que hay, y estemos de camino al final, no iremos encajando algunos hilos.

Sencillez en su combate

Shattered- Tale of the Forgotten King cuenta con una ejecución jugable de lo más sencilla, tanto que llega a pecar en sencillez por ocasiones y desaprovechando algunas mecánicas, sin contar con los fallos que nos hemos topado mientras jugábamos.  Si bien el juego, por mucho que quiera evitarlo, se puede comprar directamente con una jugabilidad Dark Souls, tiene ciertos problemas que acaban haciendo del combate algo inestable.

Básicamente para el combate contamos con el ya conocido contraataque, ataque ligero, ataque pesado, ataques cargados, esquivar y la estamina. Junto a nuestra arma equipada también tenemos la posibilidad de equipar artefactos, que actúan como hechizos y consumen también su propio maná. El principal problema del sistema de combate es que una vez te pones a ello, vemos que, si bien el movimiento del personaje es rápido, los controles no responden demasiado bien y acaba quedándose en algo limitado.

Los combos que podemos ejecutar con las armas son muy limitados, y las diferentes armas actúan igual, variando en ellas solamente sus estadísticas. Los hechizos no acaban aportando ningún componente estratégico como tal, con el tiempo simplemente los repetiremos desde una posición para molestar y listo. A esto hay que añadirle, que en algunas ocasiones el personaje no responde al pulsar los botones a tiempo, algunas animaciones de ataque extrañas o colisiones un poquito absurdas.

Por supuesto, también contamos con nuestro clásico objeto curativo, el cual se puede mejorar ganando cantidad de usos y potencia, y unos cuantos consumibles más de ayuda. Es una pena, porque acaba haciendo casi todas las peleas iguales, en lo que tampoco ayuda la poca variedad de enemigos, siendo los del principio del juego, los mismos del final. Sobre los fallos, seguiremos más adelante.

La exploración es bastante necesaria

Si algo hace el título especialmente bien, junto a la buenísima dirección de arte, es su exploración. No es espectacular, pero tampoco es aburrida, y gran parte de los niveles son bastante grandes y hacen mucho uso de la verticalidad para ganar terreno. En este aspecto, gana bastante por una cosa muy simple, la capacidad de saltar. Los niveles, además de alguno que otro con aspecto un poco laberíntico, suelen exigir al jugador que domine un poco el género de  plataformas, puesto que nos vamos a pasar mucho tiempo saltando y haciendo cargas hacia delante en el aire.

Es más, de manera bastante general, la cámara del juego pasará a parecerse más bien a un juego 2D plataformas, pareciendo casi por completo otro juego. De hecho, casi le sienta mejor este estilo en muchas ocasiones.

Además de lo dicho, los niveles cuentan con un típico sistema de atajos para llegar a zonas posteriores mucho más rápido, así como sus correspondientes puntos de control. Sin embargo, para interconectar las zonas lo haremos desde los portales, que conectan directamente con nuestro punto base, un lugar para nada memorable y que solo pisaremos para subir de nivel y forjar algún objeto o mejorar las armas y nuestro objeto de curación.

Las recompensas por invertir un poco más de tiempo buscando por los niveles, no suelen ser exageradas, generalmente es encontrar un par de consumibles, materiales de mejora, algún atajo y, raramente, un objeto para mejorar nuestro ítem de curación. No es que descubramos algo muy especial, pero al menos hay recompensas, por lo que andar rebuscando entre todos los caminos posibles al menos merece la pena.

La única pega que tengo, es que hay una sección de juego enorme que es un mundo abierto, y rompe terriblemente con todo. Visualmente es una pasada el contraste con el resto del juego, pero cuando te pones a explorar, es una zona bastante vacía, innecesariamente grande, que lo único que hace es entorpecer las rutas entre las diferentes zonas nuevas.

Aún está verde, incluso fuera de acceso anticipado

El principal problema de Shattered – Tale of the Forgotten King reside en que, aun habiendo salido de acceso anticipado, se nota que igual lo han hecho demasiado pronto. El rendimiento del título es inestable, teniendo zonas a 60 fps sin problemas en alto-ultra, otras a 40, algunos bajones en zonas sin motivo aparente. Puedo llegar a entender también que el juego no sea, poligonalmente hablando, lo más trabajado, y que por cómo se plantea a nivel artístico, algunas zonas parezcan planas a nivel visual, pero también he llegado a encontrar problemas de texturas que han cargado tarde.

La inteligencia artificial de algunos enemigos es bastante absurda, siendo que en ocasiones incluso se me han quedado mirando sin atacar, otros han saltado hacia un precipicio o incluso no han sabido trazar una ruta para llegar a por mí. La dificultad no me ha parecido gran cosa, y eso que opté por finalmente hacer muchas cosas corriendo para simplemente ir hacia el final, omitiendo subir mucho de nivel. Si me han matado, ha sido principalmente por algún fallo extraño, ya sea de la IA o fallos directos. De hecho, el juego ha llegado a tener errores críticos en peleas contra jefes, o me he ido en alguna ocasión por debajo del mapa e incluso atravesado paredes…

Quizás yo he tenido una pésima experiencia jugando y he atraído los fallos del juego como una la relación de una polilla y las luces, pero indudablemente al título le queda bastante trabajo por delante. A esto, sumémosle que solo se encuentra, en el momento de este análisis, en inglés, por lo que entender la historia se complica un poco más, y si para ti es un problema, directamente puede que no entiendas nada.

Conclusiones de Shattered – Tale of the Forgotten King

Shattered – Tale of the Forgotten King entró bastante bien por los ojos cuando lo vi, su dirección artística e incluso la banda sonora, son geniales, pero a un nivel más mecánico se queda un poco atrás. Si quizá no hubiese tenido la enorme cantidad de fallos con la que me he encontrado, así como un combate con mejor tiempo de respuesta y menos fallos de colisiones, pues podría darle mejor nota al título.

Es una pena haber tenido esta experiencia, el juego tiene bastante buen potencial, pero no consigue desarrollarlo de una manera efectiva. No sé si quizá las limitaciones del estudio son algunas que desconozco, pero sin lugar a dudas, es mejor volver a meter Shattered – Tale of the Forgotten King en el horno y esperar un poco más.

Nota: 6/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de PlayerTwoPR.


Salir de la versión móvil