super bomberman r

Super Bomberman R – Análisis PlayStation 4

Konami sigue manteniendo viva la clásica franquicia

Una mecánica simple, un protagonista y un único objetivo, ser el único en quedar en pié a través de cincuenta escenarios laberínticos lleno de enemigos mediante el uso de nuestras bombas. La apuesta de Hudson Soft lanzada en 1983 no fue para nada atrevida, demasiado simple para mi opinión, pero si divertida. Sin duda un videojuego que no terminaba de ser adictivo pero sí muy divertido, llegando a enganchar al jugador gracias a su potente modo multijugador incorporado en versiones posteriores, donde los jugadores se plantaban los unos a los otros en un escenario cerrado hasta proclamarse el ganador. Así Hudson creo un videojuego que treinta y tres años después, sigue teniendo su pequeño hueco en nuestros corazones. 

La evolución de la franquicia Bomberman a través de los años siempre ha sido muy positiva, muestra de ello es la interminable lista de entregas numéricas, remakes, spin-offs y recopilatorios en sus distintas series que han llegado al mercado; Bomberman Max, Bomberman Land… Una franquicia que diez años después desde su última entrega, le ponía nombre a al nuevo título de la serie Super Bomberman con la intención de conmemorar su 33º aniversario.

Super Bomberman R llegó a Switch el pasado año, beneficiándose de la versatilidad de la consola de Nintendo, aunque causando algo de controversia entre los fans de la saga, pero como siempre, y eso si que lo sabe hacer bien, haciendo que disfrutemos de un nuevo título con enorme olor a clásico. Ahora su llegada, no tan sonada, a PlayStation 4 le ha brindado una nueva oportunidad a este videojuego de seguir ganando adeptos, que tan solo por la historia de la franquicia a lo largo de los años, se merece un hueco en nuestras modernas y potentes consolas.

El argumento de esta nueva aventura de la franquicia nos lleva al intento por salvar el sistema solar Cielo Rutilante de la nueva amenaza del profesor Buggler, archienemigo a través de la historia de los intrépidos hermanos Bomberman. Sin embargo no estará solo, sino que viene acompañado de sus cinco nuevos esbirros, los Viles Bomber, que al igual a Buggler pretenden llevar la destrucción al universo entero.

A priori Super Bomberman R no ofrece demasiado en este aspecto, una nueva amenaza a la que tenemos que ponerle remedio, aunque en esta ocasión Konami se ha preocupado un poco en añadirle algo de trasfondo, añadiendo pequeñas pinceladas que le dan algo de consistencia, con simpáticas y divertidas conversaciones entre niveles y alguna que otra sorpresa que no nos gustaría spoilear.

Mecánicas simples sin apartarse de lo clásico

Las mecánicas jugables de Super Bomberman R no dejan de ser prácticamente las mismas que conocemos desde sus comienzos. Se han incorporado pequeñas novedades adaptadas a las nuevas tendencias y estilos de juego, como el componente multijugador online. Al igual que los protagonistas, los hermanos Bomberman, que siguen teniendo su poder principal, sus propias bombas las cuales pueden mejorar gracias a los típicos power ups que ayudan a mejora sus características, como fuego, fuego azul, bomba, patada… repartidos por los muros del escenario.

Como novedad se han añadido skins de conocidos personajes de los videojuegos, como Ratchet, Simon Belmont, de la saga Castlevania, o Snake y Raiden de Metal Gear… cada uno con sus propias habilidades y roles que se pueden adquirir en la tienda del juego.

Un modo historia que quedará eclipsado por el multijugador

Tras la pequeña introducción ya sabremos perfectamente de que va el modo historia. Nuestra misión será superar los cinco planetas compuestos por diez niveles cada uno y comandados por los viles esbirros de Buggler. Cada nivel tendrémos que superarlo de maneras diferentes: encontrando llaves, derrotando a todos los enemigos algo faltos de I.A. aguantando oleadas de los mismos o escoltando rehenes. Al final de cada planeta nos espera un enemigo final que derrotaremos en dos ocasiones y que tampoco nos pondrá en demasiados aprietos. En resumidas cuentas, una campaña demasiado breve que en tan solo unas cuatro horas “como mucho”, superaremos sin problema alguno y que siempre quedará eclipsado por el modo “combate” o más conocido como multijugador 8vs8, la esencia de la saga o el modo Grand Prix, batallas online de equipos 3vs3 que sin duda harán que sumemos cantidad de horas de juego.

Cumplidor en su apartado técnico

En cuanto al apartado artístico Super Bomberman R se muestra bastante cuidado, las escenas de animación del modo historia están inspiradas al más puro estilo cómic japonés, algo chibis, en las que presenciaremos simpáticas situaciones, intercalando imágenes estáticas con algunas en movimiento, reservando el uso de globos únicamente para onomatopeyas.

Una vez en el juego, todo se desarrolla bastante fluido, gracias al comportamiento del potente motor gráfico Unity. Este aspecto el videojuego no se muestra demasiado exigente, por lo que no hay ningún tipo de problema de bajadas de frames ni nada por el estilo. Estéticamente se puede ver que los detalles y animaciones de los personajes y enemigos están bastante cuidados, sobre todo los de los enemigos finales de cada mundo y el colorido de cada uno de ellos. En cambio, los diseños de escenarios se muestran algo vacíos, hay poco detalle en ellos y salta bastante a la vista a medida que vayamos visitándolos en los distintos modos.

Ya hablando sobre su componente sonoro, tenemos un apartado que simplemente a cumple, sin una variedad de melodías pasmosa hacen su trabajo aderezando de buena manera cada uno de los niveles y modos, a veces demasiado machaconas, en cambio, los sonidos fx y las voces de los personajes y narrador de la historia, siempre en inglés, terminan nivelando la balanza en este apartado.

Sin duda, el mayor problema de Super Bomberman R no son sus distintos apartados, su apartado artístico, sus modos de juego, su jugabilidad y su modos online, ya que se encuentran a la altura de las circunstancias. Sin embargo, el mayor problema se muestra en las nuevas tendencias, la franquicia Bomberman ha envejecido y cumpliendo su 33 aniversario no termina de encajar en un mercado en el cada día es más difícil encajar. Un título indicado para los amantes de la franquicia o quieran jugar en familia,a los que les puede brindar perfectamente muchas y divertidas horas de juego durante estas vacaciones, ya sea jugando en compañía con amigos y familiares o en sus divertidos modos online. 

Alberto

Article by Alberto

Dicen las malas lenguas que dirijo PowerUps. Me gusta escribir, lector de todo lo que cae en mis manos, apasionado del género RPG y Nintendero ante todo. Todo empezó con Super Mario Bros y un aparatejo llamado NES. "Los videojuegos ya no son como antes".