PowerUps

Los shooters clásicos están de vuelta por mucho que pasen los años

Los shooter clásicos crearon escuela, de eso no hay duda, ni en 2020

Si a día de hoy hablamos de “shooter retro”, es para referirnos a aquellos juegos de disparos que se guardan semejanza, principalmente jugable y gráficamente, con gran parte de los shooter que se iniciaron en la década de los 90. Estamos hablando de juegos tan influyentes a día de hoy como son Doom, Wolfenstein, Quake, Rise of the Triads, Duke Nukem o Shadow Warrior, algunos de ellos incluso con entregas a día de hoy, pero más modernas.

Este es el caso principalmente de Doom o Wolfenstein, cuyas últimas entregas son bastante buenas, especialmente si hablamos de Doom Eternal, que sigue usando la misma fórmula que en su época, pero sumamente bien adaptada a tiempos modernos. En general son títulos que están hechos, tanto para la nostalgia, como para meramente el entretenimiento y diversión del jugador. Muy frenéticos, con jugabilidad muy fluida, y algunos de ellos incluso con alguna que otra mecánica interesante, así son los de hoy en día.

A partir de este momento voy a nombraros unos cuantos juegos que, o ya han salido, están por hacerlo, o se encuentran en acceso anticipado. Algunos de ellos he jugado sus demos, otros tenemos por aquí algo ya escrito, y algunos simplemente los queremos pero no los tenemos, de todas formas nos llaman bastante la atención. Así que dicho esto, vamos allá con los shooter estilo clásico que debéis mirar.

Prodeus

El primero de todos es el reciente Prodeus, el cual estuve jugando la demo hace no mucho en Steam y quedé bastante contento. Este juego ha llegado al mercado gracias a su campaña de financiación en Kickstarter, donde superó por el doble los 52.500$ que pedían, e incluye cosas tan suculentas como un editor de niveles y unas clasificaciones en línea para los que quieran ser los mejores.

Por desgracia, solo hemos probado la demo, estamos lo suficientemente pobres como para no poder comprar el juego, pero lo que estuvimos jugando quedamos bastante contentos. El juego es frenético y sangriento, visualmente combina 3D más moderno con texturas en pixel art que recuerdan más que de sobra a las viejas glorias. Las armas probadas también fueron una auténtica delicia, siendo todas prácticamente equipamiento pesado.

Al editor de niveles no le hemos dado excesivas vueltas, pero la comunidad parece ser que sí, y de hecho ya se han hecho competiciones de mapas creados por los usuarios, y con bastante buena acogida.

Otro buen punto a favor de Prodeus, es que la banda sonora acompaña bastante bien, y es que tenemos a Andrew Hulshult metiendo la mano por medio para disfrutar de unas buenas canciones de Metal.

Los interesados en Prodeus podrán encontrarlo en Steam a un precio de 24,99€, y además pide muy pocos requisitos.

Ultrakill

Otro de los grandes juegos que más me ha gustado últimamente, es Ultrakill, aunque solo he podido jugar su demo de Steam. En Ultrakill no solo tenemos esa estética retro, sino que también tenemos una jugabilidad un tanto diferente. Este juego publicado por Blood New Games (de quienes veremos alguno más), más que por el hecho de ser un shooter de estilo clásico, lo añado aquí por ser de los que reinventan la rueda.

En Ultrakill no solo tenemos una jugabilidad frenética y gore por prácticamente cada pixel del juego, sino que es totalmente fresca e “innovadora”. Disponemos de un sistema de estilo similar al de Devil May Cry, donde se nos puntuará por matar a los enemigos lo más estiloso posible. Para esto contamos con bastantes habilidades como los saltos dobles, dasheos, devolver balas, golpetazo en el suelo o las armas con sus diferentes modificadores. Especial mención a la escopeta, que bien trabajada es absurdamente letal, y al hecho de curarnos con la sangre de los enemigos.

Y es que el juego desarrollado por Hakita, no solo es molón en su jugabilidad, también en su apartado visual. Se puede jugar con un estilo totalmente retro, incluso emulando a juegos de PlayStation 1, pero también con filtros y una geometría algo más actual, dependiendo de los gustos de cada uno. Otro punto en Ultrakill son los biomas, bastante variados, y la combinación sangrienta de los enemigos y nuestras balas.

Respecto a la banda sonora, aquí nos alejamos del Heavy Metal por unas pistas un tanto más variadas de género. De hecho, podéis escuchar la banda sonora en el propio canal de Hakita.

Si estáis interesados en Ultrakill podéis consultar su página de Steam, disponible a un precio de 16,79€.

WRATH: Aeon of Ruin

Wrath: Aeon of Ruin es otro shooter más, pero este directamente es que funciona en el motor de Quake, aunque adaptado a estos tiempos. De hecho, de este juego ya escribí hace un tiempo, solo que, al ser un acceso anticipado, todavía queda contenido por esperar, y no es que sean muy rápidos. Esta vez el editor principal del título es 3D Realms, quien está de vuelta trayendo auténticos juegazos en pleno 2020, y lo que les queda para 2021.

Al usar el mismo motor de Quake, visualmente veremos que se parece bastante, también con estética muy retro y mucho gore. Su historia se basa en ir a distintos mundos por los portales, hacernos con su conocimiento, y llegar al último de todos, el cual cuando esté acabado ya veremos que esconde. La jugabilidad es muy fluida también, con movimientos rápidos e incluso dasheos aéreos necesarios para llegar a zonas elevadas.

Aquí también contaremos con un armamento bastante sólido y variado, con diferentes variaciones de disparo, que nos ayudará a acabar con los diferentes enemigos que encontraremos a lo largo de los portales. Un gran punto que encuentro en Wrath: Aeon of Ruin, es la exploración de los escenarios y su creciente curva de dificultad, que te mantiene pegado a los diferentes niveles como si no hubiese mañana. También encontramos sistemas más clásicos como los diferentes potenciadores por el mapa o equipamiento para ir curándonos en pleno combate, porque la munición es cierto que puede llegar a escasear.

En la banda sonora volvemos a escuchar temas más orientados hacia el Metal, algunos de ellos si no me equivoco compuestos de nuevo por Andrew Hulshult junto Bjørn Jacobsen. En general es un juego que, al haberlo probado más a fondo, os puedo recomendar bastante, aunque como digo las actualizaciones van algo lentas.

Si os interesa WRATH: Aeon of Ruin podéis encontrarlo en Steam por 20,99€.

Elderborn

Elderborn es otro de estos juegos que probé hace un tiempo en sus inicios, y que actualmente ya está completo en Steam. Confieso que no he vuelto a jugarlo, principalmente porque dedicarme a analizar “la actualidad” de los videojuegos, me consume muchísimo tiempo, y no siempre me puedo dedicar más a lo que me gusta. Esta vez, volvemos a estar ante otro de estos juegos que busca innovar un poco en el género, y trae una propuesta más “slasher” que shooter. De hecho, también os hablamos en su momento de este juego con unas primeras impresiones.

Elderborn nos mete en la piel de un guerrero bárbaro mientras descubre los secretos de una ciudad condenada, aunque eso sí, a golpe de espada. Aquí no hay armas de fuego, no, vamos a pelear a melé y con muchas ganas. Su apartado visual no es excesivamente retro, pero su esencia podemos decir en cierto modo, que sí. La jugabilidad es bastante “tosca” de inicio, pero el personaje tiene un sistema de progresión al más puro estilo Dark Souls con estadísticas y “almas” que se pierden, así como desbloquear nuevas habilidades bestiales.

El juego de paso nos pondrá bastante a prueba, con una dificultad más que ajustadita y enemigos que requieren saber cómo matarlos, así como jefes finales más dignos de un “souls-like” que de un juego de este estilo. En la banda sonora tenemos a Kacper Kajzderski, haciendo uso de instrumentos no convencionales para crear unos temas de Heavy Metal moderno que nos motivarán a acabar con todos y cada uno de nuestros enemigos, rajarlos, despedazarlos, hacerlos añicos, tirarlos por un barranco…

Si os interesa Elderborn os podéis hacer con él en Steam por 12,49€, siendo bastante asequible.

Ion Fury

Quizá uno de los títulos que más me ha gustado, y eso que es del año pasado, es Ion Fury, del que se puede decir que es el sucesor de Duke Nukem. De hecho, es un juego que al igual que pasa con Wrath: Aeon of Ruin, está hecho en el motor original, en este caso el Build Engine. Obviamente, también se ha retocado para adaptarse a tiempos modernos e incluso con un lanzamiento en consolas. En PowerUps os hemos traído el análisis de este juego, tanto para PC como para PS4, y siendo diferentes personas llegamos a la misma conclusión de que es un juegazo.

Ion Fury es de los que más captura la esencia de la década de los 90, pero es que claro, es literalmente un juego que se podría haber hecho en los 90, pero en plena actualidad. Su jugabilidad, es literalmente la que se quiere y se puede esperar de un título que apela más a la nostalgia que a querer innovar. Este juego está hecho únicamente para disfrutar, y es que su campaña es bastante larga y muy entretenida. Es otro juego que se juega sumamente fluido, es rápido tanto en movimiento como en ritmo de la aventura, no decae prácticamente un solo momento.

Y es que armados con nuestro enorme arsenal de armas, aunque las bombas tienen prioridad, estamos dispuestos a salvar Neo DC y matar a algún que otro jefazo de por medio. Para los que buscan algo más que simplemente jugar, y quieren un desafío, Ion Fury también es su juego. Los niveles de dificultad más altos están hechos para conocerte de dónde salen los enemigos y ponerle empeño también a los secretos.

La banda sonora de Ion Fury está compuesta por Jarkko Rotsten, y apunta más hacia la electrónica, algo que pega bastante más con la estética y el universo de Ion Fury. Visualmente tiene mucho que ganar respecto a viejos juegos de Build Engine, pero los amantes de lo retro van a encontrar una auténtica delicia.

Si te interesa Ion Fury puedes hacerte con él en Steam por 20,99€

Crossbow: Bloodnight

Para acabar este artículo, voy a hablaros de otro juego más a pequeña escala, y que encaja más dentro de los shooter arena. Se trata de Crossbow: Bloodnight, de los creadores del mismísimo Elderborn. A este sí que hemos jugado, y es que básicamente nos costó algo menos de 2€ en oferta, pero actualmente se puede comprar a 2,39€ en Steam.

Este título menos ambicioso que los anteriores mencionados, es también de los que más me ha enganchado, y eso es gracias a su jugabilidad y los ranking online. En Crossbow: Bloodnight básicamente vamos a liarnos a flechazos contra hordas de demonios en creciente dificultad, donde el reto está en aguantar el mayor tiempo posible, algo similar a lo que disfrutamos en su día con Devil Daggers.

La experiencia con el título ha sido especialmente buena, pues para lo poco que se paga por él, es cierto que las absurdas horas que puede darnos mientras intentamos mejorar no tienen precio ninguno. Funciona perfectamente como shooter arena, es exigente y tiene una jugabilidad extremedamente fluida, con esquives e incluso bunnyhop para movernos. Requiere de rapidez, reflejos y un sentido prácticamente de depredador para saber por dónde acecha la bestia más cercana.

Si os interesa Crossbow: Bloodnight os recomiendo simplemente comprarlo en Steam por el poco precio que está, es absurdamente asequible y os va a encantar.

Y aunque hay muchos más juegos, algunos en el horno para salir en el próximo año, de momento hoy me apetecía hablaros de estos 6, los cuales he podido probar más de cerca. Como consejo, no perdáis de vista en Steam a 3D Realms, Hyperstrange o New Blood, ya que son los 3 que más nos nutren de estos juegos recientemente. Si os ha gustado este texto, podéis ayudarnos compartiéndolo con vuestros amigos, o simplemente comprando los juegos, no ganaremos nada, pero vosotros quedaréis satisfechos.

Blansi

Contact and review codes (PC & PlayStation): blansi@powerups.es