PowerUps
martha is dead analisis

Martha is Dead – Análisis PS4

Psicológicamente hablando, estamos muertos.

LKA desata la locura con un juego de terror psicológico que ha sido víctima de la censura. ¿Qué esconden las escenas eliminadas? De Marta a Martha, os cuento mi experiencia con este juego de locos.

Miedo a dos bandas

Martha is dead ya deja claro con tan solo tres palabras que no es un juego apto para todos los públicos.

Por un lado, cerramos el desarrollo con la historia de La Dama Blanca, una vieja leyenda que narra el brutal ahogamiento de una adolescente por su novio, quien, tras confesar el asesinato, es condenado a la horca. La pobre muchacha vaga por el lago donde le arrebataron la vida y, en los días de niebla, la muerte le concede la oportunidad de salir del agua y sesgar una vida joven para así aliviar su dolor.

Y por otro, con una ambientación basada en la Segunda Guerra Mundial, en una familia de italianos cuyo patriarca es un general nazi a la cabeza.

lago
Uno de los paisajes

Así que sí, tenemos el miedo por todos lados y, por si fuera poco, nuestra protagonista tiene una gemela, Martha (aunque el título deja claro qué pasa con ella).

Y así, con una muerte por medio, nos lanzamos de lleno a la investigación.

Me caigo muerta

No obstante, Martha is dead no es un juego que haya hecho que pase verdadero miedo o que salte del asiento con un simple jumpscare, Martha is dead consigue calar en lo más hondo.

El equipo de desarrollo ha conseguido generar una atmósfera siniestra que se vuelve más y más turbia a cada momento. El juego dura apenas 5 horas, pero realmente consigue destrozarte a nivel mental. Ya no solo por el miedo, pánico o terror que genera, sino por la situación que estás viviendo, por la sensación de estar totalmente loco, de no entender qué pasa…

Plano del cadaver

No llega al nivel de Blair Witch, juego que ya analicé en su día, en cuanto a la inmersión que lograba hacer que nos sintiéramos perdidos, pero sí que al final te deja un sabor amargo en la boca. Una sensación de no saber qué acaba de pasar, de vacío, de loco. Y es que lo único que alcancé a balbucear al terminar fue eso, “qué loco ha sido”.

El juego en sí no lo catalogaría como terror ya que en ningún momento sentí miedo sino como un juego de misterio muy turbio con algún toque de miedo.

Lo mejor, sin duda alguna, es la historia y los giros que mete que, de verdad, te dejan con la boca abierta.

Del miedo a la crudeza

Si por algo se hizo famoso el título es por haber sido lanzado con la opción de jugarlo censurando ciertas partes (no fue mi caso, aunque de igual modo, en la versión para PlayStation, te llevas la censura puesta). Esto nos llevaba a dos pensamientos lógicos: gore o desnudos.

Y, tratándose de un juego de terror, me decantaba por la primera. Acerté. Sin ánimo de hacer spoilers, solo diré que sí, tiene 3 escenas (si no recuerdo mal) que podemos omitir a pesar de haber elegido jugar sin censura, que sobrepasan lo habitual por su contenido de crudeza.

Quitando esas partes, el juego tiene sus matices turbios, pero nada que no hayamos visto ya en otros como Resident Evil Village o incluso God of War.

Siniestro cuanto menos

Aquí de nuevo creo que es donde más me llamó la atención el juego. No se corta a la hora de tratar ciertos temas escabrosos o de mostrarlos sin más en pantalla. Una vida llena de dolor y sufrimiento que se trunca cuando menos te lo esperas. Los cortes, golpes y algún que otro tropiezo se muestran con total normalidad. Y lo hacen con una naturalidad que asusta por lo cercano a la realidad que puede ser (todos hemos visto noticias de asesinatos, malos tratos…)

Una buena ambientación, un buen planteamiento, pero un burdo desarrollo

Lo que más rabia me da de este título es la cantidad de problemas que presenta. Como sabéis, me encantan los juegos turbios, raros y especialmente, de terror. Eso hace que los disfrute desde el primer momento, pero con este me costó bastante.

En primer lugar, fueron hasta 6 las ocasiones en las que la pantalla se volvió azul y el mensaje de error de mi PS4 salió a decirme que el juego se cerraba. Esto obviamente no agrada a nadie y menos aun cuando volvemos a partida y los tiempos de carga son eternos.

El altar de la difunta

Que ojo, no me quejo de tiempos de carga cuando tenemos muchos elementos en pantalla, pero es que Martha is dead también peca aquí. El 90% de los objetos aparecían mágicamente cuando miraba en su dirección. Igual con las texturas. Sumamos las congelaciones de pantalla y en alguna ocasión me tocó repetir alguna misión porque decide bloquearse.

Creo que a estas alturas sacar un juego así lastra totalmente la experiencia que consiguen con todo lo demás.

“Cojo cuchillo, saco tripas”

En cuanto a lo jugable, el juego es acertado. Nuestra misión consiste en investigar por lo que no tendremos armas cerca. Una serie de objetos pasarán a formar parte de nuestro inventario de forma que podamos realizar unas tareas marcadas y descubrir qué ha pasado.

Aquí de nuevo creo que peca y es que vamos constantemente dirigidos. No hay apenas investigación libre, las misiones son tasadas y la variedad de opciones es justita.

Destaca aquí el uso de la cámara y sus diferentes añadidos. Me resultó interesante con el detalle con el que explican el modo de hacer fotografías y el revelado de las mismas. Aunque sí es cierto que cuando llevas cinco ya solo quieres omitir el proceso.

Aprendemos el proceso de fotografía

De igual modo, cuando avancemos en la historia llegamos a un punto de avance diferente que, aunque curioso, terminó también haciéndose algo pesado.

Algo que me chirrió sobremanera es que a pesar de que hay decisiones contradictorias que tomar, el juego tira por la calle de en medio y da igual lo que hagamos, el final es el mismo.

¿Es que nadie piensa en los artistas?

En lo referente al apartado visual, el juego cumple. Como digo, no es ninguna locura en cuanto a la carga de elementos, pero visualmente se ve bien y los fondos son bastante bonitos.

Lo que más me gustó de este aspecto fue, sin lugar a duda, la banda sonora. Saben acertar perfectamente con el tono, la fuerza, el tempo… todo. Elegido con una elegancia espectacular.

Conclusión

Martha is dead me ha gustado, no puedo decir lo contrario. No obstante, creo que le lastran demasiado los fallos técnicos y se convertirá en uno de esos juegos que se elimina de mi biblioteca una vez completado.

Con una historia increíble, un mensaje final profundo y muy interesante y con un futuro parche que solucione eso, Martha is Dead va de cabeza a la lista de notables altos.

No obstante y por más que me duela, ahora se queda con el notable raspado.

7

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Meridiem Games.

Seina

Nací pegada a un mando. Cualquier género y plataforma son bienvenidos.
Doy mi opinión no siento cátedra. Paso el tiempo en PowerUps.