The bug butcher

The Bug Butcher – Análisis Nintendo Switch

Tras un reconocido paso por las demás plataformas del mercado, la híbrida de Nintendo finalmente congratula la llegada de este peculiar y divertido videojuego.

Desarrollado por el estudio indie (integrado por dos personas), Awfully Nice Studios, llega a Nintendo Switch, The Bug Butcher. El primer y más ambicioso proyecto del estudio austriaco, hace un par de años este tuvo su paso por PlayStation 4, Xbox One y PC, cosechando muy buenas críticas. De esta forma, finalmente se han animado a dar el salto a Switch, consola que últimamente está dando mucha oportunidad y visibilidad a títulos independientes como este.

The Bug Butcher se describe a sí mismo como un arcade en 2D muy al estilo del reconocido juego de los 90`s: Super Pang! Este shooter de scroll lateral revivirá las experiencias que algunos presenciaron en las recreativas hace un par de décadas, pero añadiendo uno que otro detalle que termina dándole su propia identidad. Nosotros tomaremos el papel de Harry, un exterminador impulsivo y tenaz con la destreza especial de eliminar insectos. Nuestro principal movimiento será adentrarnos en las instalaciones del centro de investigación futurista infestado en un planeta distante. El objetivo a cumplir será descontaminar por completo el edificio y proteger a los científicos apresados a toda costa.

The Bug Butcher

La historia va de… machacar bichos!

Con parte de la historia ya planteada, es importante aclarar que esta irá perdiendo importancia a medida que avancemos, siendo relegado a un segundo plano, a decir verdad, si somos realistas, este fue claramente planeado solo con el pretexto de hacernos machacar  bichos hasta mas no poder.

A través de todo el juego, podremos optar por dos modos de juego, el Modo Arcade, que se trata del modo historia, donde recorreremos un total de 30 niveles (5 mundos de 6 pantallas cada uno), que de seguro mantendrá enganchado unas cuantas horas a más de un jugador. Acá más que todo, haremos frente a hordas de enemigos que irán apareciendo por todo el escenario mientras protegemos a los científicos atrapados.

El Modo Pánico, se resume en un modo con un nivel de dificultad mucho más elevado, tomando cualquiera de los cinco escenarios disponibles, y en donde nos encontraremos con una infinidad de alienígenas. Este último modo incluye la posibilidad de jugarlo tanto en solitario como en cooperativo local con un amigo, dándole más dinamismo a la partida.

The Bug Butcher

Divertido, sencillo y fluido

La jugabilidad es muy sencilla y cumple el cometido que exige el género. Con nuestro personaje recorreremos los diversos escenarios mientras apuntamos hacia arriba. A medida que avancemos, iremos notando con previo aviso la aparición de los enemigos que debemos eliminar. En la esquina superior izquierda contaremos con una cuenta atrás que nos apremiará si acabamos antes del tiempo marcado. Las oleadas de enemigos irán sucediéndose una vez acabemos con la presente. En cuestión, contaremos con tres niveles de dificultad, resumiéndose en: Mucha vida, poca vida o muerte al primer contacto.

La gran variedad de bichos es notable, detallándose con diferentes patrones de movimiento, formas de comportarse y peligro que suponen. Cabe destacar, una vez los enemigos reciban impacto de nuestra arma, se irán dividiendo en pequeños fragmentos hasta desaparecer por completo. Cada vez que derrotemos enemigos podremos hacernos con las monedas que sueltan, que nos permitirá adquirir mejor armamento y power-ups. De cierta forma, esta posibilidad de progresión del personaje, otorga un toque de flexibilidad para que los usuarios puedan abrirse camino en próximos niveles de forma más manejable.

No obstante, también hay otras dos variables a las que prestar atención. El combo de muerte, que supondrá un reto, dándonos más presión al tener que esquivar enemigos y tomar en cuenta el contrarreloj que tenemos en marcha. Este se perderá si recibimos daño o tardamos más de 5 segundos sin incrementar. Por otro lado, tenemos al científico en traje blanco que escoltamos. Este acompañara en la mayoría de las fases, como si no tuviéramos muchos problemas, este será el principal objetivo para los enemigos, por lo que tendremos que  protegerlo a capa y espada. Sin embargo, su participación no queda en ser solo una víctima, ya que también se encargará de hacer surgir cajas con armas especiales y potenciadores.

The Bug Butcher

Técnicamente correcto, con uno que otros factores que pulir

En cuestión de gráficos, visualmente se ve muy bien, contando con una resolución de 720p en su modo portátil y 1080p en el modo TV. Los 60 fps con los que funciona suele sufrir bajones en algunas ocasiones, trastocando de forma incómoda la jugabilidad y la experiencia. De igual manera, se suelen conseguir unos que otros fallos al momento de tomar monedas u objetos que se llegan a situar en las puntas límites del mapa. Como dato importante, es relevante avisar que The Bug Butcher llega traducido en 9 idiomas, entre los cuales se halla el castellano,

Su diseño artístico, con un estilo cartoon, goza de escenarios coloridos y muy bien aprovechado en cuestión de detalles. Al ser un juego tan frenético, sus sencillas animaciones no requieren de esa complejidad y cumple de forma correcta. Los enemigos por su parte, suelen ser reconocibles una vez aparecen, lo que da la oportunidad de planear cómo nos moveremos en base al patrón de estos.

Por su parte, la banda sonora llega a cumplir de forma correcta su labor, en todo momento nos encontraremos con melodías muy frescas e inspiradoras. Los temas irán cambiando una vez entremos al menú o cuando hayamos acabado con el nivel presente. Con respecto al sonido, cada acción, cada ejecución de las armas, el aparecer de los bichos o la eliminación de los mismos, se encuentra perfectamente sincronizada y muy bien logrado. Inclusive, una vez te adentres por completo en el juego, la melodía te llevará de forma inconsciente a moverte al ritmo de la música.

The Bug Butcher

Conclusiones

En general, The Bug Butcher es un juego que no pasa desapercibido en su paso por Nintendo Switch. Awfully Nice Studios acierta claramente al traerlo a dicha consola, ya que se adapta perfectamente con las libertades y características que ofrece. Su punto fuerte no pasa por la historia y narrativa, sino que la jugabilidad es la encargada de demostrar el propósito esencial del juego. A pesar de contar con algunos fallos técnicos y de rendimiento, no son problemas que lo atizan gravemente. Este título claramente funciona para pasar unas cuantas partidas rápidas, que inclusive pueden terminar convirtiéndose en horas de juego. Por su puesto, la clara inspiración al clásico noventero, le da cierto plus, sin embargo, este no se queda allí y le da su propio toque característico. De esta forma, la recomendación es clara y sensata si quieres pasar buenos ratos sin gastar mucho dinero (7,99 €).

Cesar León

Article by Cesar León

Un estudiante de Comunicación Audiovisual apasionado a los videojuegos, que disfruta de Sony, Microsoft y Nintendo por igual. Amante del terror y el deporte.