PowerUps
RiMS Racing

RiMS Racing – Análisis PS4

Un excelente simulador de motociclismo.

El género de los simuladores es uno de los más jugados en la industria de los videojuegos. En especial los simuladores deportivos destacan de sobremanera, y hoy estamos ante uno de estos títulos, RiMS Racing, un simulador de motociclismo que enamora a los fans de este deporte y que llega de la mano de Nacon Gaming.

RiMS Racing es un simulador de motocicletas desarrollado por RaceWard Studio y distribuido por Nacon, el cual llegaba al mercado hace tan solo unas semanas, haciéndonos sentir de primera mano, la potencia de estas bestias de la ingeniería.

En RiMS Racing iniciamos el juego comenzando con un tutorial, en donde nos introducen a todas sus mecánicas y posibilidades de personalización, dejando claro lo realista que es. Al empezar el modo carrera nos dejarán elegir entre 8 de las motocicletas más rápidas del mundo, aunque luego podremos desbloquear el resto. Estas son: Aprilia RSV4, BMW M1000 RR, Ducati Panigale V4 R, Honda CBR1000RR, Kawasaki Ninja ZX-10RR, MV Agusta F4 RC, Suzuki GSX-1000R y Yamaha YZF-R1.

Tal vez parezcan pocas, pero podremos modificar y cambiar prácticamente cada parte de nuestra motocicleta (cerca de unas 500 partes distintas), las cuales modificaran cada una el comportamiento y rendimiento de la misma. No sólo eso, sino que también deberemos estar al tanto del estado y mantenimiento de esta, dado que cada carrera y cada caída afectará a la durabilidad de cada pieza.

El juego tiene varios modos de juego:

  • Trayectoria: el modo historia normal, donde elegimos nuestra motocicleta entre las 8 opciones y avanzamos en una serie de eventos, consiguiendo créditos en función de nuestro desempeño para comprar nuevas piezas para nuestra motocicleta o invertir en investigación e ingeniería para desbloquear nuevas piezas o información.
  • Carrera individual: para jugar carreras de forma libre pudiendo cambiar a gusto la moto, el circuito, condiciones del asfalto y clima, y reglas de la carrera.
  • Pruebas privadas: un modo para practicar en solitario con cualquier moto y en cualquier circuito que quieras, para intentar conseguir los mejores tiempos y competir con un marcador online.
  • Academia: para jugar y repetir los eventos de la academia luego de desbloquearlos en modo trayectoria, con desafíos extra para dominar cada evento.
  • Tutorial de carrera: para repetir el tutorial del inicio del juego y repasar las mecánicas básicas.
  • Desafíos online: un modo para competir contra otros jugadores de manera indirecta, completando desafíos de tiempo limitado y consiguiendo el mejor tiempo o puntaje posible, con recompensas dependiendo de tu puntuación global.
  • Eventos personalizados online: el modo de juego multijugador clásico, donde podemos crear o unirnos a carreras personalizadas de todo tipo, incluso a copas con varias sesiones de carreras, ya sea en partidas privadas con amigos o buscando partidas públicas.
  • Duelo sin conexión: el otro modo clásico a pantalla partida, para jugar a cualquier tipo de carrera de forma remota con otro jugador.

La historia es entretenida y nos motiva a ser el mejor corredor del mundo.

El modo trayectoria sería el modo carrera clásico, donde deberemos participar en múltiples eventos a lo largo del mundo para convertirnos en el mejor corredor. A medida que avancemos iremos desbloqueando más eventos, los cuales siguen un orden específico, y donde hay mucha variedad: tenemos las carreras clásicas, en las cuales podemos competir con anterioridad para marcar el mejor tiempo posible y empezar la carrera en un mejor puesto de salida, competiciones por tiempo, duelos 1 contra 1, e incluso pruebas en la academia con desafíos adicionales para probar nuestra habilidad al máximo.

Al completar cada sesión desbloquearemos créditos y puntos de mejoras, los cuales son fundamentales ya que el juego no se basa sólo en correr, sino que la otra mitad se basa en el cuidado, mantenimiento y optimización de nuestra motocicleta. Disponemos de un equipo completo para modificar nuestra motocicleta y desbloquear mejoras: el taller donde compramos, vendemos y equipamos cada parte, además de mejorar su rendimiento, el área de ingeniería donde desbloqueamos mejoras para nuestras piezas, y el área de investigación donde desbloqueamos información sobre cada pieza, la meteorología e incluso nuestros rivales.

También tenemos una zona para nuestro piloto, donde podremos personalizarlo completamente: desde su apariencia física, nacionalidad y equipamiento hasta la posición que tomará al conducir, como el pie en el que se apoyará al salir y su postura al doblar una curva. En estas cosas es donde se nota que todo está muy cuidado al detalle.

La jugabilidad tiene su nivel de complejidad pero divertido de aprender.

Como se mencionó anteriormente, RiMS Racing es un simulador de motociclismo, y se nota. Tanto las físicas como el comportamiento de la motocicleta son extremadamente realistas. Nos damos cuenta de esto realmente rápido al comenzar el tutorial: doblar tarde en una curva o acelerar de más terminará fácilmente en una caída. Mantener la velocidad correcta y el equilibrio es fundamental para tomar correctamente una curva, y está muy bien hecho, podemos sentir a la perfección cada vez que aceleramos, frenamos, y como se mueve nuestro piloto, y cómo influye cada movimiento al equilibrio de la moto.

Debido a esto, nos costará bastante tiempo acostumbrarnos a la jugabilidad y conducción de nuestra motocicleta, además de que necesitaremos mucha experiencia para saber que parte usar en cada evento y tipo de carrera. El juego cuenta con varios tipos de dificultad y sistemas de asistencia: nivel de simulación física, que modificará cómo reacciona la motocicleta a cada situación, ayudándonos a tomar las curvas de forma más fácil, o al contrario de forma muy realista; transmisión manual o automática, sistema de frenado combinado o separado, postura de recogida manual o automática (que es como el piloto adopta su postura), y 3 dificultades: principiante, semiprofesional y profesional, que influirá de manera drástica en el comportamiento de los rivales, además de permitirnos o no reiniciar y abandonar los eventos en el calendario durante el modo trayectoria.

Aún con todas estas asistencias, resulta difícil controlar la motocicleta, y nos llevará mucho tiempo de ensayo y prueba y error para aprender a controlar la velocidad de la misma y el equilibrio de nuestro piloto. El nivel de complejidad tanto de las mecánicas como modificaciones puede resultar abrumador para un jugador casual o que no sea fanático de estos vehículos, pero vale la pena dedicarle tiempo ya que la jugabilidad es excelente y el realismo, todo está cuidado al detalle.

Otro detalle muy interesante en la jugabilidad es la interacción que tenemos: por ejemplo, para cambiar una pieza no debemos simplemente elegir cual queremos cambiar y listo, sino que debemos desmontarla manualmente mediante varios pasos en un minijuego, y colocar la pieza nueva siguiendo otros pasos, muy apegado a la realidad, cosa que no se ve casi nunca. Otro caso en el que pasa lo mismo es al entrar a los boxes: además de seleccionar que modificaciones queremos hacer, también nos pondrán un minijuego para realizar cada ajuste, como cambiar los neumáticos y rellenar el combustible.

Gráficamente impresiona su nivel de realismo. Respaldado por su sonido de alto octanaje de las motos.

Su apartado gráfico es muy bueno, tiene unos gráficos muy realistas y detallados y cada motocicleta se ve excelente y con gran realismo, además de que cada componente tiene su modelado y textura. Los escenarios también se ven muy bien, pero sufre bastante de “popping”, objetos que se renderizan de la nada o problemas con la distancia de renderizado, incluso es más notable al ir a altas velocidades. Es un juego exigente a nivel gráfico y se nota mucho, en pc tiene muchos requisitos mínimos y en consolas de nueva generación parece que nunca llega a alcanzar los 60 fotogramas por segundo. Lamentablemente en las consolas de antigua generación corre demasiado mal, al acelerar los fotogramas caen por suelo a tal punto de no poder maniobrar correctamente.

El apartado sonoro también es muy bueno, los sonidos de cada motocicleta están grabados de motocicletas reales, así que realmente parece que estamos pilotando una. Otros tipos de sonidos como el de los neumáticos al frenar, las caídas, y sonidos de ambiente también suenan muy reales. La música no es algo que destaque demasiado, pero acompañan bien a los eventos lo suficiente como para no aburrir. Si bien el juego no tiene mucho diálogo, tenemos bastantes opciones para cambiar el idioma de las voces y también de textos.

Tiene un enorme potencial de devorador de horas que nos las hará pasar volando.

Además del modo trayectoria, que es donde probablemente pasemos la mayor parte del tiempo, el juego tiene muchos modos de juego distintos, en los cuales podremos estar muchísimo tiempo practicando y mejorando. Si bien no tiene demasiada variedad en pistas, nos tomará mucho tiempo acostumbrarnos a sus curvas y trayectorias. Esto, sumado a las mecánicas de manejo y su curva de aprendizaje, y la gran cantidad de eventos, nos ofrecerá muchísimas horas de entretenimiento, ya sea practicando para mejorar, completar los eventos y posteriormente sus desafíos, o incluso jugando carreras casuales. También tiene un sistema de niveles y recompensas a parte en su modalidad online, así que ahí también tenemos otra opción para estar jugando muchísimas horas compitiendo con otras personas.

El juego puede resultar muy divertido, es un deleite para los fanáticos del motociclismo debido a su realismo y posibilidades de personalización, pero puede resultar muy frustrante para jugadores casuales, de poca paciencia, o nuevos en el género, ya que seguramente estemos repitiendo muchas veces una carrera por cometer un error o tomar mal una curva y caer al final. Incluso para jugadores veteranos puede resultar complicado, y llevará mucho tiempo de aprendizaje de ensayo y error. Aun así, debido a su excelente jugabilidad, es un juego que vale la pena dedicarle tiempo para aprenderlo a jugar.

Conclusión

RiMS Racing es un excelente simulador de motocicletas, con mecánicas y físicas muy realistas y bien logradas, y una excelente jugabilidad: un juego que cualquier fanático de estos vehículos amará. Si bien puede parecer que no tiene demasiado contenido en cuanto a motocicletas y pistas, tiene demasiadas piezas para variar y modificar cada motocicleta, además de muchísimos eventos y modos de juego, así que realmente si tenemos mucho contenido para disfrutarlo por decenas de horas. Lamentablemente pierde bastante puntaje por su optimización, en especial en consolas de anterior generación, donde no corre lo suficientemente bien.

Nota: 8/10

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa versión 1.02 por parte de NACON.

Hugh Belmont

Autor madrileño 2.0: Abogado de día, videojugador de noche. Amante de los juegos de plataformas, acertijos, RPG por turnos y un poco más. Iba ser un videojugador profesional, pero me lastimé la rodilla