PowerUps
Xenon Racer

Xenon Racer – Análisis PS4

Un frenético arcade de carreras

Soy de esos a los que les encantan los simuladores; de aviones, de carreras de coches, de submarinos, de combate… Me importa un bledo de lo que sean, lo que si me importa es que simulen lo máximo posible cualquier escenario real en un videojuego, obligándome a resolver situaciones lo más reales posible en un dispositivo de entretenimiento. Pero a veces, entre tanta simulación de la realidad, me gusta tomarme un pequeño kit-kat con otro tipo de géneros, géneros que sean algo más fantasiosos, divertidos y sobre todo que no me obliguen a estar pendiente a montones de variables mientras disfruto de un buen rato con videojuegos.

El pasado 26 de marzo llegaba al mercado de PlayStation 4, Xenon Racer. Desarrollado por el estudio independiente italiano 3D Clouds, conocido por su colorido trabajo en All-Star Fruit Racing y editado por SOEDESCO, Xenon Racer se trata de un videojuego arcade de carreras futurísticas en el que nos ponemos al volante de potentes coches híbridos impulsados por gas Xenon. Un videojuego que nos pondrá al límite de nuestros reflejos a velocidades vertiginosas sin nunca olvidar la diversión y curva de aprendizaje que ofrece el género. ¿Estás listo? Pues agárrate al volante porque comienza la carrera.

Xenon Racer ha sido un videojuego que me ha tenido entre dos aguas en todo momento. Por un lado la idea general del juego es bastante buena, su ambientación, diseño de modelos y sobre todo la iniciativa de dar un paso al futuro, las carreras de coches híbridos, me han parecido un acierto total, sin embargo, hay detalles que me han dejado un mal sabor de boca, sobre todo en lo técnico que es cuando salen a relucir las limitaciones de los estudios independientes cuando se deciden a trabajar un juego en tres dimensiones.

Centrándome en el apartado técnico tengo que decir que el rendimiento de Xenon Racer deja bastante que desear. A diferencia del gran trabajo de Marcello Raeli, encargado en el diseño de los futuristas diseños y conocido por haber trabajado con las prestigiosas marcas automovilísticas, Subaru, Ferrari o Koenigsegg, el apartado gráfico da la sensación de pertenecer a la generación pasada, poca definición, bajadas de frames a altas velocidades y detalles del entorno que dejan bastante que desear, pero en general y a pesar de las carencias la experiencia de juego no merma demasiado.

Sin embargo y pese a sus carencias técnicas, Xenon Racer me ha proporcionado bastantes horas de diversión. Además de ponerme a prueba en cada uno de los circuitos, exigiéndome una gran precisión de cada uno en todos los movimientos del bólido; memorizando los trazados, milimetrando las frenadas, el uso del boost (sistema de baterías auxiliares que nos proporciona un plus de velocidad) o buscando la mejor manera de sobrepasar a los contrincantes, que a veces experimentan un comportamiento un poco extraño e imprevisible durante la carrera,  siempre ha mantenido la jugabilidad que caracteriza a los arcade de carreras.

Como es habitual en el género nos encontramos con varios modos de juego, unos más divertidos que otros y otros, como si no existieran. El modo estrella -o principal- de Xenon Racer sin lugar a dudas es el Xenon Racing Championship. Se trata de una competición el que progresamos a través de las distintas ligas, alternando entre carreras contra siete contrincantes con carreras contrarreloj mediante la superación de checkpoints, estos extenderán el tiempo a lo Out Run, hasta que superemos el trazado al completo. Para superar las ligas hay que clasificarse en la posición exigida para progresar a través de ellas. En este modo de juego a medida que vayamos progresando también conseguiremos nuevos modelos de coches, equipamiento y personalizaciones para los mismos, con los que mejorar sus características o darles un toque más personal en el modo Garaje o justo antes de cada carrera.

En cuanto a los otros modos nos encontramos con el modo carrera rápida, pantalla dividida, donde jugar con otro compañero en modo multijugador offline, un modo ventaja, que básicamente son carreras contra reloj o libres, donde practicar, y finalmente el modo online. De este último poco os puedo contar, ya que las veces que he intentado buscar una partida me ha sido imposible encontrar otros jugadores con los que compartir partida. Seguiré intentándolo y si en algún momento lo consigo lo añadiré en la reseña.

También existe el modo garaje que como ya nos podemos imaginar y comentado anteriormente, se trata de un lugar donde personalizar los vehículos; tanto en rendimiento, intercambiando piezas, como estéticamente, modificando los patrones de color, etc.

Con respecto al apartado sonoro puedo decir que no destaca demasiado, pasando algo desapercibido. Si que los sonidos de los prototipos como los acelerones, impactos, derrapes, sonido del público de la línea de salida/meta… Se comportan de manera correcta, completándose con temas de música electrónica, acaparada en su totalidad por el sello discográfico Monstercat. Sin embargo, el punto negativo llega con los comentaristas, que apenas se dejan oír durante las carreras con alguna que otra expresión o palabras sueltas y una pequeña presentación al inicio de ellas.

Conclusión

En conclusión, durante mi experiencia con Xenon Racer me ha parecido estar frente a un videojuego de generaciones pasadas, no obstante y pese a sus carencias técnicas, el videojuego cumple el objetivo de entretener al usuario, sobre todo a través de su modo principal, superando los trazados que nos exigirán un buen dominio al volante. Los demás modos personalmente me parecieron algo de relleno, todo esto sin contar con un desierto modo online, más solitario que un astronauta a la deriva, junto a un apartado sonoro que termina pasando desapercibido, fueron los detalles que me terminaron dejando un pequeño mal sabor de boca. Un título que tras lo visto, no termina de convencerme tanto como para que después de finalizar el modo Xenon Racing Championship, siga invirtiendo horas de juego en los demás por falta de solidez.

*De acuerdo con nuestra política, informamos a nuestros lectores que este título ha sido analizado gracias al envío de una copia de prensa por parte de Avance Discos.

Alberto

Alberto

CEO PowerUps. Aficionado a los videojuegos, lector de todo lo que cae en mis manos y apasionado de los indies. Posdata: "Los videojuegos ya no son como los de antes".

¿Te gustaría apoyarnos?